Todos con Cristina - Domingo 1 de Marzo

Comentá »

1demarzo

Para Heller, el convenio con China es “una puerta para el desarrollo, el crecimiento y la generación de empleo”

Comentá »

heller“Éste es un acuerdo estratégico que trasciende lo comercial y tiene que ver con el marco del proceso de integración regional”, subrayó esta tarde en la Cámara de Diputados Carlos Heller, durante el tratamiento del Convenio Marco de Cooperación en Materia Económica y de Inversiones entre el Gobierno de la Argentina y el Gobierno de la República Popular China.

En esa misma línea, el presidente del Bloque Frente Nuevo Encuentro consideró que tanto el proceso de integración regional como el convenio con un país miembro de los BRICS es “una puerta importante para el desarrollo, el crecimiento, la generación de empleo y la mejora de la calidad de vida de los argentinos”.

Durante su intervención, Heller se mostró muy crítico de la oposición: “Algunos leen ciertos diarios que dicen cosas y las convierten en verdad. Parten de ciertos preconceptos, no investigan, no leen ni siquiera el contenido de los convenios que cuestionan”, señaló. “¿Qué dice el acuerdo que se ha firmado y que estamos tratando? Los presidentes «reiteraron el compromiso de promover el crecimiento del comercio bilateral en forma más equilibrada y con el objetivo de adicionar valor agregado a los productos y servicios intercambiados». Todo lo contrario de lo que escuchamos que se dijo por acá”, reprochó el presidente de la Comisión de Finanzas.

“Para que quede bien en claro, voy a repetir: «comercio bilateral más equilibrado», “adicionar valor agregado”; “periodicidad de encuentros bilaterales”. Pareciera que muchos de los que critican no leyeron, no se enteraron”, siguió cuestionando Heller.

El legislador recordó además que el convenio entre Argentina y China “viene a perfeccionar un acuerdo de «relación estratégica» que se inició en 2004 por los entonces jefes de Estado Néstor Kirchner y Hu Jintao”. “Es decir que hace 10 años que se viene construyendo y hoy convierte esa relación estratégica en «relación estratégica integral» que excede lo comercial, lo tecnológico y lo científico, y se extiende hacia las relaciones políticas, compartiendo posturas en organismos internacionales, como lo dice abiertamente el acta de la primera reunión de la Comisión Binacional Permanente entre ambos gobiernos”, completó Heller en el mismo sentido.

El diputado del FNE manifestó además que quienes “han manifestado su preocupación por los «riesgos» que tenía la firma de este convenio, no hayan dicho algo respecto del fallo que la Organización Mundial de Comercio tomó hace muy poco tiempo en dirección a aplicarle sanciones a la Argentina por tomar medidas proteccionistas”. “Yo lo pongo aquí sobre la mesa porque algunos están hablando del problema que vamos a tener con estos convenios que estamos firmando que significarían, teóricamente, que no estamos protegiendo el trabajo nacional”, contextualizó el legislador.

En ese mismo tono de reproche por la falta de precisión en las intervenciones de los diputados opositores, Heller señaló: “Se dicen cosas que son groserías, como las que tienen que ver con las relaciones laborales objeto del acuerdo. El convenio dice: «se regirán por la ley del lugar de ejecución del contrato», así como que «en todos los casos, la Argentina ejercerá las potestades correspondientes al poder de policía en materia laboral y de seguridad». Es decir, no sé de dónde sale que no se aplica la legislación argentina”.

Finalmente, el diputado desmintió que el convenio entre Argentina y China repercuta de manera negativa en nuestra relación con Brasil. “Quienes dicen «cómo es que no consultamos con Brasil» tampoco se enteraron de que Brasil y China firmaron 32 acuerdos en el año 2014. Algunos de importancia notable para Brasil desde el punto de vista de las inversiones en infraestructura y en otras áreas como energía, incluso en 2013 Brasil y China acordaron un esquema de swap de moneda por un monto de 30.000 millones de dólares, es decir casi 3 veces el acuerdo que ha firmado Argentina. Es decir, no hay ninguna contradicción entre esto que se está avanzando y lo que significa nuestra integración y nuestro compromiso regional”, concluyó Heller.

Los logros en materia nuclear y la saga de los fondos buitre

Comentá »

griesaLa presidenta Cristina Fernández anunció el jueves pasado que el reactor de la Central Nuclear Néstor Kirchner (Atucha II) comenzó a producir energía eléctrica al 100% de su capacidad. De esta forma se añaden 745 megavatios (MW) al sistema eléctrico interconectado, posibilitando que la energía de origen nuclear pase del 7% al 10% de la matriz energética nacional. La energía neta que entrega Atucha II permite el reemplazo de generación térmica en base a combustibles fósiles, suplantando un volumen diario equivalente, del orden de 4,7 millones de litros de gasoil o de 5 millones de m3 de gas natural.
Cristina subrayó que el 88% de la obra es íntegramente nacional y que también marca un hito empresario pues hoy “tenemos 129 empresas argentinas con certificación de empresas nucleares”, cuando en 2003 no había una sola; además, se ha incrementado significativamente la cantidad de científicos y técnicos que trabajan en la central.
La presidenta también afirmó que “lo que les preocupa a las grandes potencias es el regreso de la Argentina al selecto club de once países en el mundo que tienen capacidad de enriquecer uranio”. Al respecto, remarcó que “por eso nuestro canciller (Héctor Timerman) envió dos cartas a dos actores importantes de la política internacional explicando que Argentina es un país pacífico”.
La puesta en marcha a pleno de la central Néstor Kirchner fue prácticamente obviada en los medios monopólicos, a pesar de que significa un hito en la generación de energía y en el desarrollo científico y tecnológico de nuestro país.
Como un escalón más de la cadena del desánimo, un diputado del PRO envió una carta dirigida al presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, rechazando la puesta en marcha de la central nuclear, esgrimiendo los argumentos de un exsecretario de energía de De la Rúa. Ni siquiera se preocupó por presentar un proyecto de resolución, un instrumento habitual de los legisladores. La “queja” se expresó sólo en una carta, lo que muestra la endeblez de sus argumentaciones sobre la puesta en funcionamiento de Atucha II, aunque intentando validar sus críticas a través de la difusión por varios medios.
El acto en la central Néstor Kirchner fue también político, y deseo destacar otra frase de Cristina: “Hay que garantizar que quien conduzca este Estado tenga las mismas ideas sobre soberanía, autonomía, ingreso popular, trabajo, ciencia y tecnología”, que cerró expresando que “esta es la mejor herencia que debemos dejar”. En estos momentos, cuando arrecia la ofensiva de la derecha para criticar al gobierno por los logros obtenidos, e instalar sus ideas de cambio en retroceso –que contienen vedadas recetas neoliberales y represivas– se revaloriza el comentario de la presidenta, quien además, con la gestión activa de la cosa pública, desactiva esa errónea idea que desde hace tiempo se pretende instalar respecto de un supuesto “fin de ciclo”.

CONTINÚA LA SAGA BUITRE. El mediador Daniel Pollack informó el jueves que el pasado 30 de enero comunicó al estudio de abogados de Argentina que el fondo NML Capital quería negociar con nuestro país sin pre condiciones y sin pagos en efectivo.
Los abogados transmitieron al gobierno esta oferta y le respondieron a Pollack que estaba en consideración.
Faltando a la confidencialidad requerida, a las dos semanas Pollack acusó públicamente a la Argentina de no responder a la invitación, según interpreta el Ministerio de Economía (Mecon) “con el claro propósito de ‹demostrar› que Argentina no quiere negociar y los fondos buitre sí”. El comunicado del Mecon se pregunta a partir de estas actitudes del mediador: “Si Argentina accedía a negociar ‘en secreto’, ¿cuánto tardaría en ‘filtrarse’ la información a los medios locales e internacionales para perjudicar al gobierno?”.
En declaraciones radiales el día en que se conoció la noticia, el ministro de Economía, Axel Kicillof, comentó que “la palabra mediador ya no le encaja. Yo creo que este papelón (de Pollack) debe llamar a la reflexión de Griesa”.
En su comunicado, el Mecon recuerda que “el sr. Pollack sostuvo que la cláusula RUFO no importaba, que los llamados ‘me too’ (otros bonistas holdout) tampoco importaban y acercó a Argentina una propuesta de pagar 200 millones de dólares a los fondos buitre para que concedieran un stay (suspensión), en clara violación de la cláusula RUFO”.
El reciente comunicado de Pollack se emite cuando el propio juez Griesa está recibiendo los pedidos de otros fondos buitre para asociarse al fallo original, los denominados “yo también”; mientras que Argentina presentó un escrito al juez reclamando que se coloque la fecha límite del 2 de marzo para aceptar estas presentaciones, en función de la estrategia del gobierno de poder negociar con la totalidad de los bonistas que quedaron fuera del canje.
Respecto a la decisión del juez británico, a partir de un planteo de los fondos de Soros para que se expida sobre los bonos argentinos con legislación británica retenidos por Griesa, tema ya comentado en la columna pasada, cabe agregar que el Mecon consideró que el fallo “dejó en claro que Argentina no estuvo ni está en default ya que este dinero pertenece legítimamente a los bonistas”, además de sostener que la República Argentina “no es parte en esta causa pues se trata de una disputa entre los fondos buitres y los bonistas”. Resulta una interpretación adecuada que pone en evidencia el avance del fallo original de Griesa sobre las más elementales normas legales.
Queda claro, con las distintas acciones que acabo de reseñar, que tanto Griesa como Pollack juegan a favor de los intereses de los fondos buitre, lo cual deslegitima el proceso de mediación, y anticipa que arribar a una solución definitiva –con nuestro gobierno sosteniendo acordar en condiciones justas, equitativas, legales y sustentables– resultará una tarea más que ardua. Se sabe que los buitres no desean negociar, sino imponer todo tipo de sanciones al gobierno argentino, puesto que también tienen sus intereses políticos, íntimamente ligados con los económicos.

ACUERDO CON GRECIA. En la cuarta reunión del Eurogrupo desde que Syriza ganó las elecciones, el gobierno de Grecia y sus socios del euro decidieron el viernes extender el programa del rescate griego –que expiraba el 28 de este mes– durante al menos cuatro meses más, aunque originalmente Alexis Tsipras, premier griego, había solicitado seis meses de extensión. El acuerdo da cierto margen presupuestario a Atenas para atender los gastos sociales más acuciantes y permite un cierto alivio de la deuda a cambio de severas condiciones, sosteniendo las reformas. Grecia se encontró en una situación difícil, contra un muro de contención de los principales países del Eurogrupo, que le exigen sostener los ajustes con algún margen de maniobra, en parte para cumplir los compromisos, en parte para evitar el contagio a otros que podrían pedir menores ajustes, y en parte para evitar que el euro sufra algún cimbronazo, claro que con Grecia en la situación más complicada. Según el gobierno heleno, Grecia “consiguió el principal objetivo”, que era ganar tiempo para negociar un pacto más amplio “en el marco de un acuerdo puente de cuatro meses”. De todas formas, los enfoques del Eurogrupo y de Atenas difieren sobre las características del acuerdo.
Previamente, la canciller alemana Angela Merkel indicó que el objetivo de Berlín es “ayudar a Grecia a quedarse en el euro”, aunque volvió a reclamar al Gobierno griego que profundice en algunas reformas importantes, como la laboral. La canciller sostiene que Grecia ya ha hecho “sacrificios importantes” y que ya están dando “algunos resultados”, aunque no se animó a detallar cuáles son esos resultados de las políticas europeas que los griegos no ven por ninguna parte, salvo los negativos.
Y es que, precisamente, esa profundización de la reforma laboral, que implica abaratamiento y flexibilización de los salarios, choca de frente con las nuevas (y saludables) medidas del gobierno de Tsipras, como la elevación del salario mínimo y la reincorporación de empleados públicos cesanteados. En realidad, Merkel debería explicarle a los griegos por qué el programa que impusieron a Grecia, que preveía una reducción de la deuda que alcanzaba al 113% del PBI antes de la quita, finalizó con una deuda del 175% del PBI. La negociación seguirá en términos muy duros, y habrá que ver cómo encuentra margen el gobierno griego para cumplir con sus promesas electorales.

Artículo publicado en el diario Tiempo Argentino el domingo 22 de febrero de 2015.

Acuerdos con China y endeudamientos varios

Comentarios (1) »

ESCENARIO ECONÓMICO
El lobby contra los acuerdos de Beijing y la aclaración de la UIA. Las claves del fallo inglés a favor de la Argentina.

Este jueves el jefe de Gabinete del gobierno nacional y cuatro ministros se reunieron con representantes de la UIA, para brindar detalles del acuerdo con China. El ministro de Economía, Axel Kicillof, informó a los empresarios que se ha demostrado de manera clara y objetiva que los acuerdos “no pasan por encima de convenios de inmigración y de ninguna ley laboral”. Precisó que “si un trabajador chino viene a la Argentina lo hará bajo leyes argentinas y las leyes que regulan las relaciones de trabajo y las ramas correspondientes, como la construcción, en caso de represas”.

Al finalizar la reunión, el presidente de la UIA, Héctor Méndez, comentó: “Hemos planteado inquietudes que se han clarificado, se han discutido.”

El lobby contrario al acuerdo con China trató incluso de incluir el apoyo de autoridades del gobierno de Brasil para hacerlo valer en el plano interno, contando para ello con el auxilio de ciertos medios. Pero si se analizan las crónicas de lo ocurrido en un desayuno que brindó la Embajada de Brasil en ocasión de la visita del nuevo canciller, Mauro Vieira, y del cual participó entre otras entidades la UIA, no se puede encontrar declaración alguna de funcionarios del país vecino que vayan en sentido contrario a la firma de los acuerdos. A lo sumo se plasman palabras de algunos empresarios brasileños, quienes sostienen que el acuerdo resentirá aún más a la industria de ese país. En cierto punto la preocupación no deja de ser válida, aunque hay que decir que en realidad es una consecuencia de una situación económica interna compleja, que se ve reflejada en las estimaciones del Banco Central de Brasil, que estos días dio a conocer una caída del PBI del 0,15% para 2014. Los anuncios de ajuste fiscal, así como el débil panorama internacional, presuponen una continuidad de esta compleja tendencia.

Tampoco hay que olvidar que Brasil y China ya habían firmado 32 acuerdos en 2014, algunos esenciales para fomentar la inversión en infraestructuras y otras áreas como energía. Incluso en 2013 ambos acordaron un esquema de swaps de monedas por un monto de U$S 30 mil millones, casi tres veces el firmado por nuestro país. Así, cuesta creer que con los acuerdos de Argentina con el país asiático pueda verse dañado el vínculo entre ambos países latinoamericanos, relación que fue refrendada por los cancilleres en una reunión protocolar llevada a cabo en Casa Rosada. Allí Héctor Timerman sostuvo que “la relación con Brasil es la más estratégica de todas las alianzas”. En tanto que para el canciller Vieira, “el nivel de interlocución que tenemos, el intercambio de visitas, las reuniones bilaterales, son una prueba concreta de la importancia de la relación”.

La saga contra los acuerdos con China continuó en una nota del diario oligopólico, en la que el autor se muestra horrorizado por el endeudamiento que significan los convenios con China, a pesar de reconocer que se destinarán a inversiones en infraestructura para la construcción de dos centrales eléctricas y dos nucleares y la compra de trenes, además del swap. La tasa pactada del 3,5% anual fue comparada por la presidenta Cristina Fernández con las tasas usuales de financiamiento comercial de entre el 6,5 y 8,5% anual; una excelente tasa, logro que se trató de minimizar en la nota aludida con un recurso risible, expresando que “cabría recordar que Bolivia coloca deuda al 4 por ciento”.

También en la misma nota, un analista no identificado se pregunta: “¿Por qué un gobierno que se está yendo en diez meses toma compromisos de esta magnitud, a largo plazo?”, intentando instalar la idea de que en el último año el gobierno no debe tomar decisiones y como si ya tuviera el resultado de las próximas elecciones. Este gobierno gestiona porque lleva adelante un proyecto político, económico, social y cultural que piensa en las necesidades de los argentinos, en el corto pero también en el largo plazo. Quien se hizo esta pregunta y quien la publicó no tienen en cuenta la decisión de Cristina de no legar una inmensa deuda a futuros gobiernos, al no haber pagado a los fondos buitre según el fallo de Griesa, como solicitaron varios políticos y analistas locales. Sobre este asunto, Kicillof fue explícito: “Diputados del PRO decían que hay que pagarle a los buitres lo que piden, pero no se puede. Si se pagaba (antes de enero) eran U$S 1500 millones y por la fórmula win-win eran U$S 20 mil millones y por la RUFO eran U$S 500 mil millones. Eso no se va a hacer con esta Presidenta, ni con este ministro de Economía.” Una declaración contundente, que fija el rumbo de las futuras negociaciones.

En este tema, se produjo una noticia positiva, que es el fallo de un juez británico por el cual interpreta que la jurisdicción de Nueva York no puede imponerse sobre la de Londres. De todas formas, según informó Bloomberg, el juez británico se negó a autorizar una orden en contra del Bank of New York Mellon (BONY) para hacer efectivos los pagos de los títulos en cuestión, a la vez que señaló que estaba muy preocupado por no entrometerse en cuestiones que se encuentran bajo la órbita del sistema judicial estadounidense. De allí que este fallo es una forma de presión importante para el juez Griesa, pero será éste quien deba decidir si libera el pago. Hay que tener en cuenta que el fallo se aplica a bonos por 226 millones de euros (U$S 258 millones), una parte importante de los U$S 539 millones que Argentina depositó en dos cuentas del BONY en Buenos Aires para pagar los vencimientos correspondientes a los bonos Discount. Si los títulos bajo legislación inglesa se liberan del corralito de Griesa, se reducirá el monto de la deuda en tal condición.

Siguiendo con la deuda y su tratamiento mediático, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires colocó bonos por U$S 500 millones a cinco años a una tasa del 8,95%, lo cual fue visto por varios medios como un logro. Sin embargo, YPF colocó la semana anterior al mismo plazo títulos al 8,5%, una buena tasa, pero esos mismos medios presentaron la operación como un cierto fracaso y una falta de confianza, aduciendo que “YPF sólo consiguió U$S 500 millones cuando salió a buscar 750″. Omitieron comentar que en realidad se presentaron más de U$S 1500 millones y que YPF tomó hasta lo que consideró la tasa de corte aceptable, que resultó mejor que la obtenida por el gobierno de Macri.

Aquí quedan claros los dos modelos, por un lado el macrista, que repite los errores de los noventa, endeudándose en dólares, bajo la presión de conseguir nuevo financiamiento en moneda dura para pagar los vencimientos de deuda, en una administración que no posee ingresos en dicha moneda. Por el otro lado, el financiamiento es para inversión en infraestructura; en el caso de YPF se trata de una empresa que produce un producto que cotiza en dólares, mientras que las inversiones en energía acordadas con China por el gobierno nacional ahorrarán a futuro dólares de las importaciones de hidrocarburos que hoy se realizan.

Continuando con el tema de la deuda soberana, según un informe de la consultora McKinsey & Co, citado por el Financial Times, “la deuda mundial ha alcanzado nuevos niveles, a pesar de las dolorosas consecuencias de la crisis financiera”. En una muestra de 47 países en la era post crisis, ninguna de las principales economías del mundo logró reducir su deuda con respecto al PBI, mientras que sólo cinco economías en desarrollo lograron hacerlo. El caso argentino, llamativamente omitido en el análisis del informe que hace el Financial Times, se encuentra en el grupo de los únicos cinco países que experimentaron un “desapalancamiento” de su deuda. En efecto, según el análisis del citado informe, el ratio deuda/PBI de nuestro país en el periodo 2007-2014 presenta la mayor reducción (11 puntos porcentuales) frente a economías como Irlanda o Grecia, en las que este guarismo se incrementó en más de un 100 por ciento.

Para finalizar la nota, deseo reflexionar sobre las expresiones del exsecretario de Finanzas y actual integrante de los equipos del massismo, Guillermo Nielsen: “Si tuviéramos un gobierno responsable y patriótico, ya tendría que estar negociando (con el FMI) un stand by para lograr entre U$S 15 y 20 mil millones.” No hay forma de desligar al FMI del ajuste fiscal y a este de la recesión. Se ha demostrado en innumerables oportunidades y en artículos académicos del propio organismo. Si “como muestra basta un botón”, resulta evidente que declaraciones como esta ayudan a dilucidar las verdaderas estrategias de muchos candidatos a presidente y sus equipos económicos, y avizorar los negativos efectos que, de ser electos, sus gestiones tendrían en el ámbito económico y social de nuestro país.

Artículo publicado en el diario Tiempo Argentino el domingo el 15 de Febrero de 2015

Acuerdo estratégico

Comentarios (2) »

ESCENARIO ECONÓMICO
La relación con China excede lo comercial, tecnológico y científico, y se extiende hacia las relaciones políticas.

Durante la visita de la presidenta Cristina Fernández a la República Popular China se firmaron 22 acuerdos, en el marco de la “relación estratégica integral” que, tal como reconoce la declaración conjunta, se gestó en julio de 2014 con la presencia en nuestro país del presidente chino, Xi Jinping, coronando la “relación estratégica” iniciada en 2004 por los entonces jefes de Estado Néstor Kirchner y Hu Jintao.
Esta relación estratégica integral excede lo comercial, tecnológico y científico, y se extiende hacia las relaciones políticas, compartiendo posturas en organismos internacionales, como se expresa abiertamente en el acta de la primera reunión de la Comisión Binacional Permanente entre ambos gobiernos. El documento expresa que “como grandes países en vías de desarrollo e importantes actores de mercados emergentes, China y Argentina estrecharán la cooperación estratégica en las organizaciones internacionales y mecanismos multilaterales tales como la ONU, la Organización Mundial de Comercio (OMC) y el G-20, para coordinar oportunamente su postura sobre los importantes temas internacionales y regionales, defender los intereses comunes de los numerosos países en vías de desarrollo e impulsar la evolución del orden internacional hacia una dirección más justa, equitativa y racional”. A partir de este reconocimiento, y de las fuertes relaciones con los otros países, podría pensarse que la participación de Argentina en los BRICS debería ser una lógica continuación de los esfuerzos diplomáticos desplegados en esta década por nuestro país.
Los acuerdos firmados son diversos, tratan sobre visas de turismo, actividades espaciales, construcción de un reactor nuclear, tecnología de la información y comunicaciones, carnes enfriadas, minería y financiamiento para las represas hidroeléctricas y otras actividades.
Varias voces criticaron aspectos laborales de los dos convenios que fueron previamente aprobados por el Senado y están a la consideración de Diputados.
En el caso del acuerdo para la instalación y operación de una estación de espacio lejano en Neuquén, queda claro en el artículo 5 que las relaciones laborales objeto del acuerdo “se regirán por la ley del lugar de ejecución del contrato”, así como “en todos los casos, la Argentina ejercerá las potestades correspondientes al poder de policía en materia laboral y de seguridad e higiene”. También se establece que “las remuneraciones y otros ingresos, abonados por el gobierno de China a los empleados de nacionalidad china, que trabajen en el proyecto, se regirán por la legislación del país de origen, siempre y cuando se respeten los derechos laborales consagrados en el presente”, es decir, la ley argentina. Esto refuta de lleno el comentario de La Nación en su editorial del 3/2/15, que expresa que “se le concedió (a China) que serán sus leyes las que rijan el trabajo de los ciudadanos chinos allí”.
En el convenio marco, también objeto de críticas infundadas, su artículo 6 expresa que cada parte otorgará facilidades a los nacionales de la otra, ya sean laborales o profesionales “en igualdad con los nacionales del Estado receptor, siempre que se hubieran concedido los permisos de residencia y trabajo necesarios para el ejercicio de dichas actividades”.
Otro de los reproches se enfocó en la adjudicación directa de obras en la medida que estén sujetas a financiamiento concesional de China, pero las mismas deberán realizarse “en condiciones ventajosas de calidad y precio”. Habrá que prestar atención para que la reglamentación sea eficiente en determinar esas condiciones ventajosas.
Más allá de las críticas, el papel de China como potencia es indiscutible, política y económicamente. Haciendo un simple cálculo, si cada uno de sus habitantes consumiera una pera y una manzana argentinas por año, tendríamos una demanda de casi 1400 millones de unidades de cada fruta. Las posibilidades de hacer buenos negocios son enormes.
Para redondear este tema, cabe comentar que Cristina resaltó, entre otras tantas cuestiones, el rol que le asigna el gobierno chino a las economías emergentes en el proceso de recuperación del crecimiento de la economía global, para terminar reflexionando que esta ha sido “una visita de Estado de las más importantes que hemos realizado”.
CONSIDERACIONES SOBRE EL ENDEUDAMIENTO. En la semana, YPF realizó una colocación de dos bonos internacionales por U$S 500 millones. Si bien la intención inicial era colocar 750 millones, se decidió no convalidar tasas muy elevadas, y fijar los rendimientos en un 8,% y un 8,95 por ciento.
Estas tasas se lograron a pesar de que la agencia Moody’s calificó a la emisión con categoría Caa1, de carácter especulativo y con exposición a “muy alto riesgo” crediticio. Por ello el presidente de YPF, Miguel Galuccio, resaltó que “esta es una nueva muestra de confianza hacia YPF, a pesar de la fuerte volatilidad en el sector energético”.
Distinta es la situación del alcalde porteño, Mauricio Macri, que debió salir de gira para conseguir financiamiento externo para enfrentar el futuro vencimiento de U$S 500 millones de deuda de la Ciudad. Es conocido que, desde que fue electo, Macri cuadruplicó el endeudamiento (pasando de U$S 571 millones en 2007 a 2105 millones a septiembre de 2014), conjuntamente con una casi total dolarización de la deuda.
Son dos modelos de deuda distintos, YPF tiene recursos en dólares (su producción), mientras que la Ciudad no los posee y queda sujeta al riesgo cambiario, afirmando el modelo de endeudamiento irresponsable que ya hemos sufrido en la Nación.

LAS PRESIONES SOBRE GRECIA. Las nuevas autoridades griegas comienzan a sufrir en carne propia las presiones cada vez más pronunciadas del establishment europeo, que se opone sin concesiones a las ideas del nuevo gobierno, quien, lejos de pretender un cambio radical de las condiciones, se ha venido concentrando en la necesidad de aliviar la carga del ajuste para retomar la senda de crecimiento. Esto ocurre tras seis años de recesión que dejaron una severa reducción de la actividad económica (22%) y un fenomenal desempleo (un 26% que llega al 50% en los jóvenes).
El Banco Central Europeo (BCE) anunció que a partir del 11 de febrero cerrará el grifo del auxilio a los bancos griegos con problemas de liquidez, al poner fin a un régimen especial que hasta el momento permitía acceder a sus fondos. La razón: el BCE acaba de decidir que los bonos griegos ya no serán aceptados como garantía de esas operaciones, por no cumplir con los requisitos mínimos de cobrabilidad. Esta decisión resulta aun más grave teniendo en cuenta que sólo entre diciembre y enero los depósitos del sistema bancario cayeron un 8,5 por ciento.
Tampoco deja de llamar la atención el sentido de oportunidad de la medida, dada a conocer poco antes de la primera reunión que mantuvieron el jueves las autoridades de Grecia y Alemania. Allí el contraste de posturas resultó evidente. Según el ministro germano Wolfgang Schäuble, Grecia debe seguir negociando con la troika, como parte de lo acordado en los planes de ayuda, dado que “los motivos del duro camino están en Grecia, y no en Europa ni en Alemania”. Por su parte, el nuevo primer ministro griego, Alexis Tsipras, señaló que “Grecia no aceptará más órdenes, especialmente recibidas por correo electrónico.”
En una reciente nota, Joseph Stiglitz aborda el tema de las responsabilidades por el endeudamiento y deslegitima de forma contundente la aparente asepsia con que la ortodoxia intenta caracterizar el funcionamiento concreto de los mercados financieros. Según el Nobel de Economía: “Si se toma en cuenta la cantidad de angustia que provoca la deuda excesiva, uno podría preguntarse por qué las personas y los países se han puesto, repetidamente, en dicha situación.” De hecho, continúa Stiglitz, “podría decirse que los acreedores son aun más responsables: por lo general, estos acreedores son instituciones financieras sofisticadas, mientras que los prestatarios con frecuencia están en mucha menor sintonía con las vicisitudes del mercado y los riesgos asociados a los diferentes acuerdos contractuales”. Para el Nobel, en el caso griego, lo que es “inmoral no es la reestructuración de la deuda, sino la ausencia de dicha reestructuración”.
En este aspecto vale resaltar el comienzo formal de las tareas del Comité Especial de Naciones Unidas sobre los Procesos de Reestructuración de la Deuda Soberana, iniciativa motorizada por Argentina, que tiene por finalidad discutir las modalidades de un futuro marco regulatorio multilateral en la materia. -

Artículo publicado en el diario Tiempo Argentino el domingo el 8 de Febrero de 2015

 

You need to log in to vote

The blog owner requires users to be logged in to be able to vote for this post.

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.

Powered by Vote It Up