Notas con la etiqueta ‘Crisis Internacional’

La guerra de monedas y el G-20

Comentarios (1) »

guerra-de-monedasAcaba de finalizar la Cumbre del G-20 en Seúl, Corea del Sur, y puede decirse que no se ha avanzado mucho más que en otras cumbres, ratificando las políticas neoliberales y avanzando en regulaciones del sistema financiero que no van a la médula de los problemas sistémicos. Si bien esta cumbre se desenvolvió dentro de lo que se ha dado en llamar la “guerra de monedas”, éste es un calificativo nuevo para un viejo tema, presente aun antes del inicio de la grave crisis internacional, a fines de 2007, vinculado con los desbalances globales y el impacto que estos tienen sobre los tipos de cambio. También puede decirse que los países en desarrollo van teniendo mayor voz en estas cumbres, aunque aún siguen primando las orientaciones de los países centrales.

El término “guerra de monedas” fue acuñado por el ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega, y puesto en la agenda internacional por ese país. Su presidente, Luiz Inácio Lula da Silva, lo explicó bien antes del inicio de la Cumbre: “El mundo va a la quiebra si los países ricos no fomentan el consumo”. Los países desarrollados no fomentan el consumo porque están ajustando, según las recomendaciones del FMI, tienen déficit fiscales que deben reducir y tratan de compensar esta debilidad a través del comercio exterior.

Las recomendaciones de la Cumbre en esta materia no resultaron novedosas, puesto que recogieron la mayoría de las observaciones de la reunión de ministros de finanzas y presidentes de bancos centrales que se realizó en octubre último.

Como toda declaración, la de la Cumbre de Seúl comienza por cuestiones generales al expresar que “los pasos concretos que hemos dado permitirán asegurar que estamos mejor preparados para prevenir y, si es necesario, superar futuras crisis”. Creo que los líderes son optimistas en este aspecto, ya que no se dieron grandes cambios en el sistema financiero mundial para evitar problemas. El reciente incremento en las tasas cobradas a la deuda soberana irlandesa y los temores de que se extienda a otros países mediterráneos confirman la inestabilidad financiera que aún existe. En el comunicado los mandatarios sostienen: “Estamos comprometidos a poner el empleo en el centro de la recuperación, proveer protección social y un trabajo digno”. Esta frase choca frontalmente con la realidad, con las variadas medidas de ajuste que se están tomando, desde recortes salariales a cambios negativos para los trabajadores en los sistemas de pensiones, medidas que pueden ser resumidas en la reciente decisión de Gran Bretaña de producir un drástico recorte a las ayudas a desempleados.

Respecto de los equilibrios macroeconómicos, se decidió “incrementar la estabilidad de los mercados financieros, en particular avanzando hacia tipos de cambio más determinados por el mercado, aumentando su flexibilidad para reflejar los fundamentos económicos subyacentes y absteniéndonos de adoptar devaluaciones competitivas”. Queda claro que esta premisa es totalmente contraria a la política de tipo de cambio flotante administrado que implementa nuestro Banco Central. Un compromiso que está asociado al anterior de libre flotación de monedas, se basa en que “las economías avanzadas, incluyendo aquellas con divisas que ejercen papel de reserva, estarán atentas frente a la volatilidad excesiva y movimientos bruscos de los tipos de cambio”. Sin embargo, este compromiso está lejos de cumplirse, y el principal infractor es Estados Unidos, con su abismal emisión monetaria que está inundando de dólares el mercado, y que se intensificará, dado que ya comenzó a poner en práctica la compra de hasta seiscientos mil millones de dólares de bonos del Tesoro.

Seguir leyendo

Europa, ideología y realidad

Comentarios (5) »

europa-ideologia-y-realidadMuchos de los problemas que aquejan a Europa son de vieja data, como la falta de competitividad de su sector agrícola que exige cuantiosos subsidios cuya continuidad frena las negociaciones comerciales que encaran tanto en la Organización Mundial de Comercio (OMC) como con el Mercosur.

Otros son más nuevos y están vinculados con las burbujas de activos, inmobiliarios y financieros, que se gestaron junto con la globalización que dio origen a la fabulosa crisis por la cual todavía el mundo desarrollado está atravesando, en medio de una gran fragilidad financiera.

La actual escalada de sucesos y medidas que afectan a los países europeos está fuertemente vinculada con sus deudas soberanas y con el interés de los grandes bancos, especialmente alemanes y franceses, que no desean ver sus activos bajo ninguna presión y, mucho menos, tener que castigar parte de estas deudas.

La sucesión de eventos, que también podría definirse como contagio, fue vertiginosa.

A fin de abril, la crisis se centraba casi exclusivamente en los problemas de deuda de Grecia. En ese momento se estudiaba una ayuda financiera por cuarenta mil millones de euros. Días después, la ayuda a Grecia terminó alcanzando los 110 mil millones de euros y, además, se gestó un paquete de ayuda para toda la Eurozona por 750 mil millones de euros.

Este salvataje se instrumentó cuando la situación empeoró debido al contagio hacia países como España y Portugal y producto de la inacción de distintos estamentos comunitarios, en especial del Banco Central Europeo, que demoró demasiado en comenzar a comprar deuda en problemas de países europeos e incursionar, tibiamente, en la compra de deuda privada. En el transcurso, la volatilidad de los mercados fue muy alta, y el euro se depreció 7,4 por ciento durante mayo. Además de Grecia, tanto España como Italia, Alemania, Gran Bretaña, Irlanda y Portugal anunciaron recortes, de mayor o menor intensidad, en el gasto público para este año y el próximo, mientras que Francia congeló su gasto.

En muchos casos, los recortes se orientan a la reducción de los salarios de los empleados públicos y de las pensiones jubilatorias, mayor flexibilización laboral, recortes en los gastos sociales y mayores impuestos inequitativos como el IVA, que se eleva a tasas muy altas. Grecia lo estableció en el 23 por ciento (con respecto al 19 anterior de la crisis), mientras España lo aumentó dos puntos, al 18 por ciento.

Seguir leyendo

La desconexión de los mercados con la economía real

Comentarios (8) »

mercados-y-economia-realLas medidas de ajuste que han tomado la mayoría de los países, algunos con déficit fiscales muy grandes como España, Portugal, Inglaterra, y otros con números más holgados pero que ajustan menos, como Alemania, o que congelan el gasto, como Francia, generan un problema de un imaginario de reducción de la actividad económica real. Esto significa que se le da una importancia exagerada a los llamados mercados de capitales y a la liberalización de esos mercados, es decir, a que se puedan manejar sin traba alguna.

Un ejemplo concreto de esto son los pozos que se produjeron hace unas semanas en las bolsas de todo el mundo debido a que la canciller alemana Ángela Merkel puso algún freno en la especulación y prohibió, por diez días, operaciones altamente especulativas que apuntaban a la caída de los mercados. Los mercados no quieren ser regulados,  y lo más curioso es que hasta los analistas de las caídas citan su origen en las suposiciones acerca de que otros países europeos sigan los pasos de Alemania. Dicen que estas medidas arrastran a los recintos a nuevas pérdidas.

La desconexión absoluta que hay entre los mercados y el resto de la economía, y de cómo los llamados mercados son básicamente movidos por la especulación y no por la economía real es lo que me hace pensar que, como nunca, necesitamos de un Estado activo como respuesta a esa supuesta falta de autorregulación de los mercados. Si queremos una economía donde los valores de las cosas tengan que ver con el costo de producción, con la demanda real de la gente, con las necesidades insatisfechas, y que la cantidad de moneda que circula tenga que ver con el volumen real del producto, vamos a necesitar un poco de regulación sobre la especulación.

Fortalecer el mercado interno debe ser una decisión política

Comentarios (11) »

mercado-internoMucho se habla sobre los efectos que la crisis europea pueden tener en Latinoamérica. Lo cierto es que hasta el Fondo Monetario Internacional y el Banco Interamericano de Desarrollo acuerdan en que la región mejor posicionada en este momento es América Latina, ya que la discusión gira alrededor de las políticas que harán crecer a la región, mientras que en Europa se debate sobre cómo contener la crisis.

El problema con la crisis europea es que si bajan los sueldos, los subsidios y las jubilaciones, la gente va a consumir menos. Si la gente consume menos estamos frente a dos realidades: por un lado, las empresas de Europa van a tratar de buscar lugares donde colocar sus excedentes; al mismo tiempo van a comprar menos de otros lados; a la vez que terceros países que le vendían a Europa se van a poner más agresivos en la búsqueda de nuevos mercados. Es decir, si se achican los compradores o se achica la producción, tendremos una puja en dos planos: el de los intereses de los grupos económicos, y el de los intereses del estado.

Creo que las políticas que se están llevando a cabo en la región, y en nuestro país en particular, de apoyarse sustancialmente en el fortalecimiento del mercado interno son las correctas. La ecuación es directa: si le damos más plata a los que no tienen para que consuman, se genera demanda, y esa demanda genera empleo, ingresando en un círculo virtuoso.

Ya lo han dicho tanto Lula como nuestra presidenta: que estas crisis se resuelven con acuerdos políticos que están más allá de los intereses comerciales, porque si dejásemos al mercado librado, por ejemplo, a la diferencia de potencia que tiene Brasil respecto a la Argentina, o a la que tiene China respecto a la Argentina, nos sería muy difícil sobreponernos.

Para construir nuestro destino económico, debemos hacerlo sobre la base de una fuerte acción política que permita generar acuerdos dentro de los márgenes de las convenciones internacionales a las que estamos sujetos, como la Organización Mundial del Comercio. No hay que olvidar que en el medio de la puja entre los intereses económicos y los del estado, están los empresarios que quieren hacer su negocio. Es por ello que no se puede dejar que el mercado decida lo que se vende y lo que se compra, sino que es necesario poner en juego una gran vocación política para lograr armonía.

La integración latinoamericana en el marco de la crisis internacional

Comentarios (7) »

latinoamericaEl 9 de junio pasado, participé como panelista junto al Canciller argentino, Jorge Taiana de la conferencia “La integración latinoamericana en el marco de la crisis internacional” en la Sala Solidaridad del Centro Cultural de la Cooperación “Floreal Gorini”.

La pregunta disparadora fue ¿En qué nivel se encuentra el proceso de integración en Sudamérica y qué perspectivas se avizoran cuando la crisis global golpea también en nuestra región?

A partir de ella nos referimos al contexto internacional actual, su complejidad, sus desafíos y el impacto de la crisis en América Latina, así como a las particularidades del proceso que al respecto está viviendo actualmente la Argentina.

En este apartado quiero compartir con ustedes las temáticas desarrolladas en la conferencia, constituidas por:

• En busca de una identidad común (Carlos Heller)
• Multipolaridad internacional e integración regional (Jorge E. Taiana)

Les adjunto el archivo completo de la conferencia “La integración latinoamericana en el marco de la crisis internacional”.

Bajar Documento Completo

 

You need to log in to vote

The blog owner requires users to be logged in to be able to vote for this post.

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.

Powered by Vote It Up