Archivo de Noviembre de 2016

El grado del ajuste

Comentá »

Tiempo Argentino | Opinión

Por Carlos Heller

Aún antes de que Mauricio Macri asumiera como presidente, y con mayor fuerza luego, se instalaron en la discusión mediática dos grupos de opinión dentro del propio macrismo: los gradualistas y los partidarios del shock. No son dos escuelas distintas; la diferencia entre ambos radica en el grado del ajuste que se aplica.

La estrategia gradualista consiste en estimular la economía vía incremento del gasto fiscal y prestaciones sociales, para intentar llegar relativamente bien a las elecciones de 2017, un objetivo que se anticipa difícil de alcanzar. Luego del momento del sufragio, se produciría el fuerte ajuste en la economía, conjuntamente con una flexibilización laboral que hace tiempo viene reclamando el “círculo rojo”.

La estrategia fue definida con claridad en el título de la nota de Ricardo Kirschbaum (Clarín, 25.11.16): “El giro «populista» para ganar tiempo”. En la misma línea, según Marcelo Bonelli el presidente “está jugado a ganar las elecciones en octubre. Y lo hace porque recibió mensajes concretos del exterior: las inversiones no llegarán hasta que encare reformas de fondo, que sólo podrá concretar si consolida su poder político”.

Javier González Fraga fue más contundente aún: “Nadie quiere invertir en el país porque no saben si no vuelve el populismo dentro de dos años”, sostuvo, para agregar: “He estado hace poco en el exterior hablando con más de 40 financistas o potenciales inversores en la Argentina y 9 de cada 10 preguntas tienen que ver sobre la política” (Página/12, 19.11.16).

Preguntado sobre cómo arribará el gobierno a los comicios de medio término, González Fraga expresó: “Llega no muy bien desde lo económico, porque va a haber una reactivación, pero no la suficiente.”

Pero, independientemente de los deseos, la aplicación de la receta neoliberal lleva necesariamente al ajuste, más allá de que por algún período se mantenga un gasto público elevado por sobre los parámetros de dicha receta. Los límites de maniobra son pocos, y están condicionados por el endeudamiento externo, en un año en el que muy probablemente los recursos financieros sean más caros y eventualmente escaseen.

Este límite surge al analizar el monto confirmado por el gobierno nacional para la emergencia social. Si bien fueron anunciados con gran pompa, los $ 30 mil millones de ayuda social prometidos en tres años –2017 a 2019–, a modo de comparación, son sólo el 12% de lo que se pagará por el total de intereses de la deuda pública en 2017 o el 1,7% del total del gasto en servicios sociales en 2017. Esta redefinición macrista de la emergencia social no es más que una débil rueda de auxilio al modelo de ajuste y exclusión social que se implementa.

La presentación de la emergencia social por parte del gobierno nacional estuvo acompañada por la firma de un compromiso de no despedir hasta marzo de 2017 por parte de los empresarios del G6 (las grandes cámaras de Industria, Comercio, Construcción, Bolsa, Bancos y Sociedad Rural).

No es algo nuevo, ya sucedió a principios de año y no surtió efecto alguno. Abriendo el paraguas, el vicepresidente de la UIA, Daniel Funes de Rioja, aclaró que el acuerdo es sólo “una exhortación a un esfuerzo común” pues “legalmente” la entidad fabril “no tiene la facultad de obligar a no despedir”. Para que no queden dudas, comentó que es un “derecho” empresarial despedir personal, en lo que podría ser una muy sui generis interpretación del derecho a “trabajar y ejercer toda industria lícita” del Artículo 14 de nuestra Constitución, y un gran olvido del 14 bis.

Son todas medidas que no tienen efecto y de un alcance limitadísimo, como lo está mostrando el acuerdo por el “bono navideño”, escaso para quienes lo reciben, pero nulo para otros muchos trabajadores.

La liberalización comercial que permite importar ingentes cantidades de productos que compiten con la industria nacional, la orientación hacia la valorización financiera con tasas reales positivas y elevadas para los créditos a empresas, la pérdida de poder adquisitivo de los salarios, entre otras variables, son las políticas que están llevando a profundizar la recesión. Las medidas paliativas no cambian la tendencia de la economía ni la grave situación social. Son lo poco que tiene para ofrecer la gestión macrista para las elecciones. Si el resultado los acompaña, un fuerte ajuste se prevé cada vez con mayor probabilidad.

La economía sigue marcha atrás

Haciendo economía de recursos, el tema bien podría resumirse con dos títulos de La Nación del último viernes: “Los «brotes verdes» se secaron en septiembre” y “Se evapora la ilusión del repunte de la actividad económica”.

El Indec publicó el Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE), anticipador del PBI, que arrojó en septiembre una caída interanual del 3,7% (comparado con igual mes del año anterior) y también una baja importante del 0,8% en términos desestacionalizados, medido respecto al mes anterior.

En términos acumulados, los nueve primeros meses de este año muestran una caída del 2,4%, y los datos del cuarto trimestre no ayudan: el Índice de Actividad Económica de la consultora de Ferreres, que emula al EMAE, cayó un 4,7% en octubre, mientras que el índice Construya evidenció una caída anual del 19,8 por ciento.

Los gurúes ya están recalculando la caída del PBI para este año, que estaría superando el 2,5 por ciento. Nada más alejado del dato “verdadero”, a decir de Alfonso Prat-Gay, que estima una caída del PBI del 1,5% para este año en el diseño del Presupuesto Nacional.

El Índice de Confianza del Consumidor de la Universidad Di Tella cae 4,6% en noviembre respecto del mes anterior, con una baja generalizada de sus tres indicadores principales: Situación Macroeconómica, Situación Personal y Bienes Durables e Inmuebles.

El Indec publicó la tasa de desocupación del tercer trimestre, que alcanzó al 8,5%, ubicada por debajo del 9,3% del trimestre anterior: un dato llamativo dado el panorama recesivo que se acaba de detallar.

Las cuentas fiscales tampoco ayudan. Macri acaba de comentar en el Congreso de la UIA que “está claro que endeudarse permanentemente para sostener un déficit es malo como también la inflación es espantosa y condena a los que menos tienen. Pero también hay que decir, ¿qué vamos a recortar? Esa es la discusión que comienza en el 2017.” A confesión de parte…

Esta advertencia de Macri va en línea con la realizada por el Ministerio de Hacienda y Finanzas sobre el déficit de octubre: “el resultado primario sin rentas financieras de los primeros diez meses del año se acerca a 3/4 del objetivo asumido para todo el 2016″. Ya nos están alertando que en noviembre y diciembre el gasto debería caer significativamente, y, además, que podrían diferir muchos pagos para enero, lo cual no va a ayudar a la reactivación en el cuarto trimestre.

¿Por qué semejante déficit? Porque los gastos primarios subieron un 32% en los primeros diez meses (y los subsidios a las empresas privadas –principalmente por tarifas– un 43%) pero los ingresos aumentaron sólo un 26%, debido a las pérdidas por la eliminación de las retenciones (y las reducciones a la soja) más la baja en la recaudación de otros impuestos progresivos. Es un déficit que viene principalmente de esa debilidad de ingresos, por la redistribución regresiva.

Las condiciones no anticipan una recuperación en 2017. Si, en el mejor de los casos, la misma se acercara a la optimista proyección del FMI del 2,7%, se estaría a lo sumo recuperando lo que se perdió este año, y al finalizar el 2017 estaríamos al mismo nivel que en diciembre de 2015. Es lo mejor que Macri está en condiciones de ofrecer.

Nota publicada en Tiempo Argentino el 27/11/2016

Este miércoles, Heller y Vanoli en el Curso de Economía Política del Instituto PATRIA y la UNAJ

Comentá »

teatrosha-01-011

El diputado nacional Carlos Heller (Partido Solidario) y el economista y ex director del Banco Central de la República Argentina, Alejandro Vanoli, dictarán este miércoles 23 de noviembre la sexta clase del Curso de Economía Política que organiza el Instituto PATRIA junto a la Universidad Nacional Arturo Jauretche.

La actividad se llevará a la cabo en el Teatro SHA, Sarmiento 2255 - CABA, a partir de las 18. La entrada es gratuita y se recomienda llegar con algunos minutos de anticipación para acreditarse.

Los déjà vu del neoliberalismo

Comentá »

Tiempo Argentino | Opinión

Por Carlos Heller

En la semana resonaron las declaraciones de Roberto Lavagna sobre la política económica de Cambiemos. El exministro de Economía sostuvo: “Ya hemos tenido este tipo de modelo, con los militares y en los años noventa. No consiguen efectivamente dar resultados en términos de un modelo de desarrollo. Esperemos que haya tiempo de modificaciones y rectificaciones. El punto hoy es que lentamente nos hemos ido deslizando como país, y sobre todo como gobierno, hacia una política que ya vivimos.”

Los diputados que participan de su misma fuerza política, el Frente Renovador, deberían escucharlo, dado que hasta el momento han votado todas las leyes más importantes del gobierno actual, como el pago a los fondos buitre, el blanqueo de capitales y la participación público privada.

El actual ministro Alfonso Prat-Gay salió al cruce, sosteniendo que no se imaginaba a Lavagna “diciendo que el gobierno de Macri es la dictadura”. Un gran error por parte de Prat-Gay. Lavagna no dijo tal cosa, sino que Cambiemos aplica las mismas políticas que se instalaron durante la dictadura y en los noventa.

De hecho, Alfredo Martínez de Hoz, allá por 1995, se refirió a los tres pilares fundamentales del programa económico anunciado el 2 de abril de 1976: la reforma del Estado; la liberalización, modernización y apertura de la economía, y un plan de estabilidad para reducir lo más posible la inflación. Tres ejes que están en el proyecto macrista y que se están aplicando en la actualidad.

Aquellos comentarios de Martínez de Hoz tienen un agregado adicional. Comentaba que la pregunta más habitual que le hacían es si se necesitaba un gobierno de fuerza para llevar adelante un programa de ese tipo. Y él decía: “No, todo lo contrario, este gobierno –el de Carlos Menem– tiene todo el poder político que le da la fuerza del voto popular para llevar adelante su programa, mucha más fuerza que un gobierno militar. Parece un contrasentido.”

Así que simplemente repasando la historia uno puede encontrar que los ejes del proyecto económico del gobierno de Cambiemos son similares a los que se aplicaron en los noventa y a los que se aplicaron en el ‘76. Eso es irrefutable y fácilmente demostrable ,y no significa en absoluto que este gobierno sea una dictadura.

La importancia de este planteo es analizar en profundidad hacia dónde nos han llevado las políticas aplicadas en la actualidad, y cuál es el camino que transitan hoy día muchos otros países que también usan el recetario neoliberal: recesión, aumento de la desocupación y crisis social.

La economía sigue cayendo

Quizá el dato más significativo sea el cálculo de la producción industrial según la UIA, que se contrajo 7,6% en septiembre y anotó la octava caída consecutiva. Un dato que en general pasa desapercibido pero que es muy importante: medida en términos desestacionalizados, la producción industrial de septiembre cayó un 1,6% respecto de agosto, una reducción muy importante. Estos dos datos indican, no sólo que veníamos mal, sino también que seguimos mal.

El presidente de la UIA, Adrián Kaufmann Brea, comentó que la actividad se comportó peor que lo que esperaban : “ahora, nuestro cálculo refleja 50 mil empleos menos y 40% de capacidad ociosa en la mayoría de los sectores productivos”. Agregó además que “el principal problema que tiene el país, actualmente, es la caída del consumo interno”. Una cuestión que debería tener en cuenta el gobierno nacional, y que es ratificada además por los datos de la realidad. El monto de las ventas en supermercados subió en septiembre un 29% interanual, muy por debajo de la inflación que mide un 43% en el mismo período, según datos de la Ciudad de Buenos Aires. Esto da una caída real del consumo del 7,3%, muy pronunciada.

En cuanto a la evolución de los precios, los datos no son alentadores. El índice de precios al Consumidor del Indec evidenció un crecimiento del 2,4% durante octubre: esta es la variación que impacta en los bolsillos de las personas. En tanto la inflación núcleo (que elimina el efecto de los precios regulados y los estacionales) se ubicó en octubre en el 1,8%, un valor más alto que el 1,5% que había dado en septiembre. Así que, por lo visto, no hay desinflación como sostienen los funcionarios oficiales.

Por otro lado, la Canasta Básica Total, que es la que se utiliza para medir la línea de pobreza, también calculada por el Indec, subió 2,5% en octubre, por lo que una familia tipo necesitó $ 12.953 para no ser pobre. La Canasta Básica Alimentaria, que fija el límite de la indigencia, subió un 1,6%, y se ubicó en $ 5375. Con estos números puede inferirse que en la próxima medición aumentará el número de pobres, contradiciendo las promesas de Macri.

¿Emprendedores o especuladores bursátiles?

Cuando se piensa en medidas para fomentar la producción, hay que pensar en estas cuestiones: en el incremento de las importaciones, en especial de bienes de consumo, en la baja utilización de la capacidad instalada en las industrias, y en la reducción del consumo, en especial el de las clases populares. Sin embargo, el gobierno insiste con medidas generales como el fomento al emprendedurismo a través de la simplificación de las operaciones para la apertura de sociedades y de la bursatilización de estos emprendedores transformados en sociedades. Tal como fue planteado desde el gobierno nacional, la cuestión del emprendedurismo es una cubierta para instalar una nueva forma societaria, las Sociedades por Acciones Simplificadas (SAS). Esta estructura permitiría disminuir los controles y la carga tributaria sobre las SAS, y posibilitaría evadir responsabilidades previsionales y del Contrato de Trabajo, como sucedió en otros países en los que se impuso este modelo.

La normativa tratada esta semana en Diputados permitiría que las grandes empresas utilizaran “empresas satélites” que obtendrían los beneficios que prevé el proyecto aprobado, además de poder impulsar a sus trabajadores a convertirse en “emprendedores SAS”, que no serían más que “trabajadores flexibilizados”. Otra característica del proyecto original del oficialismo es que excluía a las empresas de la economía social y solidaria.

Desde el FpV y otros espacios opositores se hicieron propuestas (obteniendo un acuerdo del resto de los bloques, incluido el oficialista) para evitar estas amenazas, ampliando la definición de emprendedor y los beneficios de la normativa a las actividades productivas sin fines de lucro, estableciendo límites al capital de las SAS y solicitando la aplicación de la Ley de Contrato de Trabajo a las SAS.

La bancada de Cambiemos, junto con los diputados de los bloques que habitualmente consensúan con el oficialismo, aprobaron sus propias modificaciones. Por ejemplo, se definió en términos generales que los emprendimientos pueden ser lucrativos o no lucrativos, pero se creó una categoría lucrativa que es la que concentra la gran mayoría de los beneficios del proyecto de ley. De esa forma se terminó discriminando injustamente a las empresas de la economía social y solidaria.

Esta actitud no es nueva. Desde la asunción del gobierno macrista hay un Parlamento que funciona básicamente con el acuerdo de tres bloques (Cambiemos, Frente Renovador y Frente Justicialista) y excluye la voluntad del bloque opositor más numeroso de la Cámara y de otros muchos, que se enteran que se está discutiendo un texto que no conocen. Muy lejos de la “República” que tanto pregonan.

Nota publicada en Tiempo Argentino el 20/11/2016

El Parlamento de Cambiemos

Comentá »

Página/12 | Opinión

Por Carlos Heller

Nuevamente, bajo el paraguas de un objetivo loable como es el fomento del emprendedurismo, se impuso en el mismo texto la sanción de otros temas como la creación de una nueva forma societaria, las Sociedades por Acciones Simplificadas (SAS), en una propuesta que busca flexibilizar al máximo la constitución de empresas y disminuir los controles y la carga tributaria sobre las mismas. Esto lleva inexorablemente a correr muchos riesgos entre los cuales se destaca la posibilidad de que las SAS lleguen a ser utilizadas como “fachada” para la ejecución de actividades ilícitas y para la elusión de los aportes de la seguridad social de los trabajadores, como ha sucedido en muchos de los países en los que se ha implementado este tipo de sociedades.

El miércoles, en el inicio del debate en el recinto de la Cámara de Diputados, hubo un principio de acuerdo entre los distintos bloques parlamentarios, por el cual se introducían cambios en la ley que mejoraban algunos aspectos de la misma, aunque en su conjunto la norma no dejaba de ir en línea con las medidas desreguladoras y de valorización financiera que ha venido proponiendo el Gobierno Nacional.

Las modificaciones propuestas tenían tres ejes principales:

Ampliar la definición de emprendedor, insólitamente acotada a las “actividades productivas con fines de lucro”, con lo cual quedaban fuera de la definición todas las cooperativas, las organizaciones autogestionadas, las recuperadas, y las empresas de la economía social y solidaria. De allí que se acordó extender la definición de emprendedor para las actividades con y sin fines de lucro.

Otro de los grandes problemas es la amplitud para la constitución de las SAS, lo cual permitiría que los beneficios de la normativa se extendieran a las empresas satélites de los Grandes Grupos Económicos o Muy Grandes Empresas. Incluso, se asocia a los emprendedores a las pymes, en la medida que cumplan con los parámetros de la Ley 25.300 (Ley de Fomento para la Micro, Pequeña y Mediana Empresa), “aún cuando se encuentren vinculadas a empresas o grupos económicos que no reúnan tales requisitos”, una condición que contradice a la Ley 25.300 que prohíbe expresamente esta vinculación. Además, se indica que el capital de una SAS no podrá ser inferior al equivalente a dos Salarios Mínimos Vitales y Móviles (un monto ridículo), pero no se establecen parámetros específicos (aunque sí algunas limitaciones) sobre el tamaño máximo de estas sociedades simplificadas. Se había llegado a un acuerdo en cuanto a colocar limitaciones por volumen de capital, que ya existen en la Ley de Sociedades, Nº 19.550.

La redacción original genera elevadas probabilidades de que las grandes empresas puedan tener una legión de “emprendedores” que no serían más que “trabajadores sin beneficios laborales”. La contratación o cese de estos “trabajadores SAS” se regiría por las normas del mercado, y no por las normas laborales. De allí que se solicitó una mención explícita a la aplicación, a las SAS, de las disposiciones de la Ley de Contrato de Trabajo N° 20.744.

En el momento de la votación, el diputado informante, del Bloque Cambiemos, aceptó la inclusión de la definición “con y sin fines de lucro” para los emprendedores, pero creó una nueva categoría de “sector dinámico de la economía”, integrado por las empresas de tipo capitalista, que tienen el lucro como objetivo, y a este sector se le otorgaron todos los beneficios de la normativa que se estaba tratando, excluyendo a las entidades sin fines de lucro de tales beneficios. En verdad, algunos diputados teníamos el texto del dictamen de comisión, pero el miembro informante de Cambiemos, así como diputados de los bloques que habitualmente consensúan con el oficialismo tenían otro texto, distinto al del acuerdo original.

Esta actitud no es nueva, sucedió con el tratamiento del proyecto de Ley de Participación Público Privada y en otras ocasiones también. Hay un Parlamento que funciona básicamente con el acuerdo de tres bloques (Cambiemos, Frente Renovador y Frente Justicialista) y excluye la voluntad del bloque opositor más numeroso de la cámara y de otros muchos, que se enteran que se está discutiendo un texto que no conocen.

De allí que se terminó aprobando una ley para formar “emprendedores” estrechamente vinculados con el mercado de capitales y que discrimina injustamente a las entidades productivas sin fines de lucro pertenecientes a la economía social y solidaria.

Este proyecto no es la solución para fomentar la innovación y la creación de nuevas empresas. Los inversores necesitan saber que si apuestan a un mercado, el mismo será rentable, y para ello el país tiene que crecer a partir del incentivo al consumo, con trabajo estable y salarios dignos, y no únicamente a partir de medidas que flexibilicen la normativa vigente y que conlleven grandes riesgos, especialmente en lo que hace a la creación de la figura de Sociedad por Acciones Simplificada (SAS).

Nota publicada en Página/12 el 20/11/2016

Heller y Rossi cerraron el Foro por la Soberanía en Rosario

Comentá »

El diputado nacional del PSol y el parlamentario del Mercosur participaron del panel de cierre del Foro que se realizó en la ciudad de Rosario, con la presencia de destacados disertantes y una gran concurrencia de público.

img-20161119-wa00081

El diputado nacional Carlos Heller (Partido Solidario) y el parlamentario del Mercosur Agustín Rossi participaron este viernes 18 de noviembre del panel de cierre del Foro por la Soberanía organizado por la Corriente Nacional de la Militancia y el PSol, que se realizó a salas llenas en la sede de gobierno de la Universidad Nacional de Rosario. Los acompañaron el vicerrector de la UNR, Fabián Bicciré, y el periodista Leonardo Ricciardino.

Heller hizo un paralelismo entre los ejes del modelo económico de la última dictadura cívico militar y los que implementa el gobierno de Cambiemos, realizó un repaso sobre lo que la actual administración nacional denomina “pesada herencia” y analizó las consecuencias que trajo en los noventa la “inserción mundial pasiva” que el macrismo intenta reinstalar. “El actual presidente dice que el Estado debe cumplir el rol del canchero, en el sentido de cuidar la cancha, el que corta el pasto, el que marca las líneas -ni siquiera el árbitro- para que jueguen los privados, muy parecido a lo que decía Martínez de Hoz”, sostuvo Heller después de repasar fragmentos de una entrevista que Felipe Pigna le realizó a Martínez de Hoz en 1995, en la que el ex ministro de la dictadura repasaba los ejes de su programa económico: “reforma del Estado, la liberalización, modernización y apertura de la economía cerrada y un programa de estabilidad”. Para el referente del PSol, resulta fundamental releer ese reportaje “porque es toda una definición y explica claramente lo que la dictadura hizo parcialmente pero no pudo concluir porque no tenía la legitimidad necesaria”. “Hoy estamos asistiendo a un proceso similar, pero donde con el voto popular se desarma todo lo que -no sin esfuerzo y no sin errores- se ha construido. Hoy se está destruyendo sistemáticamente todo lo construido, iniciando un camino de retroceso que termina indefectiblemente en otro 2001”, enfatizó el legislador.

Heller también hizo un detallado informe sobre los datos macroeconómicos de los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, que desmienten el concepto de “pesada herencia” que el macrismo insiste en instalar: “Teníamos un país sustentable, un país que tenía problemas que resolver, pero que según el Banco Mundial es el único país de Sudamérica que logró entre el 2003 y el 2014 avanzar en el proceso de industrialización. Lo que había que hacer era continuar ese rumbo. ¿Había que corregir cosas? Había que corregir cosas, pero todas las que había que corregir estaban en la dirección que íbamos, el drama es que ahora estamos yendo para el otro lado. Hemos cambiado para retroceder, no para avanzar. Con la seducción de la palabra Cambio en realidad nos están llevando para atrás”.

“Qué hizo el gobierno en estos primeros meses”, preguntó el diputado de modo retórico. “Creció el desempleo del 5,9 al 9 y pico por ciento, creció la deuda externa, cayó el valor del salario”, enumeró Heller.

Finalmente, el Presidente del PSol cuestionó la “inserción en el mundo” que plantea la alianza Cambiemos. “En el mundo de los noventa hubo un efecto Tequila que a nosotros se nos amplificó; hubo un Efecto Caipirinha, que a nosotros se nos amplificó; hubo un Vodka a nosotros se nos amplificó, quiere decir que todas las crisis que hubo alrededor del mundo aquí repercutieron amplificadas. La mayor crisis del sistema capitalista global desde 1929 fue la del 2008, sin embargo nos golpeó mucho menos. ¿Saben por qué nos golpeó mucho menos? Porque no nos insertamos en ese mundo, porque construimos nuestras propias alianzas, porque dijimos no al ALCA, porque dijimos no al Fondo Monetario Internacional, sí a la UNASUR, sí a la CELAC, sí al desarrollo de un modelo soberano, autónomo, que enfrenta grandes dificultades en un mundo global, pero que ha demostrado que es mucho más apto para resistir las crisis de ese mundo global que esa inserción pasiva a la que nuevamente nos quiere llevar este gobierno”, concluyó Heller.

A su turno, Agustín Rossi advirtió que “hoy somos más vulnerables económicamente por el crecimiento de la deuda” y señaló que “ninguno de los millones que entraron fueron para el desarrollo, todos fueron destinados al circuito financiero”.

Respecto del futuro cercano, el parlamentario del Mercosur opinó que si no se modifican las líneas de gestión del macrismo, “no va a haber inversiones, lo que va a haber es transferencia y reprivatizaciones”. Finalmente, instó a militar de cara a las elecciones de medio término: “Si en las próximas elecciones hay un voto favorable al gobierno, se viene la segunda parte de este modelo que es mucho peor”, sostuvo.

La jornada comenzó más temprano con el panel “La Industria, la Ciencia y la Tecnología ante un ¿nuevo modelo de desarrollo?”, que contó con la presencia de la socióloga Ana Castellani, el ingeniero e Integrante de Carta Abierta y del Grupo Ciencia y Técnica Argentina, Eduardo Dvorkin, el Presidente del CONICET (2012-2015) Integrante del Grupo Ciencia y Técnica Argentina (CyTA), Roberto Salvarezza, Alberto Muñoz (Unión de usuarios y consumidores) y Jorge Cohen dirigente del PSol Rosario.

A continuación se expuso sobre “Cultura, Medios de Comunicación y Educación en tiempos de realineamiento internacional”, con la participación de la abogada e integrante del equipo de redacción de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, Graciana Peñafort, el Licenciado en Ciencias de la Educación y Especialista en Ciencias Sociales del Trabajo, Pablo Imen, el diputado nacional Eduardo Seminara, la concejala Norma López y Luciano Arancho, dirigente del PSol Rosario.

En el encuentro estuvieron presentes Juan Carlos Picchio, vicepresidente 1° del PSol nacional y vicepresidente del PSol Santa Fe; Iván Pérez, dirigente de la ciudad de Rosario- secretario del PSol Santa Fe, Eliosa Ruiz Carriedo, dirigente del PSol Rosario- referente de la Juventud solidaria, Daniel Zárate secretario adjunto de la departamental Rosario del PJ, el concejal de San Jorge, Matías Bracco, el Presidente Comunal de San Gregorio, Roberto Alberdi y referentes de la Corriente Nacional de la Militancia, de Armstrong, Carcarañá, Casilda, Cañada de Gómez, Firmat, Rafaela, San Lorenzo, Villa Constitución, Pavón y Venado Tuerto.

img-20161119-wa0010

 

You need to log in to vote

The blog owner requires users to be logged in to be able to vote for this post.

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.

Powered by Vote It Up