Archivo de Febrero de 2017

“Queridos abuelos”

Comentá »

Página/12 | Opinión

Cuando el Presidente y otros funcionarios se dirigen a los jubilados diciéndoles que ellos son su mayor preocupación, eso es cierto. Pero lo es por la incidencia que tienen sus haberes en el gasto público, que “necesitan” reducir.

El reciente intento del gobierno por corregir la fórmula para la actualización de las jubilaciones va en la misma dirección que la propuesta del Fondo Monetario Internacional, que reclamó cambiar dicha fórmula “para generar ahorros fiscales”. Este organismo internacional recomienda también otras medidas. Por un lado, elevar a 65 años la edad de retiro del mercado laboral de las mujeres. Por otro lado, reducir drásticamente la relación entre el salario mínimo de los trabajadores registrados y las jubilaciones, que hacia el final del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner se aproximó al 75% (la “pesada herencia”), para llevarla a sólo el 45%.

El tema de las jubilaciones va a continuar en la agenda. Es simple: el mayor porcentaje del gasto del Estado Nacional se concentra en los servicios de Seguridad Social, principalmente el pago de jubilaciones y pensiones. Pero no se trata sólo de perversión. Bajar el monto que cobran los jubilados, bajar la cantidad de medicamentos que se les entrega gratuitamente, restringir algunas prestaciones, si se les dan lentes o no, si se les dan audífonos o no, forma parte de la estrategia de este gobierno de bajar el gasto público.

Insisto: bajar los haberes y reducir las prestaciones a los jubilados y pensionados, a quienes Mauricio Macri se refiere como “queridos abuelos”, es un tema de la agenda estructural de este gobierno, por lo que seguirá apareciendo bajo distintas modalidades.

Pero, además, la reducción de las jubilaciones no es sólo una política que se expresa en diversas iniciativas gubernamentales, como el intento de modificar la fórmula de actualización de las jubilaciones que fue aprobaba en el marco de la ley de movilidad jubilatoria del año 2009. La reducción de las jubilaciones se va produciendo, al mismo tiempo, sin que se implemente ninguna medida específica sobre ellas, como una consecuencia de la puesta en práctica del actual modelo neoliberal.

La fórmula del ajuste jubilatorio se calcula sobre la base de dos componentes: la mitad por el incremento en los salarios -por la variación de los salarios registrados- y la otra mitad por el aumento en la recaudación impositiva destinada a la ANSES.

Esta fórmula de cálculo era virtuosa en un contexto de aumento -año a año- de trabajadores registrados y de sueldos que le ganaban permanentemente a la inflación. En ese contexto crecían las jubilaciones. En una economía donde baja la recaudación impositiva por la caída de la actividad económica, donde baja la cantidad de trabajadores que aportan como consecuencia de los despidos, y donde se intenta que los salarios bajen a través de paritarias amañadas -que no permitan recuperar la pérdida del poder de compra del salario- las jubilaciones necesariamente tienden a achicarse.

Si la actividad económica, como uno prevé, va a continuar bajando y si el gobierno tiene éxito en frenar los aumentos salariales en paritarias, las jubilaciones van a bajar como consecuencia del modelo económico implementado.

Es necesario advertirle a la población y a los jubilados en particular: para que las jubilaciones no pierdan valor adquisitivo no tiene que perder valor adquisitivo el salario. El resultado de las paritarias es tan importante para los trabajadores activos como para los jubilados.

Los supuestos beneficios a los jubilados sólo aparecen en los spots publicitarios, pero la realidad los contradice. Ejemplos sobran. Recordemos: la mentada “reparación histórica” de jubilaciones y pensiones no fue más que una argucia para reducir los derechos adquiridos que los jubilados tienen sobre los juicios ganados a la ANSES y sobre los haberes actuales. Se los obliga a optar entre sus derechos y su necesidad: aceptar una rebaja de sus derechos para poder cobrar relativamente pronto.

Otro anuncio fallido se produjo a mediados del año pasado: los jubilados y pensionados que cobran la mínima y los perceptores de la AUH recibirían cerca de $25.000 millones en devolución del IVA. La cifra definitiva no superó los $1.000 millones y alcanzó a sólo el 8% de los potenciales beneficiarios.

Por eso, cuando el gobierno le dice a los jubilados “queridos abuelos”, a preocuparse: señal que les está metiendo las manos en los bolsillos.

Nota publicada en Página/12 el 27/02/2017

¿Otra vez sopa?

Comentá »

Tiempo Argentino | Opinión

rajoy-moncloa

“Quiero destacar la ambiciosa política reformista del gobierno de Macri. Pronto los argentinos van a ver los efectos beneficiosos de estas medidas. Nosotros también los vivimos en España”, proclamó Mariano Rajoy, presidente del gobierno español ante su colega, Mauricio Macri.

Un informe reciente de la Unión Europea alerta sobre el aumento de la desigualdad y la exclusión social en España, que se encuentran “entre los más elevados de la UE”. Los datos son abrumadores. El riesgo de pobreza o de exclusión social llegó al 28,6% en 2015 para la población general, y ascendió al 34,4% en el caso de los niños y al 13% en el de los trabajadores, números mucho más altos que cuando Rajoy llegó al gobierno.

Uno de cada cuatro contratos firmados en 2016 tuvo una duración inferior a siete días. Según el informe, “los altos índices de contratos temporales tienen consecuencias sociales negativas”, “socavan el alza de la productividad y tienen implicaciones fiscales negativas”, en especial sobre la Seguridad Social. Esta es la sociedad a la que nos llevan las políticas neoliberales que implementan Macri y Rajoy.

Cabe reflexionar, además, sobre las inversiones que fue a buscar el presidente a España. Si bien no pudo conseguir ni un solo anuncio de nueva inversión en la gira, ¿qué quiere decir Macri cuando le menciona a los supuestos inversores que “juntos vamos a encontrar mejores posibilidades” ya que “son muchas cosas que tenemos para hacer”? O cuando da a entender que ahora que hemos superado las diferencias pueden venir a invertir. ¿Qué nos espera? ¿Otra vez Aerolíneas Argentinas e YPF privatizadas?

Cabe recordar los desastrosos procesos de privatización de estas dos empresas emblemáticas del Estado Argentino a manos de capitales españoles, y el vaciamiento que les impusieron.

En 1990 Aerolíneas Argentinas (AA) tenía 28 aviones propios y uno alquilado. En 2008, solo dos aviones propios para vuelos internacionales, unos pocos para cabotaje y 30 alquilados. La vació Iberia y ante la imposibilidad de seguir administrándola, la tomó el gobierno español y se la entregó al Grupo Marsans, cuyos propietarios fueron posteriormente enjuiciados y encarcelados por defraudación al fisco español.

La Auditoría General de la Nación estableció que luego de 18 años de gestión española, AA tenía un patrimonio negativo de $ 2500 millones y un pasivo de U$S 890 millones.

En el caso de YPF, entre 1999 y 2011 sus reservas de petróleo se redujeron en un 40,5% y las de gas en un 47,1%, mientras la producción de petróleo caía un 38,3% y la de gas un 25,4 por ciento. Se trata de una conducta predatoria. Repsol-YPF distribuyó entre 1999 y 2011 más de U$S 15 mil millones por dividendos.

En la gira, Macri destacó “un primer gran éxito” en materia de energía -a la que definió como “la madre de las batallas”- con el nuevo convenio laboral para “situar en términos competitivos” a Vaca Muerta. Lo dijimos desde esta columna: ese acuerdo es la punta de lanza de la flexibilización en Argentina.

Para terminar con la visita a España, resulta necesario denunciar los graves peligros que significa avanzar aceleradamente en la firma del acuerdo UE-Mercosur, como desean Macri y Rajoy. Cuanto más se insista desde el Mercosur para firmarlo, mayor será la presión de la UE para mantener los subsidios a sus productos que compiten con nuestras exportaciones, mientras el Mercosur le abriría sin restricciones las fronteras a sus productos y servicios.

Los acuerdos de libre comercio son a favor de los poderosos, de las grandes multinacionales. El resultado del acuerdo UE-Mercosur sería similar al del abortado ALCA en aquella histórica Cumbre de las Américas en Mar del Plata en 2005: mayor dependencia y subdesarrollo para los países del Mercosur.

Coincidiendo con el FMI

Mientras informaba sobre el compromiso para reducir el déficit fiscal un punto del PBI por año, el ministro Dujovne expresó un objetivo que pasó desapercibido en la mayoría de los medios. Comentó: “La idea es ponerle un límite al gasto corriente tanto de la Nación como de las provincias para que no pueda crecer por encima de la inflación, desde el 2018″. Igual que en Brasil. Un verdadero cepo al gasto. Máxime cuando se necesita que mejoren las prestaciones sociales, en especial las de salud y educativas, cuando aún hay mucho por recomponer de los salarios de los maestros y el resto de los empleados públicos, de los haberes jubilatorios, cuando se necesitan tantos recursos para proteger a las personas en emergencia social.

Esta orientación va en el mismo sentido que las recomendaciones del FMI a Argentina en octubre de 2016, cuando sugirió que la movilidad jubilatoria no supere a la inflación.

En un capítulo denominado “Ajuste Fiscal en Argentina: ¿Cómo se puede hacer?”, el FMI propone un paquete de consolidación fiscal con mucho recorte y poca compensación.

Por el lado de los recortes:

a) El 2% del PBI en reducción en el total de salarios pagados por el sector público. Aclara que el mayor gasto en salarios públicos se da en las provincias, por lo que sugiere, además de recortar el monto de salarios estatales, reducir las transferencias a las provincias. De esa forma, dice el FMI, las provincias reaccionarán reduciendo por igual monto sus pagos salariales.

b) El 3,5% del PBI en reducción en subsidios energéticos (vía aumentos de tarifas).

Las escasas compensaciones:

c) El 0,5% del PBI de aumento en transferencias en efectivo a las familias para compensar al 40% más pobre, por los aumentos de tarifas energéticas.

d) El 0,5% del PBI en incremento en Gastos de Capital. No obstante, el FMI aclara que el Gasto en Capital es bajo, el 3,5% del PBI en Argentina, cuando el promedio regional es del 5% del PBI.

Si además de esta opción se opta por reducir impuestos (sugerido para una segunda etapa) por un 0,6% del PBI, proponen compensar esta baja con un mayor recorte a los salarios por un 0,75% adicional del PBI. Peligroso y perverso, como para que no queden dudas de quién terminará pagando el ajuste.

Esta es la guía que seguramente está en los planes del gobierno de Cambiemos, porque coincide con su pensamiento, y además es avalada por el Fondo.
En este contexto, no debería llamar la atención que los datos de la economía no indiquen ningún despegue, contrariando lo que intentan sostener los funcionarios estatales. El índice de confianza del consumidor elaborado por la Universidad Di Tella evidenció una caída pronunciada del 8,5% en febrero respecto al mes anterior. La reducción más abrupta (18%) se produce en Bienes durables e inmuebles, probablemente como producto del aumento en los costos de financiación a partir de los “Precios Transparentes”.

El Estimador Mensual Industrial del Indec evidencia una baja interanual en enero del 1,1%, pero con la mayoría de los rubros con caídas cercanas y/o superiores a los dos dígitos, compensadas por el rubro Automotor que crece el 71% desde una baja base de enero pasado, cuestión que torna más inexplicables las suspensiones en empresas de ese sector.

La construcción volvió a mostrar una evolución negativa en enero, cayendo un 2,4%, con datos de empleo en la actividad que indican una merma del 2,3% en diciembre respecto al mes anterior.
En este entorno, se multiplican despidos, suspensiones y vacaciones forzadas en la industria electrónica, automotriz, textil y de calzado, entre otros rubros.

Estos son solo algunos ejemplos de la emergencia laboral y social por la que está pasando nuestro país. El único freno a este deterioro podrá venir de un firme rechazo por parte de una mayoría cohesionada y organizada en pos de una propuesta común.

Nota publicada en Tiempo Argentino el 26/02/2017

Mandatario y a la vez empresario

Comentá »

Tiempo Argentino | Opinión

correo-macri

“Ya se los dije: si quieren magos, vayan a ver a (David) Copperfield”. La frase provino de Mauricio Macri en la conferencia de prensa del pasado jueves. Sin embargo, habría que ser mago (o tener el consentimiento de la otra parte) para cumplir con la orden que dio el Presidente a su ministro Aguad en la citada reunión: que “volvamos a fojas cero” con el acuerdo ya firmado en junio de 2016 entre el Gobierno y el Correo Argentino.

Un tema principal del caso del Correo Argentino es la actitud del grupo empresario familiar que integra el Presidente de la República. Suponiendo que los resquicios legales avalaran lo actuado (no es así en la realidad) hay una cuestión ética, un aprovechamiento a favor del grupo y en desmedro de los intereses del Estado. Cabe recordar que en los noventa, la familia Macri se hizo cargo del Correo con Mauricio Macri como presidente del grupo. La empresa ofreció un canon altísimo, muy por encima de los otros oferentes, lo que le permitió ganar la licitación. No obstante, no pagaron el canon, despidieron trabajadores y mandaron al Correo virtualmente a la quiebra.

En ese contexto se produjo luego la reestatización, que podríamos considerar ineludible, como la mayoría de las re-estatizaciones que fue haciendo el kirchnerismo, de empresas impregnadas de corrupción, que destrozaron el patrimonio público y deterioraron las prestaciones de los servicios, a pesar de las altísimas tarifas en dólares que cobraron: el Estado se hizo cargo de varias para cortar de raíz con esa lógica.

Otro tema trascendente es la existencia de una demanda del propio grupo Macri contra el Estado por $ 2365 millones, un tema que no resuelve el acuerdo firmado en junio pasado. Se pactó recibir de parte del Correo Argentino $ 296 millones en 15 cuotas anuales a un interés bajísimo, mientras pende una espada de Damocles sobre las arcas públicas proveniente de la misma empresa.

El tema de colusión de intereses también apareció en la conferencia de Macri de este jueves, pues para volver a “fojas cero” sería necesario el acuerdo del gobierno y del Grupo Macri, con lo cual, por más que lo quiera evitar, aparece claramente la falta de separación entre el mandatario y el empresario que habita dentro suyo. Para intentar desvincularse de esta doble pertenencia, el Presidente mencionó la constitución del fideicomiso ciego de sus bienes. Dicho fidecomiso se constituyó en abril de 2016: un mes después dijo que repatriaría los U$S 18 millones que tenía en Bahamas, planteando dudas sobre le ceguera del mismo.

La decisión de la Coalición Cívica y su principal referente, Elisa Carrió, de culpar al “patrimonialismo corrupto K”, además de intentar desprestigiar las re-estatizaciones, indica en forma inapelable que no encontraron un solo argumento para defender el acuerdo firmado con el Correo Argentino. Una débil respuesta sobre un tema candente de conflicto de intereses, que no parece compensada con su ofuscada oposición a la modificación de la fórmula de movilidad de las jubilaciones y pensiones, otro de los temas en los que Macri debió volver atrás.

El problema es la recesión

La modificación del cálculo de la movilidad jubilatoria no deja de ser un tecnicismo, pero con un significado político muy concreto: se busca la mejora de las cuentas públicas a costa de menores ingresos para los jubilados y pensionados. Va en la misma dirección de lo propuesto por el FMI en su revisión del artículo IV en octubre de 2016, aunque el organismo planteó una reducción mayor en las prestaciones jubilatorias. Además, propuso extender la edad jubilatoria de las mujeres a 65 años, e ir reduciendo la jubilación mínima (que hoy llega al 75% del salario mínimo) para llevarla al 45%. Esto significaría una reducción brutal de la capacidad adquisitiva de los jubilados y pensionados. Pero es un dato por demás llamativo: el FMI reconoce que en el anterior gobierno la jubilación mínima se aproximó al 75% del salario mínimo, muy cerca del 82% que está en las aspiraciones de la sociedad.

No obstante, esta discusión desplaza el verdadero problema de la movilidad jubilatoria. La fórmula funcionó eficazmente durante todos estos años para incrementar el poder adquisitivo de los haberes jubilatorios en un contexto de crecimiento de la economía, del empleo y de los salarios reales. La fórmula recoge por partes iguales el aumento de los ingresos fiscales destinados a la Anses y el incremento en los salarios, con un tope que no puede superar el 3% del aumento en los ingresos totales de la Anses, de forma tal de no desfinanciar al sistema. Desde la aplicación de la movilidad previsional en marzo de 2009, hasta diciembre de 2015, las jubilaciones superaron en un 22% a la inflación medida según el promedio de provincias, y le ganaron en todos los años a excepción del 2014. Pero en 2016, según Cifra-CTA, aumentaron un 9% menos que la inflación, es decir, perdieron poder de compra. La recesión, la baja en la recaudación tributaria y en los salarios reales, así como la mayor desocupación, debilitan la movilidad jubilatoria. Éste es el principal tema.

Correo y movilidad jubilatoria no fueron los únicos temas con los que tuvo que lidiar el Gobierno. El miércoles, la Cámara de Diputados aprobó en extraordinarias el proyecto sobre ART proveniente del Senado. Si bien esta aprobación es un gran paso hacia la flexibilización laboral, es un “éxito” a medias para el Gobierno. Primero porque debió dar marcha atrás con el decreto que modificaba el sistema de ART y acudir al Parlamento. Segundo, porque la aprobación se obtuvo con el voto afirmativo de sólo 88 legisladores, lo que muestra las crecientes dificultades que tiene para conseguir apoyos del “opo-oficialismo”, que se expresan en el voto dividido de los diputados de los bloques que habitualmente han acompañado las propuestas del oficialismo.

Mientras tanto, quedaron relegados de la primera plana temas importantes, como los aumentos tarifarios y de los distintos servicios regulados por el Estado. Las subas en los peajes, que en el caso de los camiones llegan al 300%, necesariamente se trasladarán al precio de los productos. El Ministerio de Energía convocó a una nueva audiencia para incrementar las tarifas del gas a partir de abril con el objeto de incorporar el aumento del precio internacional de los combustibles. La rentabilidad empresaria intacta, mientras el bolsillo de los consumidores soporta todo el esfuerzo. Otro estímulo para la inflación.

En este punto, no puede pasarse por alto la mención de Macri, que dijo esperar una inflación para fin de año “por debajo del 20%”, superando la meta máxima del 17% sostenida por el BCRA. Con los agudos incrementos en los precios regulados y en los costos, todo hace pensar que la inflación superará esa aspiración del Presidente.

Con la atención en el extranjero

Durante la semana, todo el gobierno y los grandes medios parecieron estar pendientes de la charla de 5 minutos que Macri mantuvo con el presidente de los Estados Unidos. Sobre la misma, el gobierno estadounidense subrayó “el papel de liderazgo que Mauricio Macri puede jugar en la región”. Si a esto le sumamos que se conoció que hablaron de Venezuela, queda una gran preocupación por los resultados que la charla pueda tener en el complejo panorama latinoamericano. Es muy probable que Trump avale el interés de Macri por ser la punta de lanza contra el gobierno venezolano. Otro indicio de los eventuales intereses comunes que poseen ambos mandatarios.

Nota publicada en Tiempo Argentino el 19/02/2017

Heller: “No hay errores. Este gobierno avanza todo lo que puede, y cuando no puede, recula, retoma envión y viene de vuelta”

Comentá »

El legislador sostuvo que el Gobierno “no se detiene en el objetivo que tiene de llevar adelante el ajuste”

“El Gobierno no tenía otra alternativa que expresar su voluntad de dar marcha atrás porque era insostenible esto”, sostuvo hoy el diputado nacional Carlos Heller (Partido Solidario) al referirse a la conferencia de prensa en la que el Presidente Macri planteó volver a “foja cero” el acuerdo entre el gobierno y el Correo Argentino y desandar la rebaja en el cálculo de la movilidad jubilatoria.

Heller se mostró cauteloso –e irónico- respecto de la posibilidad real de echar atrás el acuerdo con el Correo: “Acá hay una negociación de dos partes. ¿Puede el gobierno dar marcha atrás sin que el Correo esté de acuerdo? Salvo que la representación de ambas partes haya estado ayer en la conferencia de prensa representada en la misma persona…”, manifestó.

El legislador fue además muy crítico de la pretensión del primer mandatario de presentarse como una persona “falible”. “No hubo error –resaltó Heller-. Acá hay una política de ajuste, la reacción fue contundente y el gobierno decidió dar marcha atrás. Nos lo quieren presentar como un gobierno que escucha y dialoga, pero en realidad este gobierno avanza todo lo que puede, y cuando no puede, recula, retoma envión y viene de vuelta”.

En esa misma línea, Heller señaló que la baja en el porcentaje de actualización de las jubilaciones “tiene que ver con las recomendaciones del FMI” y recomendó estar alertas “ya que el organismo internacional también sugirió al gobierno argentino reducir progresivamente la relación entre jubilación mínima y sueldo promedio, de modo que cada vez sea mayor la brecha entre ambos y más bajas las jubilaciones, y un aumento gradual de la edad jubilatoria de las mujeres de 60 a 65 años en los próximos 10 años”.

“No hay errores –insistió Heller-. La estrategia del macrismo es «pasa o no pasa». Los objetivos los tiene claros y si no, veamos los anuncios de aumentos de servicios públicos y quita de subsidios previstos para este año. No se detienen en el objetivo que tienen de llevar adelante el ajuste”.

Heller: “Estamos frente a un gobierno de empresarios que utilizan todo su poder para seguir enriqueciéndose a costa del Estado”

Comentá »

CORREO ARGENTINO

correo-argentino

“Más allá de los términos concursales, estamos hablando de una empresa de la familia del Presidente de la República. Es un caso que excede una simple negociación entre un grupo económico y el Estado Nacional”, sostuvo esta mañana el diputado nacional Carlos Heller (Partido Solidario) al opinar sobre el acuerdo del Gobierno con el Grupo Macri, que implica la condonación de más del 98% de la deuda que el holding de la familia del Presidente tiene con el Estado por el Correo Argentino.

“Estamos frente a un gobierno en manos de empresarios que utilizan todo su poder para seguir acumulando beneficios y enriqueciéndose a costa del Estado”, agregó el Presidente del Partido Solidario (PSol).

“Esta negociación del Correo tiene que ver con la privatización que llevó adelante el menemismo, que ganó el Grupo Macri ofreciendo –porque pagar no pagó nunca- un canon muy por encima de lo que ofrecían los demás”, recordó Heller y rememoró también que la del Correo Argentino “fue la primera reestatización del gobierno de Néstor Kirchner allí por el 2003, porque la situación de la empresa era escandalosa, habían despedido a muchísima gente y el Correo estaba en una situación ruinosa”.

“Ahora aparece este grotesco de querer pagar al valor nominal la deuda que el grupo tiene con el Estado, prorrateándola de aquí hasta el 2033”, añadió el legislador.

Para Heller, el del Correo “no es un caso aislado”. “Este grupo es el mismo que el de las cloacas de Morón, es el mismo que el de los automóviles de contrabando, es el mismo del tema ITRON, de los Panamá Papers, de las innumerables cuentas en paraísos fiscales, de la estatización de la deuda privada dispuesta por Cavallo, y es el mismo –más allá de las fachadas- que hoy sigue ganando licitaciones de las obras más importantes del Estado”. “Estamos ante un tema de fondo, que excede el tema de un empresario que tiene un conflicto de intereses con el Estado Nacional. Es un grupo familiar, que integra el propio Presidente de la Nación, que ya acumula una importante cantidad de actos gravísimos reñidos con la ética”, finalizó diciendo el diputado por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

 

You need to log in to vote

The blog owner requires users to be logged in to be able to vote for this post.

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.

Powered by Vote It Up