Estafa electoral y ajuste

Comentá »

Tiempo Argentino | Opinión

El editorial de La Nación (10/6/17) “Gobernar sin complejos”, analiza las actitudes políticas del PRO y de Cambiemos. Sostiene: “No se trata de populismo, pero sí de procederes que muestran una suerte de autocensura originada en el complejo de no parecer un gobierno de derecha o, en algunas ocasiones, elitista”. El mensaje es claro: no sólo sean de derecha, sino, además, díganlo.

En el reciente acto protocolar de jura del Canciller, y como si se hubiera entusiasmado con ese editorial, el presidente Macri dijo: “Hay que enfrentar a la mafia de los juicios laborales, eso destruye la generación de empleo futuro. Hay un grupo de abogados laborales encabezados por Recalde que ha hecho mucho daño a la Argentina”. Llamó la atención que se refiriera explícitamente al jefe de la bancada del FPV en Diputados. Un ataque minuciosamente dirigido.

Es una de las obsesiones de Macri: lograr una flexibilización laboral lo más profunda posible. Y para que esto sea viable, necesita el disciplinamiento de la justicia del trabajo. De allí que se pidió juicio político a jueces que fallaron a favor de los trabajadores en paritarias. Ahora se utiliza el concepto de “mafia” para abogados laboralistas. La frase caló fuerte y recibió el apoyo de los grandes grupos económicos, aunados en la AEA y en la UIA. Sin flexibilización laboral no vienen las inversiones, sostuvieron. Algunos representantes pymes se subieron al tren de AEA, pero otros reconocieron que si bien los juicios laborales son un problema para las pymes, el mayor perjuicio lo genera “no poder pagar las tarifas, una baja en las ventas por el ingreso de importaciones y una retracción del mercado interno con concentración económica”.

El tema de fondo es: ¿hay que imposibilitar que quienes se sienten afectados hagan juicio por accidente o hay que exigir una legislación laboral que evite accidentes? ¿La discusión es cuánto vale un dedo o evitar que se pierda un dedo? No se puede mejorar la productividad, ni la producción, si no se respetan los derechos laborales.

Recortes crueles

El Ministerio de Desarrollo Social decidió cancelar varios miles de pensiones por discapacidad, aplicando un decreto de Carlos Menem (432/97). La adhesión a esta norma deja bien en claro los fundamentos ideológicos que interesan al gobierno de Cambiemos, un evidente retroceso a un duro pasado que este gobierno desea recrear. Pero además dicha norma evalúa la discapacidad según métricas médicas y no desde un enfoque de DDHH, como el que se utilizó en las gestiones kirchneristas y permitió un aumento significativo de las prestaciones.

La ministra Carolina Stanley informó que el gobierno decidió restablecer la próxima semana las pensiones a los discapacitados “que por error de aplicación de criterio pueden haberse quedado sin cobrar”. Más allá de las decisiones concretas, la polémica generada es un distractor de la falta de mejoras económicas. Esta reducción de subsidios indica las impiadosas características del ajuste que se viene tras las elecciones. Como es habitual en la estrategia PRO, avanzan a fondo para ver hasta dónde los limita la sociedad. Por esto la necesidad del pueblo de hacerse oír por todos los medios posibles en contra de estas medidas que recortan y eliminan derechos adquiridos. La marcha del jueves ha sido una actividad contundente.

Hay programa

El nombre de la propuesta programática del colectivo liderado por Cristina Fernández es “Unidad Ciudadana para tener futuro. Después del engaño y la estafa electoral: la segunda fase del ajuste”. En la propuesta, se plantea la construcción de “una nueva relación de fuerzas políticas y sociales que exprese la Unidad Ciudadana para frenar el ajuste permanente, la desindustrialización endémica, el endeudamiento serial y la especulación financiera que Cambiemos tiene como únicas metas de gobierno”.

Resumir el plan aquí sería imposible. Van algunos títulos y propuestas:

* Recuperar lo perdido: empleo, salario y condiciones de trabajo. Declarar la emergencia laboral, prohibir los despidos por un año.

* Frenar el aumento descontrolado en los precios de los consumos populares. Declarar la emergencia alimentaria y farmacológica.

* Proteger la industria nacional. Los tratados comerciales con las potencias que busca Cambiemos serán herramientas de desindustrialización y reprimarización. El Congreso debe intervenir en las negociaciones.

* Fin al saqueo tarifario; defender las empresas públicas nacionales.

* Defensa del sistema de seguridad social y devolución de derechos a jubilados y pensionados.

* Parar la bola de nieve del endeudamiento externo y la “bicicleta financiera”. Revisar la deuda contraída. El Congreso debe evitar todo intento de ingresar al programa del FMI.

* Oxígeno a las economías regionales y a los pequeños y medianos productores agropecuarios.

* Un nuevo acuerdo federal con una justa y transparente distribución de los recursos a las Provincias, que asegure federalismo y autonomía.

* Ley que prohíba ejercer la función pública a quienes que tengan cuentas/empresas en guaridas fiscales.

* Una Comisión Bicameral de seguimiento y adecuación del sistema judicial y de seguridad argentino que hagan institucionalmente efectivas las políticas de igualdad de género.

* DDHH. Argentina sin presos políticos y sin genocidas libres

*·Una Ley de seguridad democrática.

* Un Estado para equilibrar la balanza entre sociedad y mercado

* Apropiación privada y extranjerización de los recursos naturales.

* Integración regional productiva para defender la soberanía.

Seguramente quedarán más ideas y propuestas igual de valiosas que estas, pero la enumeración intenta reseñar que lo que se propone es un modelo cuyo objetivo es el beneficio de las mayorías populares, con un Estado presente y defendiendo los derechos de los ciudadanos. Una visión que amplía incluso muchas de las orientaciones que se implementaron durante los gobiernos kirchneristas. Un modelo totalmente opuesto al que lleva a cabo la “Alianza Cambiemos”.

Hemos comentado la diferencia entre los dos modelos: entre un sistema que prevenga los accidentes de trabajo por uno que quiere reducir las indemnizaciones y mejorar la rentabilidad de las empresas. U otro que analiza la discapacidad en el marco de los derechos humanos, contra otro que lo analiza por cuestiones médicas y los costos al erario público.

Desde esta columna reclamamos consecuentemente una construcción política amplia en torno a un programa. El colectivo liderado por Cristina está embarcado en esta tarea. Trabajemos entonces para que esta propuesta obtenga la mayor cantidad de bancas en las distintas legislaturas. Para poner un freno al neoliberalismo que no ofrece más que ajuste. «

Nota publicada en Tiempo Argentino el 18/06/2017

Noticias del próximo ajuste

Comentá »

Tiempo Argentino | Opinión

68038_luis-caputo

En la reunión de Gabinete del pasado martes, Mauricio Macri ordenó a sus ministros elaborar un informe con los programas que se podrían eliminar para el año que viene, de forma tal de lograr un fuerte recorte de gastos, fijar prioridades de gestión y determinar cuáles son los programas que se van a priorizar, por lo que muchos de ellos se cancelarán.

Los economistas ortodoxos también siguen levantando alarmas sobre el gasto público. El expresidente del BNA, Carlos Melconian, sostuvo que: “un país no puede vivir con 500 mil millones de pesos de déficit fiscal financiándolo en forma externa en forma permanente”. Con su peculiar estilo, el economista exigió trabajar duro para “lograr el equilibrio macroeconómico”, a la vez que criticó el “hipergradualismo fiscal hormiga” que, a su entender, está aplicando este gobierno.

Desde el empresariado, el presidente de Ford para América Latina, Lyle Watters, proclamó que luego de octubre: “me gustaría que haya una continuidad de las políticas que hubo estos dos años, pero más aceleradas”. Un mensaje claro.

La postura del gobierno macrista para el corto plazo es distinta. Lo dejó en claro el ministro de Finanzas Luis Caputo: “el círculo rojo nos critica por no hacer un ajuste más violento y la oposición nos acusa de ajustadores y la realidad no está en ninguno de los dos casos”. Podríamos decir que comete un acto fallido, porque reconoce que se está haciendo el ajuste y cuando se refiere a la realidad está tamizada por el discurso electoral del PRO. Desde Transporte se hizo saber que no habrá alza de tarifas de colectivos y de trenes “por los próximos meses”, aunque se advirtió que las subas llegarán inevitablemente en el mediano plazo.

El ajuste llegará a los jubilados

Hay que tener en cuenta que el 60% del gasto primario se destina a Prestaciones Sociales y un 16% al pago de salarios. El resto va hacia los subsidios por tarifas, y a las transferencias a provincias y universidades. Queda claro que un fuerte recorte no podría prescindir de ninguno de estos rubros.

Para Clarín (06.06.17): “Sin demasiados preámbulos, más de un funcionario admite que así como está el sistema previsional enfrenta serios problemas de sustentabilidad y la amenaza de ser todavía mayores. Augurio de ajuste, los especialistas también advierten dificultades semejantes”. También se detallan algunas medidas concretas de la reforma que se está pensando: “subir progresivamente la edad jubilatoria y corregir el sistema de actualización automática de los haberes”.

Lo están anunciando: los jubilados (actuales y futuros) serán los que recibirán gran parte del ajuste. No son cambios novedosos, ya lo sostuvo el FMI en su anterior revisión del Artículo IV para Argentina, en la cual se aconseja extender la edad jubilatoria de las mujeres a 65 años y, entre otras cuestiones, ir reduciendo gradualmente la jubilación mínima: del 75% del salario mínimo que ronda en la actualidad, para llevarla al 45% en diez años.
Hay una nueva misión del FMI. Ya se sabe que están observando las finanzas provinciales. ¿Qué más sugerirá?

La economía sigue complicada

La utilización de la capacidad instalada industrial disminuyó en abril, tanto en relación al mes previo, como a mayo. Solo cuatro sectores evidenciaron un aumento interanual en la utilización, influenciados por los mayores requerimientos del agro y de la construcción.

El consumo sigue cayendo. Según datos de la agencia especializada Kantar Worldpanel, evidenciaría una disminución de entre el 4% al 5% en mayo. Para la consultora, “lo preocupante es que ya deja un piso de 4% de contracción para el primer semestre, por lo que se debería crecer 4% para quedar en cero en el año”. Según El Cronista (08.06.17): “el dato sorprende, ya que en mayo de 2016 el consumo había bajado fuertemente, por lo que la base de comparación era muy baja. Por eso, se esperaba un número más auspicioso”.

Este deterioro continuo del consumo ayuda a comprender mejor una cifra que resultó alarmante. Según un estudio de Unicef, con datos del Indec, a fin de 2016 la pobreza alcanzaba al 47,7% de los niños (5,6 millones), y la indigencia al 10,8 por ciento. Pero no impacta igual en todos los hogares. La tasa de pobreza aumenta al 85% cuando el niño reside en un hogar cuyo jefe o jefa está desocupado, al 65% cuando es asalariado informal, y al 55,3% en hogares donde la jefa es mujer.

En este entorno, se conoció el índice de precios del Indec para mayo, que arrojó una variación mensual del 1,3%, muy por debajo de otros indicadores (como el de la CABA y el de la UMET) que marcaron el 1,8 por ciento. Para el Indec, la inflación núcleo se incrementó un 1,6% mensual.

Estos índices de precios siguen siendo altos, indicando cómo le cuesta a gobierno bajar la inflación, a pesar del ajuste que viene implementando. Son, además, valores efímeros, puesto que cuando se apliquen los próximos aumentos de tarifas luego de octubre, y los empresarios trasladen a precios los nuevos ajustes paritarios, el índice de inflación volvería a exhibir números más parecidos a los del primer cuatrimestre de este año.

Luces de alerta

Hubo intercambios protocolares, elogios entre ambos mandatarios y la ratificación del librecambio como mejor alternativa. Sin embargo, la reunión de Angela Merkel con Mauricio Macri tuvo un lógico desenlace que frena las aspiraciones del presidente argentino para formalizar rápidamente el acuerdo de integración entre la Unión Europea y el Mercosur. La canciller alemana comentó en nuestro país que: “la negociación de un acuerdo de libre comercio siempre es una cuestión difícil. Alemania no siempre es un socio sencillo. Siempre se defendieron fuertemente los intereses. Hay una fuerte agricultura que en parte mira con mucho escepticismo a estos acuerdos.” Para luego asegurar que “se va a negociar duro” y habrá puntos “donde no obtendremos todo lo que desearíamos”. Este enfoque está muy cerca de la realidad y muy lejos de la visión idílica sobre el acuerdo UE-Mercosur que desea transmitir Macri.
Y genera grandes preocupaciones, porque si las concesiones agrícolas van a ser exiguas, la pregunta surge con naturalidad: ¿qué le vamos a vender a Europa? Descartado el único y relativo beneficio de la integración para nuestro país, el futuro sería aterrador: nos inundarían de productos tecnológicos e inversiones externas que disputarían la soberanía de nuestro país. Prácticamente, todo para perder. Debe abrirse una fuerte alerta en la sociedad ante las consecuencias de este “ALCA europeo”.

Estas luces de atención deben extenderse también a la constante promesa del gobierno macrista al “círculo rojo” de que luego de las elecciones vendrá el gran ajuste. Un mensaje suavizado por el aparato de cobertura mediático del gobierno y sus estrategias de comunicación, que le permiten “invisibilizarlo” ante una parte la sociedad.

Es como un grito a todas voces que dice “vótennos pensando que los beneficios de nuestras políticas se verán en 20 años”, porque en el corto y mediano plazo, la “normalización” generará sacrificios. Pero “la próxima generación estaría mejor”. Todo un mantra.

Por todo esto, es esencial que los debates electorales se realicen sobre bases programáticas concretas, que digan el “cómo” llegar a lograr lo prometido. Esto resulta indispensable para lograr una mayor representación en las cámaras legislativas que valore positivamente lo realizado en los gobiernos kirchneristas y defienda efectivamente los intereses de las mayorías.

Nota publicada en Tiempo Argentino el 11/06/2017

Actitudes que amplían la grieta

Comentá »

Tiempo Argentino | Opinión

notaheller

“Vamos a trabajar mucho tiempo para que usted nunca más maneje la economía”, le contestó Marcos Peña al diputado Axel Kicillof. Fue en el informe habitual del jefe de Gabinete a la Cámara de Diputados el pasado miércoles. Una respuesta que tiene por objeto ampliar la “grieta”, esa que pone a los presumiblemente muy buenos de un lado y a los supuestamente malísimos del otro. Una estrategia pensando en las próximas elecciones. Coincide con la gran cantidad de agresiones que se escribieron contra Cristina Fernández luego del reportaje que hizo temblar las mediciones de rating televisivo. También con los numerosos escritos que sostienen el pavor o el espanto de volver a un supuesto “populismo”, al cual adscribieron los propios embajadores europeos, como si no tuvieran grandes temores en su propio continente.

Volviendo al discurso de Marcos Peña, parecía que hablaba de otro país. Todos sus comentarios fueron más que positivos. Solo reconoció un fenómeno que de tan amplio es imposible tapar: “Somos conscientes de que falta trabajo en muchos sectores y en numerosos lugares del país”, dijo al pasar. Algunas de las frases que sostienen este análisis: “Hoy podemos afirmar que en 2017 tendremos la inflación más baja desde el año 2009.” ¿Cómo se hará para llegar al 17% que proyectan las autoridades? De sólo pensarlo da escalofríos, por el costo económico y social que tendría.
Peña también afirmó: “hoy tenemos un Indec confiable y trasparente”. Antes que nada, tiene que convencerlo al ministro de Hacienda, quien pidió revisar el 40,5% de pobreza que calculó el Indec para Córdoba.

“En el ejercicio de 2017 tenemos un Presupuesto real, transparente y ordenado”, dijo Peña. Salvo que los precios aumentaron más, y que el PBI crecerá cerca del 2%, y no el 3,5% como figura en el Presupuesto.

“La economía está en su cuarto trimestre consecutivo de crecimiento.” Si así fuera, en el mejor de los casos, hace dos trimestres que hubiesen anunciado la salida de la recesión, y no ahora. Peña también expresó: “Creemos que este será el año de más crecimiento desde 2011.” Otra frase que instala un relato de ficción.

El jefe de Gabinete además enunció: “El mes de abril próximo pasado fue el que registró la mayor cantidad de puestos de trabajo formal en la historia de la Argentina.” Suponiendo que así fuera, no deja de ser injusto con la gente que tiene severos problemas de empleo.

Las últimas cifras no avalan este optimismo. El Estimador Mensual Industrial del Indec arrojó para abril una baja interanual del 2,3%, cumpliendo así 15 meses ininterrumpidos de caídas. En el acumulado del cuatrimestre (-2,4%) solo crecen tres bloques y bastante poco, y nueve bloques indican bajas, en especial el textil (-19,2 por ciento).

Siguiendo con el tema industrial, se renovó la conducción de la UIA, una entidad con frecuentes coincidencias con el gobierno. El titular es Miguel Acevedo, de Aceitera General Deheza (más cerca de los agronegocios que de la producción industrial) y el vicepresidente 1º es Luis Betnaza, de la multinacional Techint. Si bien Acevedo le concede al gobierno que “vemos una recuperación de la economía” a punto seguido la califica de “amarreta”. Quizá un adjetivo muy complaciente con los 15 meses de caída industrial. En relación a la inversión industrial, Acevedo expresó: “Hay sectores que invierten y otros que no porque no les dan los números.” Una de cal, y otra de arena.

En el caso del sector de la construcción, este mostró un crecimiento interanual del 10,5% en abril, y un crecimiento acumulado en el cuatrimestre del 3,8 por ciento. Pero esto se debe exclusivamente al reinicio de la obra pública, enmarcado en el proceso electoral. Los rubros que más crecieron fueron asfalto, hierro redondo, y cemento; mientras que artículos sanitarios, pisos y revestimientos, y ladrillos huecos evidencian importantes caídas.
La mitad de las firmas del sector petrolero reveló que no prevé realizar inversiones productivas en el segundo trimestre en curso. Para las gasíferas, más del 60% no invertirá. Son datos de una encuesta elaborada por el Indec.

Estos datos ponen en duda los efectos del “Plan Gas”, que brinda subsidios a las empresas para que inviertan en aumentar la producción. No son pocos recursos. El Plan Gas toma gran parte de la reducción de subsidios obtenida por el incremento de tarifas. Y las cifras del Indec indican que no se observan inversiones. En definitiva, un gran negocio para las empresas energéticas a costa de los contribuyentes. En esta línea Aranguren acaba de decir que la recuperación energética no debe ser impulsada por el gobierno, es decir, más “Estado canchero”.

Lebac y sus intereses

Desde diciembre de 2015, las letras del Banco Central, más conocidas como Lebac, se han casi triplicado. Este es un mecanismo por el cual los inversores y los bancos le compran las letras al BCRA, y obtienen un rendimiento, que en todos estos meses ha sido significativo. Las altas tasas derivan de la política de “metas de inflación” implementada por el BCRA. Si la inflación persiste, las tasas de interés se mantienen altas para “combatir los aumentos de precios”.

Si a esta política de altas tasas se le suma el hecho de que el valor del dólar está adormecido por los ingresos de capitales, tenemos un combo de elevadas tasas de rendimiento en dólares, lo que se ha dado en llamar “bicicleta financiera”. De hecho, prácticamente la totalidad del crecimiento en el stock de Lebac se produjo por fondos de inversión, empresas y actores individuales, incluyendo a no residentes. De allí que hay un fuerte ingreso de capitales del exterior para invertir en Lebac. Cuando los rendimientos bajen, todo indica que estos inversores convertirán sus pesos en dólares y buscarán otros rumbos.

La contraparte de este mecanismo no es gratis e impacta bajo la forma de elevados intereses que paga el BCRA. El pago neto de intereses, que en 2015 fue de 79.700 millones de pesos, pasó en 2016 a 151.100 millones y sólo al 23 de mayo llega a 141.600 millones. Estos datos inciden en el Patrimonio Neto (PN) de la Entidad, así como también lo hacen otras decisiones de las autoridades. Por caso, si se analiza el resultado neto total de 2016 el BCRA ganó unos 67.450 millones de pesos (considerando intereses ganados por las reservas y diferencias de cotización), aunque si ponemos la mirada en el PN de ese año hubo una reducción de 42.700 millones, producto de que la Autoridad Monetaria trasladó al Tesoro Nacional unos 110 mil millones de pesos de ganancias del año anterior. De esto surgen dos temas. Por un lado, los actuales funcionarios se cansaron de criticar los envíos de utilidades del Central al Tesoro en las gestiones anteriores: pero cuando están al mando hacen lo mismo. Segundo, esta gestión, por enviar utilidades al Tesoro, descapitalizó significativamente a la entidad, algo que las anteriores gestiones kirchneristas no hicieron. La reducción del PN en estos primeros cinco meses de 2017 puede adjudicarse a los intereses pagados por Lebac.

La colocación de Lebac es un instrumento de política monetaria, y por lo tanto una herramienta válida del BCRA. Pero las altas tasas de interés difícilmente puedan debilitar a la inflación, dado que esta se está produciendo por los incrementos de tarifas y su traslado al resto de los precios de la economía, y por la habitual puja distributiva que magnifica las utilidades empresarias. Esta elevada tasa además se traslada a los intereses de los préstamos, afectando al sector productivo de la economía.

Nota publicada en Tiempo Argentino el 04/06/2017

Argentina y Brasil: unidas por la valorización financiera

Comentá »

Nodal | Opinión

Por Carlos Heller

ArgBra

La primera visita que Michel Temer realizó, como presidente de Brasil, a una nación de América Latina fue a la República Argentina, allá por octubre de 2016. Al país de su amigo, el presidente Mauricio Macri.

Macri devolvió la gentileza a inicios de febrero de este año, en la primera visita de Estado que recibió Temer ya instalado como presidente. En estas reuniones, ambos se prodigaron elogios mutuos. Temer sostuvo que, con Macri “pensamos de la misma manera en muchos temas y eso facilitará las cosas”. Mientras que el mandatario argentino proclamó: “tenemos que ser aliados en todos los sentidos”.

Para el periódico conservador La Nación (03.10.17), de Argentina, “la visita de Temer buscará sellar con Macri nuevos acuerdos de cooperación bilateral en materia automotriz, obras para el soterramiento del tren Sarmiento (con participación de Odebretch) en Ciudad de Buenos Aires, trabajos conjuntos de cooperación en la frontera, acuerdos de cooperación científica y tecnológica y comercio”.

No obstante, uno de los principales objetivos de las reuniones entre los mandatarios fue acordar una posición conjunta de condena al gobierno de la República Bolivariana de Venezuela.

Las afinidades políticas son intensas, pero los vínculos económicos entre los dos países más grandes del Mercosur son muy fuertes. Lo que pasa en Brasil tiene repercusiones importantes en Argentina.

Algunos datos de comercio exterior dan una clara idea de cómo están conectados los dos países. Entre 2013 y 2016, las exportaciones argentinas a Brasil cayeron un 48%, mientras que las importaciones desde Brasil se redujeron un 29%. Antes de la crisis Brasil adquiría en Argentina cerca del 20% de sus importaciones, ese coeficiente bajó a menos del 13% con la crisis de los últimos años. Ambos países perdieron en el comercio.

Pero también, Brasil es un espejo del futuro de Argentina. Estos países están aplicando la mismas directrices económicas, la doctrina neoliberal que se organiza bajo el principio de “valorización financiera”, un enfoque que no es nuevo en ninguna de las dos naciones.

Las crisis políticas siempre devienen de las crisis económicas. Puede pensarse que el argentino “que se vayan todos” del 2002, es similar al actual “fuera Temer” de Brasil. Ambos están montados en las crisis derivadas de los ajustes. Situación que finaliza luego con el descrédito de la política, y de los políticos. Esto es paradójico, porque se ha puesto implícita o explícitamente a los jefes de las empresas a manejar la cosa pública, y en realidad todos los días se lee cómo los políticos son dejados de lado o juegan en la segunda línea.

Lo relatado es sin duda un alerta para la Argentina, cuando escándalos como el de los Panamá Papers, o el Lava Jato brasileño, alcanzan a encumbrados funcionarios del actual gobierno y a empresas relacionadas con ellos. Y si bien no se discute la legalidad del gobierno de Macri, está puesta en duda su legitimidad, dado que incumplió varias de sus promesas electorales.

Sobre esta línea, entre otras cuestiones, insistió la expresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner. Su principal cuestionamiento fue que Macri prometió mantener muchos de los beneficios que se gestaron durante los gobiernos kirchneristas, compromiso que el actual presidente argentino no cumplió en lo absoluto.

Respecto de Brasil, el FMI sostuvo en abril: “La enmienda constitucional que dispone un nivel real constante del gasto federal no destinado al pago de intereses se aprobó en diciembre de 2016” , para luego agregar : “sin embargo, sin el apoyo de otras medidas, puede implicar un ritmo de consolidación fiscal relativamente lento”. Y explica: “Se presentó al Congreso una reforma a la seguridad social de gran alcance (…) Esta reforma es necesaria para garantizar que el tope fijado al gasto federal sea viable y que el sistema de jubilación siga siendo capaz de sustentar a las futuras generaciones de brasileños. (…) También debe considerarse la modificación de la política de indexación del salario mínimo para complementar esta iniciativa”.

En este entorno, no debiera extrañar que después de las elecciones de medio término de Argentina, el FMI incluya en sus informes habituales estas recomendaciones también para el gobierno argentino.

Henrique Meirelles, ministro de Hacienda de Brasil, aseguró que las reformas económicas van a continuar “independientemente de cualquier cosa”. La declaración se asemeja en espíritu a la frase de funcionarios argentinos que indicaron que el programa económico no cambiará, aunque el resultado de las elecciones de octubre les resulte adverso.

En el caso de Argentina, el cambio de paradigma continúa. En un paso importante hacia la liberalización, el gobierno profundiza medidas que lo acercan cada vez más a las líneas políticas que en Brasil desencadenaron la crisis económica y social.

Entre ellas, se destaca la decisión de desarrollar el sistema de “banca privada” o “banca en secreto” en Argentina, operación que se encontraba prohibida, como sucede en muchos países del mundo. Cabe señalar que los bancos globales han desarrollado a través del sector de “banca privada”” una plataforma global con el objetivo de facilitar la evasión fiscal, la fuga de capitales y el lavado de dinero en todo el mundo.

Esta nueva disposición abriría una puerta importante para la fuga de capitales al exterior, una de las herramientas esenciales de los sistemas de valorización financiera.

En resumen, la soberanía económica de los países y la legitimidad de sus sistemas políticos se encuentran cada vez más debilitadas. Mientras tanto, los grandes grupos económicos, los inversores especulativos y los evasores se benefician cada vez más.

Nota publicada en Nodal el 2/6/2017

Heller a Peña: “Parece que hablara de otro país”

Comentá »

HellerSesion

“Una respuesta que obtuve de su parte, señor jefe de Gabinete es que no considera que el combate a la inflación que ustedes han implementado, con subas de las tasas de interés, genere costos importantes en términos de actividad y empleo”, sostuvo esta tarde el diputado Carlos Heller (Partido Solidario) en el recinto de la Cámara baja durante la sesión informativa a la que concurrió Marcos Peña. “No parece darle la razón la situación, hay caída de la actividad. Usted hoy ha dado datos pero realmente hace un gran esfuerzo por encontrar los brotes verdes, lo felicito, pero los datos reales de la economía dicen que, sólo el sector agrícola y el de la construcción -fuertemente influido por la inversión pública-, son los que crecen en relación al año pasado”, prosiguió el diputado.

“Si se hace un repaso de su informe, son todos los datos tan positivos, que parece que hablara de otro país”, comentó Heller.

Heller además puso en duda los dichos del jefe de Gabinete sobre el proceso de desinflación que atraviesa el país y citó datos del IPC CABA para explicar que la tasa interanual de inflación en abril de 2017, con respecto al año pasado, fue del 29,4%. Una tasa que supera a la inflación acumulada de abril de 2015 (27,1%) y es todavía mucho más alta que la tasa de inflación al inicio del gobierno de Cambiemos ( 23,9% interanual en noviembre 2015).

“El jefe de Gabinete dice que las principales herramientas que se utilizarán para disminuir el déficit son, por un lado, la reducción de subsidios al consumo de energía y otros servicios públicos y, por el otro, manteniendo y expandiendo la tarifa social” sostuvo Heller. “Mi primera lectura es entonces que el déficit se bajará a costa de la clase media, ya que le sacarán los subsidios, y especialmente a los sectores de menores ingresos, ya que no podrán entrar en la tarifa social, porque los mecanismos para acceder a ella son sumamente restrictivos”

“¿Por qué los recursos aportados al Fondo Fiduciario para Subsidios de Consumos Residenciales de GLP (principalmente garrafas) se redujeron en un 20% en el primer cuatrimestre de este año y en abril se destinó cero pesos?”, preguntó Heller durante su intervención. “Estamos hablando de un sector sumamente vulnerable desde el punto de vista de la tarifa social”. “Con esta información le hago otra pregunta: las razones por la cuales, a pesar del fuerte aumento de las tarifas de electricidad y gas, en los primeros cuatro meses de 2017 los subsidios al sector energético se redujeron sólo un 10%. Hay algo ahí que no me cierra, parte se explica por una fuerte reducción en los subsidios a Cammesa. Pero sucede que los recursos para el « Plan Gas» que van a las empresas gasíferas para que supuestamente inviertan, aumentaron de cero a $ 13.800 millones, es decir que lo que se bajó por un lado se colocó por el otro tomando gran parte de la reducción de subsidios obtenidos por el incremento de tarifas. ¿Cuáles son los resultados del Plan Gas? ¿Hay una exigencia para que las empresas que reciben estos subsidios inviertan? Creo que no”, comentó Heller.

Por último, el diputado se refirió a la situación del patrimonio del Banco Central. “Mi preocupación es por el déficit cuasi fiscal que generan las tasas y el volumen de las Lebacs. En el 2015 el Banco Central tuvo un resultado neto favorable de $147 mil millones, en el 2016 fue de $67 mil millones, se le achicó bastante y se le convirtió en negativo porque le transfirió $109 mil millones al Tesoro Nacional, haciendo exactamente lo que se pasaron criticando ustedes respecto a las transferencias del Banco Central al Tesoro Nacional del gobierno anterior. Y mi mayor preocupación es que en estos niveles de tasas y de emisión de letras, el resultado del Banco Central en el ejercicio actual va a dar negativo. Y el Patrimonio Neto del Banco Central se seguirá achicando, como lo viene haciendo desde 2016″.

 

You need to log in to vote

The blog owner requires users to be logged in to be able to vote for this post.

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.

Powered by Vote It Up