Mis hijos y mis nietos

Comentarios (14) »

Quiero compartir con ustedes imágenes de mis hijos y mis nietos, para que puedan conocer un poco más sobre mi vida.

Tiempo con mis Amigos

Comentarios (9) »

Me gusta compartir tiempo con amigos, si bien mi actividad diaria en el banco ocupa gran parte de mi tiempo, los fines de semana intento organizar los encuentros. Soy el que se encarga de llamar a todos y ratificar que nos juntamos.

Hace años todos los sábados tengo una columna en el programa de Eduardo Aliverti, después de la radio generalmente me junto con una barra de amigos para almorzar.

Nuestros almuerzos son una especie de Polémica en el bar, cada uno tiene un personaje y los temas son política, economía y fútbol.

Son almuerzos largos, de una a cuatro y media; no por lo que comemos sino por lo que hablamos.

Son momentos que disfruto mucho.

Doña Amada, mi vieja

Comentarios (8) »

Doña MadaUna mujer en la historia que marco mi vida fue Perla Lis, más conocida por su apodo Doña Amada, mi vieja.

Ella trabajaba en el taller a la par de mi viejo, en general se encargaba de la limpieza y atención de los clientes, pero muchas veces terminaba pintando los automóviles reparados y arreglando sus capotas.

Cuando nos mudamos a Buenos Aires prefirió dedicarse a la costura, en especial la de la familia e inclusive no me compre un traje hasta no hace muchos años, ya que ella los confeccionaba. Era muy hábil.

Siempre le interesó la política, fue militante social y política durante casi toda la vida, al igual que mi papá.

Era bravísima y peleaba por sus hijos. Una de las primeras imágenes que tengo sobre mi vida es cuando yo tenía alrededor de 3 años y medio, un médico dijo que no podrían operarme y quitarme una hernia porque estaba muy avanzada -no hay que olvidar que esto ocurría hace más de 60 años-.

A mi madre le debo doblemente la vida, pues peleó muchísimo y logró que me operaran. Durante el pos operatorio me instalaron en una sala grande, junto a mi cama había un hombre al que le amputaron la pierna, no podía moverme y durante todos  esos días mi vieja no se movio de mi lado, estuvo junto a mi  dandome su apoyo como a lo largo de mi vida

Falleció hace poco, con casi 100 años, era un personaje fenomenal, le tengo admiración y mucho agradecimiento.

Sergio, Silvia y Carlos

Comentarios (7) »

Sergio, Silvia y Carlos mis nietos

 

 

 

 

 

Pienso que nada es más importante que tener hijos, te cambian la vida. Tengo tres hijos, dos de mi primer matrimonio y uno del segundo. El nacimiento de cada uno de ellos tiene un significado muy importante en mi vida.

Sergio y Silvia son los nombres de mis dos primeros hijos, los tuve con Ester, con quien me casé cuando comenzaba mi tránsito por el cooperativismo financiero en Florida. Unos 18 años más tarde llegó el divorcio, pero el amor regresó a mi vida de la mano de Patricia con quien volví a formar pareja. Con ella vivo desde hace 26 años y tuvimos a Carlos, mi último hijo.

Además tengo cinco nietos que me dieron Sergio y Silvia: Pablo, Mathias, Natalia, Sol y Martín. Tengo una relación fantástica con todos ellos, aunque me critico que les dedico poco tiempo. Soy un abuelo atípico, porque en general los abuelos están retirados y tienen tiempo para ir a la plaza pero la propia dinámica de mi actividad hace que tenga poco tiempo libre para estar con ellos.

Recibo mucho cariño de su parte, mis hijos se encargan de que así sea, pero tengo muy pocas chances de estar con mis nietos. Aunque creo que tengo mucha suerte porque mis hijos me acompañan bastante.

También me esfuerzo en sostener una relación rica con mi hijo Carlos, que es con quién tengo una diferencia de edad importante. Creo que la sobrellevamos bien. El fútbol jugó un papel importante en ese sentido. Él es socio de Boca Juniors desde antes de nacer y siempre vamos a la cancha juntos.

Mi viejo

Comentarios (11) »

Mi viejo, José Heller, era mecánico e integraba una familia de 12 hermanos, ocho varones y cuatro mujeres.

Por anécdotas en la mesa familiar supe que siendo muy joven trabajó para Vialidad abovedando caminos, en mantenimiento en algunas estancias y en un astillero bonaerense.

Luego se estableció en Entre Ríos donde armó su primer taller mecánico. Él trabajaba no sólo con automóviles, también con tractores y otras maquinarias rurales.

Era una época en la que todo se reparaba, no se utilizaban repuestos. Mi padre era un verdadero artesano.

Un día decidió abrir un taller mecánico con dos de sus hermanos en Buenos Aires, y cuando yo tenía 9 años nos mudamos.

Cuando pienso en él siento admiración y agradecimiento porque al igual que mi madre fueron personas que lucharon mucho y tuvieron grandes convicciones que nos transmitieron a lo largo de la vida.

 

You need to log in to vote

The blog owner requires users to be logged in to be able to vote for this post.

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.

Powered by Vote It Up