Presentación del libro “Política y economía en el Proyecto Nacional, Popular y Democrático”, de Carlos Heller

Comentá »

presentacion-libro

El empleo amenazado

Comentá »

Tiempo Argentino | Opinión

Por Carlos Heller

El Senado Nacional dio media sanción al proyecto de ley que declara la emergencia ocupacional, tanto en el sector privado como en el estatal, propone frenar por seis meses los despidos y las suspensiones sin justa causa, además de no alcanzar a los nuevos empleos, derribando las críticas empresariales y del gobierno de que esta norma frenaría la creación de puestos de trabajo.

El gobierno insiste con su Plan de Primer Empleo. Cabe mencionar que lejos de mejorar la realidad del mercado de trabajo, el proyecto de Cambiemos retoma el ideario de la flexibilización laboral de los noventa. Esta se basaría en la reducción de aportes patronales a la seguridad social, una herramienta que fracasó en nuestro país y el mundo entero, tal como lo indicó la OIT un año atrás.

Las grandes cámaras empresarias nucleadas en el G-6 apoyó la iniciativa sosteniendo en un comunicado: “el camino no es la prohibición o encarecimiento de las indemnizaciones, sino los adecuados incentivos y la red de contención social efectiva que proteja a quien se encuentre desempleado”. Esta referencia deja ver que al gran empresariado no le interesa la generación de empleo. En este enfoque el salario es considerado un costo, y no un componente generador de demanda para sus productos.

Tanto desde el G-6 como desde el gobierno se sostiene que el empleo no creció en los últimos cuatro años. Sin embargo, los datos recientes del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) refutan terminantemente este argumento, ya que sólo en 2015 el empleo privado registrado creció un 2,7%, un dato que puede ser asociado a la salida del amesetamiento, como consecuencia de las políticas de fomento del anterior gobierno.

Es interesante citar la editorial de La Nación del martes, titulada: “La hora exige modernizar la legislación laboral”, toda un pieza neoliberal de colección. Allí se afirma que “esta nueva etapa política argentina exigirá competitividad, atracción de inversiones y creación de empleos en el sector privado. Las cargas e impuestos sobre el trabajo formal deberían reducirse para disminuir el peso del empleo informal en nuestro país. La flexibilización laboral y la no prohibición del despido ni su encarecimiento deberían complementarse con un seguro de desempleo ágil y razonablemente remunerado.” Con esto se termina planteando una relación por la cual el propio desempleo pasaría a ser la vía para generar nuevos empleos, aunque peor remunerados.

El impacto fiscal de las rebajas patronales es otro punto crucial a considerar, y esto es algo que ya se vivió en la Argentina. Pero en este caso las medidas harían recaer el costo en los jubilados y en los que cobran asignaciones, ya que las mismas se ajustan de manera semestral por una fórmula que básicamente incluye el incremento de los recursos tributarios, los salarios formales, y los ingresos de la ANSES. Lo mismo ocurriría de aplicarse el fallo de la Corte Suprema para la devolución del 15% de los impuestos destinados a la seguridad social.

El FMI abona las tesis de Cambiemos, y acaba de expresar, en su informe de Perspectivas Económicas de las Américas, que el cambio de administración en Argentina llevará entre otras cuestiones “a una corrección muy importante en precios relativos (…) y se generará un crecimiento importante de la inversión que llevará a una aceleración del crecimiento en la segunda mitad de este año, sobre todo en 2017″. Un optimismo que suena desmedido incluso para los hombres de negocios españoles que se reunieron esta semana en nuestro país, para quienes “primero llegarán los capitales financieros; luego, aquellos que tengan como destino la economía real, o sea, los que precisan del largo plazo”.

Esta agenda fue refrendada por el presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, quien ratificó las altas tasas de las Lebac hasta tanto no baje la inflación. No hay que perder de vista que la actual Carta Orgánica (art. 3º) invoca que el accionar del Banco Central se da “en el marco de las políticas establecidas por el gobierno nacional”, lo que confirma la existencia de una estrategia de enfriamiento integral, compartida con Hacienda.

Sturzenegger sostuvo: “la economía se encuentra en el medio de un acomodamiento de precios relativos y tiene que sobrellevar los efectos de la fuerte emisión del año pasado. Ya tenemos señales de que los resultados están produciéndose, pero queda mucho por hacer”.

Si por resultados tenemos en cuenta el elevado nivel de despidos, el enfriamiento de la economía, y las paritarias retrasadas respecto de la inflación, queda claro que para el gobierno el reacomodamiento de precios relativos significa una pérdida para los asalariados, para todos aquellos que viven de sus ingresos fijos y para las Pymes.

Profundizar en la protección del trabajo resulta esencial, considerando que el desempleo es funcional a los planes del gobierno para bajar la inflación y enfriar la economía. La media sanción de la ley antidespidos va en la dirección correcta, y resulta urgente promocionar medidas de protección a las Pymes y al consumo interno.

Nota publicada en Tiempo Argentino el día sábado 30 de abril

Heller reclamó al Jefe de Gabinete que el gobierno no lleve a la Argentina “al endeudamiento externo, con altos niveles de pobreza y desocupación”

Comentá »

heller-en-el-recinto-2-1
“El Jefe de Gabinete dijo que varios diputados de la oposición tienen un doble estándar, habló de no mentirle a la gente, de presentar la realidad. En ese marco le quiero hacer una pregunta, ¿cuál es el país real? El que el Presidente Macri menciona permanentemente cuando dice que heredó un auto sin cubiertas y sin motor o el que aparece en el prospecto oficial que se llama «Argentina Tierra de Oportunidades» que prepararon para los aspirantes a acreedores?”, sostuvo esta tarde el diputado Carlos Heller (Partido Solidario) en el recinto de la Cámara baja durante la sesión informativa a la que concurrió Marcos Peña.

“Argentina ocupa el primer lugar en el Índice Latinoamericano de Desarrollo Humano, así como también el primer lugar en el Índice de Educación (98% de alfabetismo). Es la segunda proporción más alta de población de clase media, tiene el menor coeficiente de Gini en la región, tiene 110 mil graduados universitarios por año. Es la tercera economía más grande de la región. Registra el segundo PIB per cápita más alto en la región”, citó Heller en forma textual algunos párrafos del informe que el gobierno de Macri preparó para enviar a inversores norteamericanos e insistió: “¿Cuál es el (país) real? ¿En cuál de los dos casos están diciendo la verdad? Las dos cosas no pueden ser ciertas: el país sin motor y sin cubiertas no puede ser el país que tiene todos estos atributos?”.

“Señor Jefe de Gabinete –continuó Heller- usted dice que le repiten preguntas que ya contestó. Yo le quisiera decir que no es un tema de falta de atención, creo que muchos repetimos preguntas porque no entendemos las respuestas. Por ejemplo, no entendemos ¿cómo van a llegar a la pobreza cero aumentando las tarifas de los servicios públicos y aumentando las tasas de interés?”. “Yo siempre digo que el tema no es hablar de qué, lo que establece la diferencia son los cómo. No entendemos cómo vamos a llegar a la pobreza cero con una política monetaria que sostiene una tasa de interés del 38%”, completó el legislador.

Durante su intervención, Heller le dijo a Peña: “Usted comentó que no podían revertir cosas que no se hicieron en el anterior gobierno. Yo les pido por favor que no reviertan cosas que sí se hicieron, por ejemplo: el aumento del consumo popular, el incremento real en las jubilaciones y pensiones y su cobertura prácticamente universal, las políticas de defensa del empleo”, enumeró el diputado. Finalmente, Heller le pidió al Jefe de Gabinete que el gobierno “no vulnere el sistema previsional e intente volver al privado, que no vendan las acciones en las compañías del Fondo de Garantía de Sustentabilidad, que no reduzcan las prestaciones del Pami, que no nos lleven nuevamente al endeudamiento externo, con altos niveles de pobreza y altos niveles de desocupación”.

Dura realidad con edulcorado relato

Comentá »

Tiempo Argentino | Opinión

Volvió a aparecer el fantasma del veto. Desde el gobierno se dio a entender que, de sancionarse cualquiera de las iniciativas que se debatieron esta semana en el Congreso Nacional para frenar los despidos, se acudiría al mecanismo de veto que Mauricio Macri utilizó frecuentemente en su gestión como alcalde de Buenos Aires. Desde el Congreso ya se le contestó que, en caso de producirse el veto, se intentará revertir con el voto de los dos tercios.
En un paso más en el relato, Macri expresó: “Aprendimos de los errores y no los vamos a volver a cometer”. A la vez que remarcó: “Ya probamos en 2002 con leyes que prohibían y no sirvió”. Muy mala memoria, porque fue a partir de 2003 que la desocupación comenzó a bajar, de más del 20% en aquellos momentos, hasta llegar al 5,9% del tercer trimestre de 2015.
Según informa La Nación, “el Presidente considera que hacia el segundo semestre bajará la inflación y habrá mayor empleo, aunque no está seguro de que haya mayor consumo”. Otro avance en el relato, puesto que no parece posible que haya mayor empleo si no hay mayor consumo.
Al analizar la contrapropuesta del oficialismo, que quiere activar la Ley Antidespidos a partir de una desocupación del 10%, queda bien en claro que Macri no sólo se siente cómodo con una mayor desocupación, sino que además resulta una de las herramientas principales de su gestión.
La desocupación es un gran disciplinador para la clase trabajadora, y oficia como freno para los reclamos. Fueron cortantes el ministro de Hacienda Alfonso Prat-Gay y el presidente Macri, al expresar: si piden más del 20% lo sufrirán con los despidos. Lo que se intenta es avanzar nuevamente en la flexibilización laboral y en una reducción de la porción del Ingreso Nacional que se destina al factor trabajo, en beneficio del factor capital.
El manejo de la política monetaria por “metas de inflación”, como ya definió el BCRA, también abona en este sentido. Entre las herramientas que se proponen para las metas de inflación existe la denominada NAIRU: la “tasa de desempleo que no acelera la inflación”.
Según este enfoque, bajas tasas de desempleo indican recalentamiento de la economía, lo que lleva a una mayor inflación. De allí que las políticas que se están implementando necesitan altas tasas de desocupación y enfriamiento de la economía.
Por eso Macri no quiere la Ley Antidespidos y promete mayor cobertura al desempleado: porque está previendo fuerte aumento del desempleo, e intenta aplacar de alguna forma el conflicto social que esto generará. Pero no es más que tapar el sol con las manos.
El desempleo sólo se baja con políticas de fomento a la demanda, como se realizó durante los 12 años anteriores, a partir de la defensa del poder de compra del trabajador, de subsidios al empleo en los momentos en los que éste estaba comprometido, y de crecimiento.
Resulta muy importante discutir cómo evitar los despidos, pero más apremiante aún es discutir y enfrentar las políticas que llevan al enfriamiento de la economía, que es el que conduce a una mayor desocupación, baja en el poder de compra de los salarios, menor consumo y menor producción, elementos que se retroalimentan.
No se resuelve, como postula el gobierno, sólo con más inversiones, para lo cual se proyecta endeudar a la Nación en niveles dramáticos. La mayor colocación de deuda de un país en desarrollo en los últimos años, U$S 16.500 millones, se destinó a proveer cuantiosas ganancias a los fondos buitre, que cobraron cerca de 9.500 millones este viernes. El resto, ¿se dedicará a cancelar parte del préstamo puente de U$S 5.000 millones otorgado por los mismos bancos que realizaron la colocación de esta semana? Profundizando el relato, se festeja que con este pago se ha salido de 14 años de default, una frase engañosa por donde se la mire. Primero, porque desde 2005 la Argentina pagó puntualmente todos los vencimientos de su deuda con privados: sólo a partir de 2014, con el rebuscado fallo de Thomas Griesa, entró en un raro default de un país que deseaba pagar, tenía los fondos para ello, pero no se le permitía hacerlo. Segundo, porque si bien se levantaron las cautelares, aún quedan bonistas que no acordaron, y se dejó específicamente escrito en el fallo de la Corte de Apelaciones de Nueva York (15.04.16) que “los tenedores de bonos (que no acuerden) tienen la libertad de continuar negociando y seguir los pasos necesarios, incluso el litigio, para proteger sus intereses”. Ya han comenzado, además, las presentaciones judiciales por parte de los bonistas que ingresaron a los canjes 2005 y 2010, como la del Fondo Greylock.
De la misma forma que desde el gobierno se amenazó a los trabajadores con la opción “a mayor aumento salarial, mayor posibilidad de despido”, también se amenazó a la sociedad con “sin acuerdo con los holdouts habrá ajuste o hiperinflación” (Mauricio Macri). Este es el chantaje que estamos sufriendo todos los días. El relato macrista intenta camuflar esa realidad, y de allí que debamos combatirlo, informando con la verdad.

El Bloque Solidario-SI sigue siendo en términos políticos aliado del FPV

Comentá »

En el día de la fecha he tomado conocimiento de la difusión periodística de mi renuncia al interbloque FPV y de las maliciosas interpretaciones que algunos medios periodísticos realizan de la misma.

El único motivo de mi decisión está fundado en la falta de cumplimiento de los acuerdos alcanzados con el presidente de la Cámara, Emilio Monzó, en la reunión de Labor Parlamentaria realizada el día 5 del corriente. Es que al tratarse el desarrollo y los tiempos asignados para el tratamiento de cada tema, yo intervine solicitando que se modificara el criterio propuesto para el tratamiento del DNU modificatorio de la Ley 26522; la propuesta de Monzó contemplaba solo la intervención de 10 bloques parlamentarios; propuse que, dada la importancia del tema, se permitiera que TODOS LOS BLOQUES pudiéramos hacer uso de la palabra, criterio que fue apoyado por varios legisladores, lo que motivó su inmediata aceptación.

Grande fue mi sorpresa cuando al día siguiente durante la sesión parlamentaria se me negó la palabra aduciendo que dos integrantes del FPV ya estaban anotados para hablar.

Ante esta situación, solicité dejar de pertenecer al interbloque para poder intervenir con mayor asiduidad, tal como es mi costumbre, en los debates parlamentarios. Previo acordarlo con las autoridades del FPV, lo hice mediante un texto sencillo, sin fundamentar, a los fines de evitar una controversia con Monzó, máxime teniendo en cuenta que en el desarrollo de la sesión le solicité reiteradamente la palabra sin resultado alguno. No imaginé que la nota sería difundida a los medios y mucho menos las maliciosas interpretaciones realizadas por algunos de ellos.

Asimismo, quiero ratificar que el Bloque Solidario-SI sigue siendo en términos políticos aliado del FPV, mantengo excelentes relaciones con el Presidente del Bloque, demás autoridades del mismo, y el conjunto de Diputados y Diputadas que lo integran.

Fue la actitud del señor Monzó la única razón de mi decisión, pero -como expresé antes- le di un tono administrativo a la nota a fin de no generar polémicas con él; debo admitir que me equivoqué.

Aprovecho la ocasión para ratificar que en la sesión del día 6 acompañé con mi voto al FPV, al igual que la actitud de retirarnos de la sesión ante la manifiesta violación del reglamento que la Presidencia de la Cámara hizo al momento de la votación.

Carlos Heller

Diputado nacional Partido Solidario (aliado del FPV)

 

You need to log in to vote

The blog owner requires users to be logged in to be able to vote for this post.

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.

Powered by Vote It Up