Archivo de Abril de 2017

Elisa Carrió: la oficialista opositora

Comentá »

Página/12 | Opinión

Todo es cambio en Elisa Carrió. Todo es desplazamiento. Se mueve electoralmente, desde hace años, por amplias geografías: fue, en sus orígenes, diputada por el Chaco, luego legisladora nacional por la Ciudad de Buenos Aires y hasta la semana pasada dudaba si ir ahora como candidata por la provincia de Buenos Aires o por la Ciudad Autónoma.

Se mueve políticamente, desde siempre, con la velocidad con la que cambian sus orientaciones ideológicas: de ese modo, sus proyectos partidarios se arman, se desarman y se vuelven a armar. Y su historia reciente es la de un acumulado de estructuras organizativas que quedaron en el camino. En su gesta sacrificial, todo lo construido es rápidamente desarmado y sus estructuras políticas sufren de una instantánea velocidad de obsolescencia.

Inicialmente integró la UCR con Raúl Alfonsín, luego fue parte de la Alianza, posteriormente fundó Argentinos por una República de Iguales (ARI), a continuación Afirmación por una República Igualitaria (Coalición Cívica-ARI) y desde allí formó parte del Acuerdo Cívico y Social, UNEN y Cambiemos. Toda esta constante deriva fue acompañada con peleas y alejamientos.

Todo es cambio en Elisa Carrió. Todo es desplazamiento. Salvo un aspecto que no varía: la dirección de esos cambios. Es decir: su deriva constante hacia posiciones de derecha, su tránsito hacia el neoliberalismo, su marcha directa y continua hasta transformarse en la candidata del macrismo en la Ciudad de Buenos Aires, en una elección donde éste busca acopiar legitimidad y envión para profundizar el ajuste.

Si gana, será una de las que le aporte poder e iniciativa a Mauricio Macri para llevar a fondo su plan neoliberal.

Sin embargo, Elisa Carrió se presenta –en entrevistas recientes– resaltando sus diferencias con el macrismo y sus aliados. Aparece con críticas a Jaime Durán Barba, a María Eugenia Vidal, a Jorge Macri, a Cristian Ritondo, a Ricardo Lorenzetti, a Daniel Angelici, a los diputados de Cambiemos, al propio Macri.

Elisa Carrió se define con relación al macrismo –al que representará electoralmente– a partir de sus diferencias y no de sus acuerdos. Ello le permite ocupar los dos campos en simultáneo: el de oficialismo y el de oposición. En su lógica del desplazamiento permanente, la candidata porteña por el macrismo se sitúa en un lugar híbrido y creativo: el de integrar el campo oficialista con un discurso opositor.

Su lógica de conversión, de cambio continuo, la detuvo, esta vez, en un lugar impreciso: el de ser una cosa y otra cosa en simultáneo. Pero sólo debería ser una de ellas.

Así, incorpora al macrismo recursos que éste no tiene: discursos críticos que pueden retener o recuperar voluntades o votantes en migración hacia otras ofertas electorales, tras las duras políticas implementadas por el gobierno.

Paradójicamente, esos discursos críticos, de ser efectivos, podrían contribuir a un triunfo electoral que reforzaría el giro del gobierno hacia un plan de ajuste más decidido y permanente. Los que votan lo crítico que hay en ella –sus críticas al gobierno– reforzarían lo que critican, es decir, al mismo gobierno. La candidata a diputada intenta constituirse, por esta vía, en un mecanismo sutil de conversión del sentido del voto.

Concentrada en denunciar, diferenciarse con relación a su propio gobierno y relatar la trama de internas del Palacio, Elisa Carrió no emite una sola palabra sobre los efectos del plan neoliberal en marcha. Ni tampoco abunda en propuestas ni en proyectos. La narración de sus diferencias internas con el macrismo que integra y sus continuas denuncias judiciales ocupan el lugar que debería tener la propuesta política, entendida como el contrato electoral entre el candidato que propone lo que va a hacer y la sociedad que decide, o no, votar lo que éste le propone.

Por eso, es lógico preguntarle a Elisa Carrió por sus acuerdos con el gobierno que integra. Y por su posición con respecto al plan de ajuste que se anuncia para después de las elecciones, si el macrismo resulta victorioso.

En una reciente entrevista con el diario La Nación, la candidata a diputada oficialista por la Ciudad de Buenos Aires declaró: “la sociedad debe entender que soy brutalmente sincera…”

Bien, entonces le pedimos que diga, con toda la sinceridad que se autoadjudica, qué piensa de las políticas económicas que actualmente aplica su gobierno y qué posición tiene con respecto al ajuste que se anuncia para después de las elecciones.

Hoy, lejos de esto, mientras más se asume como candidata de Macri en la campaña electoral porteña, más se diferencia del gobierno nacional.

Parece un modo novedoso de volver sobre aquella frase: “Si decía lo que iba a hacer no me votaban.”

Esta nueva variante de aquella declaración consiste en darle mucha visibilidad a las diferencias con el gobierno en aspectos de diverso orden, mientras el acuerdo relevante y estratégico -la profundización de las políticas de ajuste neoliberal- se oculta o se disimula. Dime de qué no hablas y te diré quién eres.

La totalidad del “mundo Carrió” acontece dentro de los medios. Una totalidad integrada por todo lo que muestra pero también por todo lo que no dice.

Es la crónica de un señuelo anunciado: si la candidata por el macrismo gana la elección, su mismo triunfo –junto al triunfo del resto de los candidatos oficialistas– será un instantáneo programa político, el de la profundización inmediata del ajuste. Y los votantes que la hayan elegido por sus discursos críticos se encontrarán con un escenario en el que su voto será utilizado para legitimar e impulsar, con nuevas fuerzas, el proyecto neoliberal y el ajuste.

Nota publicada en Pagina/12 el 30/04/2017

Macri genera trabajo… en el exterior

Comentá »

Tiempo Argentino | Opinión

macri-en-tenaris

Que algunas firmas que poseen fábricas en Argentina inviertan fuera del país, y especialmente la mayor entrada de importaciones, indica que este gobierno está fomentando la creación de trabajo en el exterior.

Tomemos el tema del comercio externo. Se conocieron los datos del primer trimestre y lo más preocupante es el ingreso de productos que compiten con la producción nacional. Por ejemplo, descendió la importación de los insumos industriales no alimentarios destinados a la manufactura (-4,4% interanual), lo cual es un indicador de la recesión por la que atraviesa la industria. Pero llamativamente crecieron los insumos de alimentos y bebidas destinados a la manufactura (un 162% interanual, como ejemplo, importaciones de carne de cerdo para embutidos), lo cual colisiona con el proyecto del gobierno de fortalecer las manufacturas locales de bienes agrícolas y otros alimentos primarios. Si bien es un monto aún pequeño, está creciendo aceleradamente.

Las importaciones de bienes de consumo, en tanto, también aumentaron (un 18% interanual) aunque dentro de este rubro, los alimentos y bebidas destinados a los hogares aumentaron un 33%, siempre en dólares.

Este es un efecto tóxico que atenta contra el empleo local y, si las políticas del gobierno no se modifican, se intensificará.

Otra aparente incongruencia es la visita del presidente Mauricio Macri a una planta de Tenaris (grupo Techint) en Houston, Texas, donde se producirán tubos sin costura con mano de obra estadounidense (unos 600 puestos directos y unos 500 indirectos). Se estima que se inaugurará a fin de año.

La presencia del presidente Macri se produce cuando en la localidad bonaerense de Campana, en la empresa perteneciente a Siderca (Techint), unos 3000 trabajadores (bajo dependencia directa o a través de contratistas) están sufriendo las consecuencias de suspensiones rotativas y cobrando solo el 80% de sus salarios.

¿Cuál es el interés para nuestro país que justifique la presencia de Macri en la planta de Tenaris pronta a inaugurar? No hay interés alguno. Más aun, la nueva inversión competirá con la planta de Techint en Campana, que tiene a Estados Unidos como el principal destino de sus exportaciones de tubos de acero sin costura (30% del total).

La planta de Texas tributará finalmente al fisco estadounidense y no al de nuestro país. Y si pensamos dónde recaerá el grueso de la tributación de Ganancias de la planta argentina, es una gran duda, dado que Tenaris tiene domicilio fiscal en Luxemburgo. Este pequeño país de Europa está considerado como una de las principales guaridas fiscales del mundo. Se ubica en los primeros lugares en el ranking de secretismo fiscal que elabora Justicia Impositiva (Tax Justice Network). “No tendremos que escondernos”, dijo en su momento Macri, y lo está cumpliendo, visitando oficialmente y felicitando a lo “más granado” del empresariado multinacional, aunque tribute en guaridas fiscales. Esto también es parte del “cambio cultural” que intenta implementar Macri y su alianza Cambiemos. En este marco, cabe a su vez preguntarse sobre el mecanismo para conseguir la reducción del déficit fiscal: este recae, lisa y llanamente, en la reducción del gasto público.

Mientras tanto, los indicadores no arrojan buenos resultados. El Ministerio de Trabajo informó las cifras de la ocupación para el mes de febrero. Comparadas con noviembre de 2015, antes del inicio de la gestión macrista, dan un aumento de 89.313 trabajadores registrados. Pero esta cifra es engañosa, puesto que los asalariados privados decrecieron en 66.330 puestos, mientras que el principal aumento se produjo en los monotributistas con una suba de 105 mil trabajadores. Sin duda, un trabajo flexibilizado, con escasos beneficios de atención de salud y bajas remuneraciones. Lo que se puede deducir de estos datos es que la economía privada no está creando empleo.

El dato de producción que midió el EMAE para febrero fue shockeante: una caída mensual desestacionalizada del 1,9%, un guarismo propio de las grandes recesiones, que consume la mayor parte del aumento del 2,1% que se había logrado en diciembre pasado.

Con respecto a la actividad industrial, las cifras de marzo presentadas este jueves indican una reducción de la caída a un 0,4% respecto de igual mes del año anterior. Pero este resultado estuvo muy influido por crecimientos en cemento (17%) y en acero (23%), dos insumos esenciales de la obra pública que se comenzó a activar en este año electoral. Ni hablar del sector textil, que cayó un 18 por ciento.

Reunión con el amigo del Norte

Finalmente, Macri se reunió con el presidente estadounidense Donald Trump. La reunión fue un intercambio mutuo de elogios, muy formal, donde quedaron claras las enormes diferencias de poder entre uno y otro. Por si ello no fuera observable, Trump se encargó de remarcarlo: “Yo voy a hablarle de Corea del Norte, él va a hablarme de limones”.

Según la comunicación oficial, “ambos líderes subrayaron su compromiso continuo con la expansión del comercio y las inversiones entre la Argentina y los Estados Unidos”. También, tal como lo habíamos anticipado, el tema Venezuela estuvo presente: “Ambos presidentes señalaron su fuerte preocupación por la deteriorada situación en Venezuela y ambos líderes acordaron trabajar estrechamente para preservar las instituciones democráticas en ese país”. Creo que este fue otro de los logros que Macri deseaba obtener, y obtuvo, en su cruzada contra el gobierno legalmente electo del país latinoamericano.

Macri también fue con buenas noticias para el sector petrolero (un aliado de Trump): el Ministerio de Producción va a permitir la importación de equipos usados con una tasa reducida del orden del 7% (actualmente es del 35%). Una resolución muy bien recibida en sus reuniones en Houston, y que ratifica el interés de Macri por la explotación de nuestros recursos no renovables por parte de inversores externos. Puede hacerse la pregunta: ¿equipos en desuso en el primer mundo para incrementar la mentada productividad?

El resumen de la reunión Trump-Macri no puede ser otro que un desgastado concepto que, desafortunadamente, vuelve a tener vigencia: relaciones carnales.

Estrategias electorales

El gobierno del PRO parece haber inaugurado una nueva técnica electoral. La candidata a diputada por la CABA, Elisa Carrió, coquetea con el discurso opositor, criticando muchas de las políticas públicas, especialmente aquellas en las que los errores de implementación son harto evidentes.

No obstante, sus críticas no alcanzan a temas como los despidos, la apertura de la economía, el endeudamiento creciente, etcétera. De esa forma, Carrió ocuparía los dos campos: el de la aprobación de las políticas implementadas (para captar al núcleo duro de Cambiemos) y el de las críticas hacia alguna de esas propuestas (para captar a los desencantados de Cambiemos).

Da la impresión de que la líder de Coalición Cívica-Cambiemos reemplaza el lugar de la plataforma programática (que ya ha sido hecha y no ha obtenido la aprobación mayoritaria de la sociedad), con denuncias que hacen eje en el “errorismo” del gobierno. Una estrategia muy bien pensada. Sería la oposición dentro del oficialismo, todo con el objetivo de obtener la mayor cantidad de votos posibles.

La estrategia es lograr una victoria en las elecciones, y de esa manera profundizar el ajuste a la medida de lo que reclaman los Broda, Espert y Rodríguez (CEMA), voceros de la ortodoxia.

Nota publicada en Tiempo Argentino el 30/04/2017

El ajuste, para después de las elecciones

Comentá »

Tiempo Argentino | Opinión

Por Carlos Heller

La prioridad es ganar las elecciones y convalidar en octubre las propuestas del gobierno. Después vamos a encarar las asignaturas pendientes”, expresó el ministro de Finanzas Luis Caputo, según relata Marcelo Bonelli (Clarín, 21.04.17).

La frase fue dicha en una reunión “secreta” en Nueva York con 30 banqueros y representantes de fondos de Wall Street. Los asistentes le preguntaban por la capacidad de gobernabilidad de Macri.Los citados inversores están en una zona de comodidad. Según la nota citada: “Se trata de los bancos que facilitan el endeudamiento a la Argentina, haciendo exuberantes ganancias financieras”. La opinión no es solitaria. Fue comunicada en Nueva York a los inversores por el propio ministro Nicolás Dujovne: Argentina “ofrece niveles de retorno que son muy difíciles de lograr en otros países del mundo”.

No obstante, las inquietudes de los inversores están originadas en las sucesivas marchas, piquetes y huelgas generales que se vienen produciendo en Argentina, aunque su verdadera preocupación es el elevado déficit fiscal que, sostienen, alcanza al 6,2% del PBI. Si en el futuro el balance fiscal no mejora, complicaría el repago de las deudas financieras, una cuestión que siempre desvela a los inversores.

Para comprender a qué se refiere Caputo con las asignaturas pendientes, acudimos a otra frase del ministro explicando la necesidad de ganar las elecciones: “No se puede encarar ahora el problema fiscal. Si atacamos el déficit, habrá más piquetes y la vida será imposible en Argentina”. Es decir, fortísimo ajuste fiscal tras las elecciones. En aras de lograr la tan ansiada victoria en los comicios, los inversores reunidos en Nueva York cuestionaron “la decisión del gobierno (argentino) de no intentar abrir un diálogo con la oposición, tipo Frente Renovador”, según los comentarios sobre la reunión “secreta”.

Este ajuste fiscal también es reclamado por sectores de poder vernáculos, que se expresan a través de varios economistas. En la semana resonaron con fuerza los dichos del “gurú” Miguel Ángel Broda: “Se elegió un camino de una política monetaria, de metas de inflación, para reducir la inflación, y una política fiscal extraordinariamente expansiva financiada con ahorro externo, y esta combinación genera problemas en el corto y largo plazo”. Con su estilo, agregó: “El enfermo está grave. No hay plan A ni B, esto es insostenible en el largo plazo”.

No es un argumento que le disguste al macrismo. Durante la firma del “Compromiso Federal por la Modernización del Estado” con 13 gobernadores provinciales, el presidente solicitó “dejar de lado la intervención nociva que ha tenido la política en transformar el Estado en un aguantadero”. Es la vieja intención de desvincular la gestión estatal de la política: es inviable. El Estado, en sí mismo, es un reflejo de la política. Así debe ser. Colocar CEO en los principales puestos de dirección del gobierno nacional es también una definición profunda de política.

En la misma línea de reducir la participación estatal, aun con incumplimiento de la ley, Macri ratificó que no convocará a paritaria nacional docente, porque la fijación del salario “corresponde a cada gobernador, los docentes son empleados provinciales”. Sostuvo: “Es obvio que tenemos un problema de calidad de la educación pública argentina. Claramente no hay igualdad de oportunidades si no hay educación pública de calidad.” Una definición no exenta de sarcasmo, ya que al dejar el nivel de salarios docentes a lo que puedan pagar las provincias, la educación de las regiones más pobres sufrirá significativamente, destruyendo la supuesta “igualdad de oportunidades” que tanto alaba Macri. Un sarcasmo que se refuerza al decidir, a través de un DNU, la eximición a los colegios privados del pago de contribuciones patronales hasta fin de año para limitar el aumento de las cuotas. Un paso más en el intento de destruir la escuela pública.

La economía no despega

Resultó impactante el dato de la facturación de supermercados para febrero, que evidenció un aumento de sólo el 16,3% comparado con el mismo mes del 2016. Un guarismo muy por debajo de la inflación que se ubicó en el 35,6% según el IPC CABA (el Indec no publica datos para este período). El enfriamiento llegó a la CABA, con un incremento interanual de la facturación del 13,8%, al Gran Buenos Aires (15,5%, similar al guarismo de las provincias del Norte), y una suba de apenas el 8,9% para el grupo de Catamarca, La Rioja, San Juan y San Luis. Una evolución desigual que refuerza los efectos nocivos del derrumbe del consumo. Si tomamos las cifras de empleo publicadas por el Indec, se observa una destrucción de 68.314 puestos de trabajo privados en 2016 (midiendo el cuarto trimestre de cada año). La reducción más significativa se produce en la industria (46.728 puestos), seguida de la construcción (35.289), con algunos sectores con un leve crecimiento como los servicios sociales y salud, y el comercio.Las empresas muy grandes (más de 1000 asalariados) fueron las responsables del 73% de la merma, mientras que las que poseen entre 51 y 200 trabajadores perdieron el 19% del total. Un panorama laboral preocupante.

La recuperación que no arranca también es recogida por analistas y organismos internacionales. En esta oportunidad, el FMI revisó a la baja la proyección de crecimiento de la economía argentina para 2017, con un nuevo pronóstico del 2,2 por ciento. Respecto de la inflación, estimó un incremento del 21,6% para este año, bastante por encima de la meta del BCRA fijada entre el 12 al 17 por ciento. No obstante, Dujovne ratificó las metas de inflación, y comentó su postura.

El INCAA

El proyecto de Reforma Tributaria en el que trabaja Dujovne tiene como base un documento de FIEL de agosto de 2015, denominado “El sistema tributario argentino. Análisis y evaluación de propuestas para reformarlo”. Allí se sugiere eliminar varios impuestos de bajo potencial recaudatorio y que, en algunos casos, financian fondos con asignación presupuestaria específica. Incluye, entre otros:

• “El impuesto de 10% a las entradas de cines y videogramas grabados.” El gravamen se destina al Fondo de Fomento Cinematográfico administrado por el INCAA.

• “El impuesto a los servicios de comunicación audiovisual que tiene alícuotas variables por actividad” (más conocido como canon, uno de cuyos principales aportantes es el Grupo Clarín). Un 25% de este tributo se destina al INCAA, y el resto a otras actividades culturales y al fomento de la comunicación audiovisual.

Es imposible no relacionar esta modificación, a la luz de los sucesos en el INCAA, con la remoción de su titular (cuya designación fue consensuada con los representantes de la industria cinematográfica) y su reemplazo por un exfuncionario de Clarín. Se entiende entonces el enérgico repudio de directores de cine y artistas. Puede pensarse que sería una concesión más para sostener el blindaje mediático.

Nota publicada en Tiempo Argentino el 23/04/2017

Repudio a las agresiones contra la gobernadora Alicia Kirchner y la exPresidenta Cristina Fernández

Comentá »

Los hechos ocurridos ayer en la ciudad de Río Gallegos, donde un grupo de manifestantes accedió a los patios internos de la residencia de la gobernadora, provocando destrozos en vidrios, puertas, la instalación de gas e intentando ingresar violentamente a la vivienda en la que se encontraban la gobernadora Alicia Kirchner y la exPresidenta Cristina Fernández junto a su nieta de 18 meses, son de una profunda gravedad institucional.
Esta situación de violencia contra 5 mujeres y una menor que se encontraban en la residencia oficial de la gobernadora se da en un marco de asfixia hacia la provincia de Santa Cruz por parte de la administración Macri.
Desde el Partido Solidario exigimos a la administración nacional que se haga responsable por la seguridad tanto de la gobernadora como de la exPresidenta y su familia y que motorice de manera urgente el auxilio económico para la provincia de Santa Cruz.

¿Bicicleta financiera para frenar la inflación?

Comentá »

Tiempo Argentino | Opinión

Por Carlos Heller

Si bien su resultado ya era esperado, los datos oficiales de inflación causaron gran impacto en la semana. El índice de precios al consumidor del Indec arrojó un 2,4% para marzo, y un valor para el primer trimestre del 6,3%. La principal preocupación es que los alimentos y bebidas crecieron un 3% en marzo, con un fuerte impacto sobre las clases de menores ingresos. No obstante, el índice de la CABA para el mismo mes registró una suba del 2,9%, mientras que los precios de Córdoba se incrementaron un 3,4% y los de Mendoza un 3,6 por ciento.

Llamativamente, la inflación del Indec cubre el área de la CABA y del Gran Buenos Aires. Ante metodologías que no deberían ser muy diferentes, y dado que la inflación de la CABA fue mayor a la del Indec, debería deducirse que hubo deflación en el Gran Buenos Aires, algo que no parece que refleje la realidad. Sin duda, hay mucho por mejorar en las estadísticas del actual Indec. La principal alarma es que los aumentos de la inflación núcleo (que excluye los productos estacionales y los bienes y servicios regulados) de las ciudades citadas son muy cercanos a los índices generales, lo que indica que los precios no responden solo a las subas de tarifas, sino que se han extendido a una gran variedad de bienes y servicios. En términos de inflación mensual anualizada, los datos de los índices generales de marzo oscilan entre el 33% del Indec y el 53% de Mendoza, lejísimo de la meta del BCRA del 17% máximo.

Suelo sostener que la inflación es un fenómeno impulsado en gran medida por la puja distributiva. Bajo este concepto, el gobierno intenta avanzar en esta puja imponiendo techos a los salarios. Pero en estos meses los precios están incididos por las tarifas de los servicios públicos y de los bienes regulados (nafta, sistemas de salud o educación privada), y por el impacto que tienen estas en los costos de la mayoría de los bienes y servicios. Debe destacarse que también están incididos por la ampliación de los márgenes de ganancias de las empresas, en especial en los mercados concentrados. En este contexto, una baja de la inflación solo se lograría con una muy fuerte recesión. Una perspectiva poco alentadora.

Para el BCRA y los postulados neoliberales que sustenta este gobierno, la inflación es un fenómeno monetario. De allí que hace 15 días el Banco Central elevó el interés de las Lebac en el mercado mediante sus abundantes compras, anticipando de esa forma el incremento de las tasas de política monetaria que se realizó el martes pasado. La tasa de referencia subió 1,5 puntos, del 24,75% al 26,25 por ciento.

Con esta política el BCRA logra dos objetivos: retirar dinero del mercado –mediante la colocación de Lebac– y dar un mensaje contundente para incidir sobre las expectativas, subiendo la tasa.

Esta medida impacta sobre la economía por varias vías. Por un lado, aumenta la tasa de referencia y, por lo tanto, se verán incrementadas las tasas de interés para los préstamos, dificultando aún más la producción. La menor cantidad de dinero circulante también impactará en la actividad económica.

El stock de Lebac se duplicó desde el inicio del gobierno de Macri, llegando en la actualidad a los $ 611 mil millones. Pero pocos saben que ese incremento se debe casi exclusivamente a los inversores privados no bancarios: en números redondos, los bancos prácticamente no aumentaron sus tenencias de Lebac. En este contexto, la suba de tasas tiene efectos sobre el tipo de cambio. La mayor tasa hace más atractivas las Lebac para los inversores externos que liquidan dólares para pasarse a pesos y comprarlas. Obtienen rendimientos en dólares extraordinarios. Esa mayor liquidación de dólares para comprar Lebac incide en el tipo de cambio, reduciendo el valor del dólar y apreciando nuestra moneda. Es una nueva versión de la “bicicleta financiera”. Los capitales externos especulativos, agradecidos.

Hay trascendidos acerca de que una parte del arco oficialista no está de acuerdo con esta suba de la tasa de política monetaria, ya que podría ralentizar o frenar el supuesto “despegue” de la economía que el gobierno trata de promocionar. En este aspecto, la aceleración de la obra pública ya ha marcado algunos crecimientos puntuales en la actividad de la construcción y en el acero, aunque esta política tiene escasos efectos multiplicadores en el resto de la actividad.

El gobierno de Mauricio Macri ya ha demostrado que el corto plazo le interesa, pensando en llegar con la mejor situación a las elecciones de medio término. Lo ha confirmado con la postergación del mayor peso de los aumentos tarifarios para noviembre de este año y abril del siguiente. El llamado gradualismo encubre una cínica postura electoralista: la profundización del ajuste se deja para después de los comicios.

Este aumento de tasas de referencia impactará negativamente sobre la producción, a la vez que fomenta la especulación financiera, sin necesariamente tener un efecto importante sobre la reducción de la inflación. Una posibilidad perturbadora.

Apoyos y alertas de amigos externos

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, expresó en la semana: “En las economías avanzadas, las perspectivas han mejorado gracias al fortalecimiento de la actividad manufacturera”. Un dato al que podría prestar atención Macri, quien fomenta la primarización de la economía argentina.

No obstante, Lagarde observa “claros riesgos a la baja: la incertidumbre política, a la que no escapa Europa; la amenaza del proteccionismo que se cierne sobre el comercio mundial; y la desmejora de las condiciones financieras mundiales que podría desencadenar salidas de capital perturbadoras desde las economías emergentes y en desarrollo”. Otra mención que debería tomar en cuenta Macri ya que nuestra economía está recibiendo grandes flujos de capitales especulativos y una reversión de esa tendencia afectaría gravemente las reservas.

Para la titular del FMI, “detrás de estos problemas a corto plazo se esconde una débil tendencia de productividad que sigue siendo un poderoso freno al crecimiento vigoroso e inclusivo, en gran medida debido al envejecimiento de la población”. Esta referencia a los problemas causados por el envejecimiento de la población (dato que debería ser evaluado positivamente) es una continua reiteración de Lagarde. Las propuestas en este aspecto se resumen en aumentar la productividad y la educación en la edad avanzada. Conociendo al FMI, el objetivo implícito de esta propuesta sería prolongar al máximo la edad para jubilarse y además convertir en emprendedores a los jubilados, para compensar las bajas pensiones que obtendrán por los ajustes propuestos por el Fondo.

En forma coincidente, Marisol Argueta, la directora para América Latina del Foro Económico Mundial, reflexiona sobre qué es lo que puede aportar América Latina al comercio mundial: “Tenemos vastos recursos naturales y es importante que podamos ir cambiando nuestra oferta exportable de materias primas. Debemos empezar a trabajar en la forma de industrializarlas para ir subiendo en la cadena de valores”. Es la tesis de Macri, de convertir a Argentina en el “supermercado del mundo”.

Argueta también promueve la flexibilización laboral. Bajo el concepto de la “transformación del empleo” en el marco de la “cuarta revolución industrial”, expresa descarnadamente: “Los empleados tienen que ir ajustándose de acuerdo a la demanda”.

Las recomendaciones provienen de personas e instituciones de referencia para las políticas del gobierno nacional. Pueden considerarse entonces como un anticipo del duro futuro que nos espera en Argentina si se consolida este modelo.

Nota publicada en Tiempo Argentino el 16/04/2017

 

You need to log in to vote

The blog owner requires users to be logged in to be able to vote for this post.

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.

Powered by Vote It Up