TiSA vs. Nuevo Banco de Desarrollo: dos propuestas antagónicas

Comentarios (1) »

brics-1

Por Carlos Heller. Los bancos centrales del bloque BRICS apuestan al Nuevo Banco del Desarrollo, mientras que los países centrales al libre comercio de servicios, llamado TiSA.

Los bancos centrales del bloque de países conocido por el acrónimo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) culminaron el 7 de julio pasado un acuerdo que regula el funcionamiento del Nuevo Banco de Desarrollo (NBD) y el fondo de Reservas de Contingencia. El mismo fue calificado por la titular de la CEPAL, Alicia Bárcena, como ”el acuerdo financiero multilateral más importante desde la creación de Bretton Woods”.

El objetivo del banco, que cuenta con un capital inicial de 50.000 millones de dólares que luego se ampliaría a 100.000 millones, y cuyos miembros dan cuenta del 27% del PIB global, será la financiación de proyectos de desarrollo de envergadura en los países del bloque. En tanto, el fondo de reservas (por otros 100.000 millones de dólares) se utilizará para conceder préstamos a los países participantes en caso de que surjan problemas de liquidez en dólares. De esta forma, los BRICS buscan establecer alternativas a las instituciones hegemónicas tradicionales, como el Fondo Monetario Internacional o el Banco Mundial, y transformarlas en fuentes de financiamiento desde una visión más inclusiva, continuando la búsqueda de mayores grados de independencia financiera respecto de las grandes potencias.

Los países centrales, por su parte, no se quedan atrás. Un ejemplo de ello son las negociaciones que comenzaron en marzo de 2013, encaminadas a un eventual acuerdo de libre comercio de servicios denominado TiSA, según sus siglas en inglés. Dentro de los posibles miembros se encuentran la Unión Europea, Estados Unidos, Japón, Australia, Canadá, México, Uruguay, Costa Rica, Paraguay, Colombia, Chile y Perú, que en su conjunto representan el 75% del comercio mundial de servicios.
El proyecto fue blanco de duras críticas en todo el mundo, no solo por la opacidad de sus negociaciones sino también por el contenido de la información clasificada que dio a conocer Wikileaks. Sin embargo, no hace falta acudir al proyecto para obtener una idea de los lineamientos generales del mismo.

Según uno de los documentos sobre el tratado que dio a conocer oficialmente la Unión Europea, el TiSA propone ir más allá del GATS (Acuerdo General sobre el Comercio de Servicios), institución creada a mediados de los noventa dentro de la órbita de la Organización Mundial de Comercio (OMC), al establecer una disciplina horizontal de “trato nacional” a todos los sectores de servicios. De esta forma, según lo señalado en uno de los borradores del tratado, se espera que los gobiernos nacionales permitan el ingreso de capitales privados provenientes de otros países miembros, a los sectores de salud, educación y provisión de agua potable. El acuerdo restringe la facultad de los Estados de regular a los proveedores de estos servicios, lo que generaría serias limitaciones de acceso a los mismos por parte de los estratos más vulnerables de las poblaciones. Sería el caso de los hospitales públicos por ejemplo, los que competirían mano a mano con los privados sin posibilidades de recibir ningún tipo de subsidio gubernamental encareciendo progresivamente el uso de los mismos. Algo similar ocurriría con el sector educativo.

Claro que dentro de las excepciones se establece que la Unión Europea tiene el derecho a “regular e introducir nuevas normativas en la oferta de servicios” dentro de sus fronteras para cumplir con “objetivos de política pública” mientras que las leyes y requerimientos laborales en esa región continuarán aplicándose.

La posición estadounidense es muy similar a la europea. Basta solo con visitar la página web de la Secretaría de Comercio de ese país donde, bajo el título “Apoyando el empleo estadounidense a partir de la exportación de servicios” se define al TiSA como una contribución a la expansión de las exportaciones de servicios y a la creación de empleo en un sector donde EEUU es “el líder mundial”.
Lo llamativo es que en ninguna parte del borrador se menciona a los países en desarrollo y los posibles impactos que pudiera tener la apertura de sus sectores de servicios hacia el resto del mundo. No es casualidad. Como ya viene ocurriendo en el mapa del comercio mundial, la retórica del librecambio rige fronteras afuera de los países más poderosos con el objetivo de obtener nuevos mercados en los países periféricos para la colocación de sus bienes y servicios, pero sin desproteger sus industrias internas.

Las palabras del Papa Francisco hace unos días en el hermano país de Bolivia parecieran ser apropiadas en este caso, ya que justamente el pontífice lamentó la existencia de “nuevas formas de colonialismo que afectan seriamente las posibilidades de paz y de justicia” y que “adoptan distintas fachadas como algunos tratados de libre comercio y la imposición de medidas de austeridad que siempre ajustan el cinturón de los trabajadores y los pobres”. Las mismas concuerdan con las declaraciones del ministro de Relaciones Exteriores de nuestro país, Héctor Timerman, quien indicó estar a favor de este tipo de acuerdos, siempre y cuando sean beneficiosos para ambas partes y que no sacrifiquen ni un solo puesto de trabajo en Argentina.

Cabe destacar la férrea posición negociadora que ha demostrado nuestro país durante los últimos años, orientada a priorizar el bienestar nacional ante cualquier intento de las grandes potencias de imponer tratados en beneficio de sus capitales privados. Una conducta que a veces no se replica en algunos países vecinos que otorgan una mayor ponderación a la rentabilidad que pudieran obtener los grandes conglomerados empresarios con consecuencias que no siempre juegan a favor del bienestar de las poblaciones.

Publicada el 26 de julio de 2015 en El Destape Web.

Las corporaciones, presentes ante la inacción opositora

Comentarios (1) »

democracia-o-corporacionesLas dificultades que presenta el contexto global afectan de forma transversal a todas las economías de la región, que vienen sufriendo los impactos del menor comercio mundial, y la reciente baja en los precios de las materias primas.
En Chile, por ejemplo, se han conocido este mes los datos de la actividad económica, que en el tercer trimestre del año muestran un crecimiento del 0,8% interanual, el valor más bajo de los últimos cinco años. A su vez, merece una consideración especial la situación de Brasil, que para el Fondo Monetario Internacional crecería un 0,3% en 2014, mientras que para 2015 las proyecciones se encuentran en el 1,4%, un valor sin dudas moderado.
Siguiendo con Brasil, lo ocurrido en la fase previa y posterior a las elecciones presidenciales constituye un interesante ejemplo de las fuertes presiones que ejerce el establishment para definir y gestionar los resortes de las políticas públicas más importantes. Una muestra de ello fue la decisión adoptada por el Banco Central, a fines de octubre, de elevar al 11,25% la tasa de referencia de la política monetaria para contener las expectativas inflacionarias derivadas de la depreciación del real, la cual era alimentada desde los propios mercados financieros.
Igualmente, la noticia más relevante se conoció esta semana, con el nombramiento de Joaquim Levy como futuro ministro de Hacienda, un hombre del riñón de las finanzas, doctorado en la Universidad de Chicago, quien ya afirmó que la meta de superávit primario “es fundamental para reactivar el crecimiento”, un típico razonamiento neoliberal. Levy omite mencionar intencionadamente que Brasil ha mostrado en la última década un crecimiento de los más bajos de la región, y que precisamente ello se debió a la utilización de esquemas macroeconómicos como el de metas de inflación, que derivó en altas tasas de interés, fuerte apreciación cambiaria y pobres niveles de inversión interna.
En cuanto al impacto económico sobre nuestro país, cabría esperar un real con una depreciación más acotada, y quizás una apreciación, algo que en principio favorece la competitividad de nuestros bienes, aunque por el otro lado el recorte fiscal y una menor competitividad externa tenderían a generar un menor crecimiento en Brasil y por ende una menor demanda de nuestras exportaciones.
En Argentina, toda esta situación contribuye a configurar un cuadro de restricción externa en el que también hacen su aporte el conflicto con los fondos buitre y los comportamientos especulativos montados alrededor de la cotización del dólar. El marco sirve para explicar el pulso de una coyuntura que da muestras de amesetamiento en el nivel de actividad, con reducción del superávit comercial y un ligero aumento del desempleo. De todas formas, hay que resaltar que los niveles de producción y ocupación continúan siendo elevados, lo cual echa por la borda la sensación de crisis inminente que los grupos dominantes pretenden instalar con miras a las próximas elecciones presidenciales.
En atención a esta coyuntura, el último jueves funcionarios de los gobiernos de Argentina y Brasil participaron de un encuentro para trabajar en “el fortalecimiento de la agenda bilateral y acordaron mantener reuniones periódicas mensuales para avanzar en la integración entre ambos países”, según consta en un comunicado del Ministerio de Economía argentino. Allí se resaltó que “la estrategia conjunta de integración productiva es el mejor camino para que ambos países beneficien a su producción industrial y el comercio”. No deja de ser una buena noticia, ya que implica la continuidad de un proceso conjunto y necesario de profundización de instituciones y políticas de Estado, con un horizonte de largo plazo, algo que requiere necesariamente la planificación estatal y no la quimera de la libertad de mercado.

INSTANTÁNEAS EMPRESARIAS. Este jueves se llevó a cabo una nueva reunión del Foro de Convergencia Empresarial, con la presencia en primera fila de los principales líderes de la oposición, quienes parecen competir para obtener la bendición del capital concentrado. A diferencia del Coloquio de IDEA, realizado en octubre, y en el que prevalecieron las críticas al gobierno nacional, esta vez el eje buscó trascender la discusión coyuntural y dejar plasmado qué se espera del próximo gobierno constitucional. La línea que atravesó el evento fue casi idéntica a la que el Foro bajó en su documento “Bases para Formulación de Políticas de Estado”, donde sostenía: “Las propuestas de políticas de Estado en las que estamos trabajando podrían ser implementadas por cualquiera de las fuerzas políticas que gobierne el país”, y de ahí que el argumento más repetido giró alrededor de la necesidad de fortalecer las instituciones, pero devaluando totalmente el valor de la política.
Por ejemplo, según Enrique Vaquer, de la Cámara de Comercio norteamericana en la Argentina (Amchan): “Necesitamos que los pesos y los contrapesos de la Constitución funcionen”, una frase aparentemente aséptica, pero que no dejaría de ser una alusión obvia a la disconformidad empresarial respecto de muchas de las iniciativas del gobierno nacional, entre ellas las leyes que regulan las relaciones de producción y consumo. En última instancia, expresa la línea de las solicitadas que, al momento de debatirse esas leyes, presentara AEA, asociación que las considera “un grave avasallamiento al ámbito de decisión propio de las empresas privadas” y por ello las tilda de “inconstitucionales”. En realidad, recurren a una lectura convenientemente sesgada de nuestra Constitución, reparando exclusivamente en el artículo 14, que en algunos de sus pasajes refiere al derecho a “ejercer toda industria lícita”, pero no dicen nada sobre el 14 bis, que habla de “la participación en las ganancias de las empresas, con control de la producción y colaboración en la dirección”, o del propio artículo 42, que alude a los derechos de usuarios y consumidores.
En esta línea fue clarificador también el titular de Shell Argentina, Juan José Aranguren, quien en el “Encuentro de los Líderes” en la Rural señaló que el “gobierno intentó domesticar al sector privado” y sostuvo: “Nosotros tenemos nuestras convicciones, siempre tratamos de defender nuestros derechos”, cuando en realidad podría interpretarse su frase como “el gobierno no dejó que lo domestiquemos”.
Por su parte, Luis Betnaza, director de Techint y vicepresidente de la UIA, sostuvo en el Foro que “en el próximo gobierno no va a haber un debate por aumentar el mercado o el Estado, sino que se va a tratar de liberar las fuerzas del mercado”. Esta concepción ideológica no debe ser pasada por alto, a la luz de la cruda historia que dejó la experiencia de los noventa, además de generar preocupación porque evidencia que se intenta condicionar desde ya al futuro gobierno.
Estas posturas proempresariales representarían un golpe de muerte a cualquier iniciativa como las que viene llevando a cabo el gobierno nacional desde el año 2003, en particular las que enfrentan los desafíos del contexto actual, que implican destinar más –y no menos– recursos hacia los sectores más desfavorecidos y hacia el consumo popular. Esta perspectiva de incentivo a la demanda se encuentra en las antípodas del ajuste neoliberal pregonado por las corporaciones y algunos miembros de la oposición, que de ser gobierno implementarían fuertes recortes del gasto social.
Al respecto, en la última convención anual de la Cámara Argentina de la Construcción (CAC), la presidenta Cristina Fernández habló de la importancia del plan de viviendas Pro.Cre.Ar y, haciendo alusión a los reclamos electoralistas de la oposición, instó a “definir claramente, de cara a la sociedad, quién financia y cómo se financia (la) infraestructura (que) es una obligación de todos los que pretenden conducir la Argentina”, y agregó que “es ahí donde comienzan a aparecer las diferencias con otras fuerzas políticas”.
Lejos de dar una respuesta, el alcalde Mauricio Macri prometió en el evento de la CAC que, de ser presidente, llevará adelante “el más ambicioso plan en materia de infraestructura de la historia argentina”. De hecho, acaba de presentar en la Legislatura porteña un proyecto varias veces rechazado para autorizar la construcción de un shopping en Caballito por parte de la empresa IRSA, que demanda cambios en la zonificación para beneficiar al negocio inmobiliario, y que de llevarse a cabo derivaría en un verdadero colapso de la vida barrial. Así, desde lo retórico Macri pretende ajustarse a la máxima de Carlos Menem: “Si decía lo que pensaba hacer no me votaba nadie.” Los pergaminos que decoran la gestión del PRO en la CABA son un testimonio suficiente para dar una idea cabal de su verdadero proyecto político.

Artículo publicado en el diario Tiempo Argentino el domingo 30 de noviembre de 2014.

La ONU eje económico y político de la semana

Comentarios (1) »

Escenario-global-y-region-sudamericanaEl hecho político y económico de la semana transcurrió en las Naciones Unidas, con los discursos de la presidenta Cristina Fernández en la 69º sesión de la Asamblea General y en el Consejo de Seguridad, potenciados luego con la resolución de condena a los fondos buitre aprobada por el Consejo de Derechos Humanos.
El discurso de nuestra presidenta fue valiente, acorde a la estadista que es, porque no sólo habló de los buitres, sino también de otros temas igualmente muy serios: la paz y el respeto a la libre determinación de los pueblos y el fracaso absoluto del uso de la fuerza como medio para resolver los problemas del terrorismo. Asimismo, expresó que el mundo no tiene solución mientras siga habiendo cinco países con poder de veto, y volvió a reclamar el acatamiento de Gran Bretaña a la resolución de la ONU sobre Malvinas. Sin duda, un discurso que escandalizó a los partidarios vernáculos de las “relaciones carnales” con EE UU, entre ellos Mauricio Macri, quien expresó que “no podemos estar peleándonos con todo el mundo”, mientras que el discurso de nuestra presidenta fue firme pero sin ningún agravio.
Cuando el Papa le escribe: ya que va a estar más cerca, ¿por qué no se viene a almorzar?, la invita a que pase por Roma, que no queda camino a Nueva York, indica una intencionalidad en brindar un apoyo a la postura argentina contra los fondos buitre. Este apoyo es coherente con los enunciados de la exhortación papal Evangelii Gaudium, (que algunos de sus seguidores locales deberían leer con atención) como por ejemplo que “mientras las ganancias de unos pocos crecen exponencialmente, las de la mayoría se quedan cada vez más lejos del bienestar de esa minoría feliz. Este desequilibrio proviene de ideologías que defienden la autonomía absoluta de los mercados y la especulación financiera”.
En la ONU, Cristina Fernández hizo referencia a su encuentro con Francisco: “Quiero traer el mensaje de construcción de la paz. Si queremos combatir al terrorismo, trabajemos para la paz”, expresó en momentos en que los países centrales planean resolver los problemas con la violencia de los bombardeos, y aclaró que “desde las grandes potencias se cambia con demasiada facilidad el concepto de amigo–enemigo, de terrorista– no terrorista”.
Respecto a los fondos buitre, agregó que  ”no sólo son terroristas los que andan poniendo bombas, también son terroristas económicos los que desestabilizan la economía de un país y provocan pobreza, hambre y miseria, a partir del pecado de la especulación”. En este aspecto, nuestra presidenta agradeció y felicitó a la Asamblea de la ONU por la  resolución  68/304 que decidió, por amplia mayoría, elaborar y aprobar un marco jurídico multilateral para los procesos de reestructuración de las deudas soberanas. Cristina además criticó severamente el fallo del juez Thomas Griesa y ratificó que nuestro país va a seguir pagando pese al acoso de los buitres, porque tiene voluntad y capacidad de pago. Sobre este tema, Griesa decidió aprobar nuevamente, por única vez, el pago de los bonos bajo legislación argentina, beneficiando principalmente al Citibank, e instó a auditar los bonos, cediendo a las presiones de los buitres. Estas decisiones exponen las fisuras del fallo, beneficiando la posición argentina, en medio de los aprietes de los buitres, que incluso se entrometen en nuestro país, a través de una solicitada llena de falsedades, agraviante hacia nuestro gobierno y nuestra presidenta, que la American Task Force Argentina publicó en medios hegemónicos locales.
Continuando con el discurso de Cristina, este coincidió en varios puntos del contexto internacional con el de Dilma Rousseff y otros líderes de la UNASUR. Esto indica la existencia de enfoques comunes, de acuerdos y de posicionamientos en el escenario internacional adecuadamente consensuados. Y en estos acuerdos, que son políticos pero también económicos, Cristina fue clara al afirmar que la multilateralidad es algo que se construye, para luego agregar que el poder de veto es desequilibrante en esa construcción e indicar que el único ámbito verdaderamente democrático es la Asamblea General, porque todos los países valen un voto.
Ese poder de veto de cinco países en el Consejo de Seguridad, o por vía indirecta en otros organismos financieros internacionales, es una rémora de la división del mundo posterior a la Segunda Guerra Mundial y no tiene nada que ver con este mundo de hoy, con la aparición de nuevos bloques, de nuevos jugadores con mayor peso internacional, de nuevos espacios de discusión como la UNASUR, la CELAC, el G77 o los BRICS.
La ya mencionada resolución de condena a los fondos buitre, impulsada por la Argentina en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, organismo de especial significación para este tema, es también una nueva muestra de multilateralismo, ya que 33 países en desarrollo votaron por el sí (incluidos los BRICS), nueve se abstuvieron (entre los que figuran algunos europeos), mientras que votaron negativamente Alemania, Estados Unidos, Japón, Reino Unido y República Checa. Según declaraciones del canciller Timerman, la resolución condena el accionar, pero lo que es más importante, las Naciones Unidas ordena investigar dicho accionar y analizar los efectos del mismo sobre las economías que han reestructurado sus deudas soberanas.
Todos resultados concretos que derriban las posturas de aquellos que sustentan que Argentina está aislada del mundo; por el contrario está muy conectada, e impulsando activamente ideas y acciones para incidir en un nuevo equilibrio global, en el cual los países en desarrollo obtengan la representatividad que les corresponde, independientemente del poder militar que posean.

INTENTOS DE DESESTABILIZACIÓN CAMBIARIA. En los últimos días quedaron expuestas de forma clara las maniobras de ciertos sectores locales y del exterior, con llegada a los principales medios, que buscan influir en las expectativas de la población y alimentar temores sobre la evolución futura del tipo de cambio y la inflación.
Según la agencia Moody´s: “El incumplimiento del gobierno con su deuda en julio limitará aún más la nuevas opciones de financiamiento para las empresas y conducirá a una mayor devaluación del peso, factores que se suman a las presiones inflacionarias”, (El Cronista, 24/09). En este contexto, no carece de inocencia una nota publicada donde se titula: “Avisan a importadores que desde el lunes deben utilizar dólar a $14,50″. La noticia contribuyó a generar confusión en ciertos sectores productivos, que incluso habrían comenzado a recibir ese mismo día llamados por parte de sus proveedores, donde les anticipaban los inevitables ajustes de precios.
Si bien las respuestas, tanto del BCRA como del Ministerio de Economía, que ratificaron que las operaciones de comercio exterior se seguirán llevando a cabo al tipo de cambio oficial, contribuyeron –en parte– a calmar las aguas del mercado cambiario, lo ocurrido constituye una secuencia “de manual” de desestabilización.
Tampoco hay que perder de vista las importantes ganancias que en situaciones de mayor incertidumbre obtienen ciertos sectores, entre ellos los que especulan con la compra y venta de valores en el mercado bursátil local. Tal es así que en lo que va de septiembre este vino mostrando un importante salto en los volúmenes negociados, producto de ciertas operatorias como son el denominado “dólar bolsa” y el “contado con liquidación”, como se los conoce en la jerga financiera, que permiten hacerse de dólares por vía legal, condición que no los exime de ser criticables atento a su carácter eminentemente especulativo.
A su vez, algunos analistas hicieron alusión a la reducción de los montos operados en el mercado mayorista, culpabilizando implícitamente al gobierno por la política de administración de las reservas, que incluye la autorización de divisas para las importaciones  y las negociaciones que derivaron en el supuesto y erróneamente caracterizado default. Esta perspectiva intenta esconder comportamientos especulativos de ciertos sectores exportadores que no han venido liquidando parte de sus dólares (y que por ley deberían hacerlo) o que no venden la totalidad de sus cosechas a la espera de una devaluación. Respecto de estos últimos, es interesante notar que en el mes de julio se había vendido un 50% de la cosecha de la actual campaña, cuando a esa altura del año en 2011, por ejemplo, se alcanzaba al 78 por ciento.
El discurso de la presidenta, caratulando de terrorismo económico al accionar de los fondos buitre, junto con su denuncia del plan de cinco puntos que estos tienen para generar inestabilidad económica, son temas esenciales para comprender lo sucedido estas últimas semanas en el mercado cambiario.

Artículo publicado en el diario Tiempo Argentino el domingo 28 de septiembre de 2014.

Buitres contrarios al interés nacional

Comentarios (7) »

democracia-o-corporacionesEsta semana el Senado dio media sanción al proyecto de ley de pago soberano de la deuda exterior, que en su artículo 1º declara “de interés público la Reestructuración de la Deuda Soberana realizada en los años 2005 y 2010, así como el pago en condiciones justas, equitativas, legales y sustentables al cien por ciento de los Tenedores de Títulos Públicos de la República Argentina”.
El texto aprobado en la Cámara Alta mantiene los lineamientos del proyecto original, elaborado por el Poder Ejecutivo. Entre otras cuestiones, autoriza a remover al Bank of New York Mellon (BoNY) como agente fiduciario y a designar, en su remplazo, a Nación Fideicomisos SA, “todo ello, sin perjuicio del derecho que asiste a los Tenedores de designar a un nuevo Agente Fiduciario que garantice el canal de cobro de los servicios correspondientes a los Títulos Reestructurados”.
Como fruto del debate legislativo se incorporaron igualmente algunas modificaciones que mejoran la calidad del proyecto. En lo que respecta a la apertura de un nuevo canje, además de la opción local, se incluyó la posibilidad de utilizar la legislación y jurisdicción francesas, siempre de acuerdo con la voluntad de los acreedores afectados por la “ilegítima e ilegal obstrucción de los mecanismos de cobro de los servicios de los Títulos Reestructurados no regidos por ley y jurisdicción argentina”. La elección de Francia responde a criterios objetivos ya que, como señaló el senador Miguel Pichetto, aparte de haber sido uno de los países que presentaron los amicus curiae” ante la Corte Suprema de Estados Unidos, allí cuentan con “normativas legales que impiden el funcionamiento discrecional y el ejercicio en las acciones judiciales a estos fondos”.
Otro de los puntos que se agregó es la creación de una Comisión Bicameral Permanente de Investigación del Origen y Seguimiento de la Gestión y del Pago de la Deuda Exterior de la Nación, que tendrá por finalidad “investigar y determinar el origen, la evolución y el estado actual de la deuda exterior de la República Argentina desde el 24 de marzo de 1976 hasta la fecha, incluidas sus renegociaciones, refinanciaciones, canjes, megacanjes, blindajes, los respectivos pagos de comisiones, default y reestructuraciones, emitiendo opinión fundada respecto del efecto de los montos, tasas y plazos pactados en cada caso, y sobre las irregularidades que pudiera detectar”. Esto es algo por lo que siempre hemos bregado, ya que así se podrá investigar, y eventualmente sancionar, por las responsabilidades con respecto a abusos en el manejo de la deuda externa, que han afectado presupuestos públicos y limitado el desarrollo de la Nación.
No obstante los mencionados cambios, los miembros de la oposición igualmente terminaron por darle la espalda al proyecto. Por ejemplo, para la senadora Laura Montero, de la UCR, “no soluciona absolutamente nada y pretende dilatar la situación hasta enero”; y para la senadora Gabriela Michetti –en línea con su jefe político, Mauricio Macri, partidario de cumplir el fallo– lo de la cláusula RUFO es una “mentira” y es preciso sacar un proyecto de ley que garantice el cumplimiento de la sentencia del juez Thomas Griesa a partir de enero de 2015.
Resulta imposible abstraer estas posturas de la feroz ofensiva de los fondos buitre, que a través de su grupo de tareas (ATFA) señalaron que el proyecto “constituye una descarada violación de las sentencias de la corte” y advirtieron que iniciarán acciones para asegurarse de que “el plan no se implemente” y que aquellos que acepten el nuevo esquema de cobro podrían incluso entrar en “desacato” o “poner en riesgo sus actividades”. La avanzada constituye una nueva muestra de la presión que estos usureros internacionales realizan para intentar arrinconar a nuestro país y hacer efectivos sus reclamos, a pesar del apoyo que Argentina recibió desde otros países, ámbitos multilaterales y académicos, algo de lo que aparentemente no parece haber tomado nota todo un sector del arco político local.
UNA RELACIÓN ESTRATÉGICA. Los ministros de Economía, Axel Kicillof, y de Planificación Federal, Julio De Vido, participaron en Beijing de una reunión con las autoridades de la Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma (CNDR), encabezada por su presidente, Xu Shaoshi, y representantes de empresas y bancos chinos. Ambas partes resaltaron la importancia del diálogo permanente para poner en marcha los acuerdos firmados en Buenos Aires en julio pasado, elevando la relación a asociación estratégica integral.
Kicillof agradeció el determinante apoyo de la República Popular China a la Argentina en el litigio con los buitres, tanto en el G77+China y en la cumbre de los BRICS, como en las palabras del presidente Xi Jinping ante Cristina Fernández de Kirchner. A su vez, los funcionarios chinos destacaron: “Lo que pase en el resto del mundo no afectará la decisión de seguir colaborando y trabajando con Argentina porque tenemos una asociación estratégica”, contradiciendo un comunicado de la ATFA que sostiene, citando al diario La Nación, que “el Ministerio de Economía chino duda de la capacidad argentina para enfrentar, en el mediano plazo, sus obligaciones financieras”.
Además de la ratificación de los acuerdos de financiamiento para las represas Néstor Kirchner y Jorge Cepernic sobre el río Santa Cruz, y la renovación del Ferrocarril Belgrano Cargas, ambos gobiernos acordaron buscar esquemas de cooperación en materia de hidrocarburos no convencionales, a través de YPF. También se firmó el acuerdo comercial marco para la provisión de equipamiento y servicios para el desarrollo del proyecto de la cuarta central nuclear, Atucha III, por un total de U$S 2 mil millones para financiar productos y servicios chinos y de terceros países, además de otros $ 32 mil millones en proveedores nacionales.

MÁS AVANCES LEGISLATIVOS. El Senado también dio media sanción al paquete de proyectos que incluye la actualización de la Ley de Abastecimiento, y la creación del Observatorio de Precios y de un fuero nacional para la defensa de los consumidores. Entre los cambios introducidos, en el artículo 1° de la nueva Ley de Regulaciones de las Relaciones de Producción y Consumo se excluye a las mipymes (micro, pequeñas y medianas empresas), siempre y cuando no detenten posición dominante, recogiendo de esta manera los planteos del sector. Según se desprende de los datos del informe que brindó el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, en la Cámara de Diputados, con esta modificación la nueva norma alcanzaría, como mucho, al 1% del total de las empresas, precisamente las que están más concentradas.
También se eliminó la posibilidad de realizar clausuras definitivas de empresas y se incluyó una “cláusula de confidencialidad” respecto de la información que brinden.
El rechazo del gran empresariado al paquete de proyectos tuvo diversas manifestaciones, como las vertidas en un comunicado de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), donde se reconoce que los senadores consideraron y aceptaron algunas de las sugerencias elaboradas por esa entidad, aunque sostienen que “el proyecto en consideración que modifica la Ley de Abastecimiento dictada en el año 1974 es nocivo para el desarrollo de la actividad económica y, especialmente, del sector que representamos, el comercio y los servicios, por cuanto desalienta la inversión, la producción, distorsiona la competencia y provoca desempleo”. El trasfondo del reclamo fue develado por su presidente, Carlos Vega, quien sostuvo: “Hay una cuestión filosófica porque, como empresarios, nos oponemos a los controles”, toda una definición emparentada al axioma que versa acerca de la intangibilidad de las ganancias. Entre los senadores que adscribieron a esta línea aparece Gerardo Morales (UCR), para quien la nueva ley podría ser impugnada ante la justicia por inconstitucional, en tanto que Juan Carlos Romero (Frente Popular Salteño) afirmó que es “una ley de miedo, es una ley confiscatoria”.
En definitiva, hemos atravesado una semana de trabajo intenso en el Senado y se dieron pasos importantes para la aprobación de leyes fundamentales para la Nación. En el debe, no hay que dejar de mencionar la postura de ciertos sectores de la oposición que, ya sea por convencimiento ideológico o por simple cálculo electoral, terminan jugando a favor de buitres y empresarios concentrados que tratan de imponer sus intereses por sobre los del conjunto de la sociedad.

Artículo publicado en el diario Tiempo Argentino el domingo 7 de septiembre de 2014.

Fuerte apoyo a la Argentina

Comentarios (4) »

oeaLos respaldos a la posición argentina en el caso del juicio de los fondos buitre se siguen multiplicando, fruto de una diplomacia activa y del propio peso específico de los problemas que genera el fallo del juez Griesa.

Lo sucedido en la Organización de los Estados Americanos (OEA) es contundente. A inicios de semana, el Consejo Permanente de la OEA adoptó por aclamación la convocatoria a una Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores que se realizó el jueves 3 de julio, para considerar el tema. Esta reunión, en la cual expusieron el canciller Héctor Timerman y el ministro Axel Kicillof, fue un total éxito por varios motivos. La declaración que surgió del encuentro fue aprobada por todos los miembros, con la abstención de Estados Unidos y Canadá, lo que evidencia un cambio de época, puesto que solía ser habitual que la OEA no emitiera declaraciones si estas no tenían la venia de EE UU. En el inicio de la sesión, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, respaldó fuertemente la postura argentina y advirtió sobre “el peligro que significa para el sistema financiero internacional el accionar de los fondos buitre” en contra de nuestro país, y comentó que los fondos especuladores pueden generar “la quiebra de los Estados” a partir de la “búsqueda de precio vil” sin que “les importe si esto redunda en un aumento de la pobreza de los países”.
La declaración de la OEA comienza reconociendo los esfuerzos que viene realizando nuestro país y “la voluntad expresa del gobierno argentino de negociar de buena fe y de honrar los compromisos adquiridos” en los canjes de 2005 y 2010. A partir de ello manifiesta su respaldo a la República Argentina a fin de que pueda seguir cumpliendo con sus obligaciones, y para que a través del diálogo logre un acuerdo justo, equitativo y legal con el 100% de sus acreedores. Así como otorga “su pleno apoyo al logro de una solución que busque facilitar el amplio proceso de reestructuración de la deuda soberana argentina”, la declaración también expresa que es esencial, para la estabilidad y predictibilidad de la arquitectura financiera, que sean respetados los acuerdos alcanzados entre deudores y acreedores, en el marco de los procesos de reestructuración de las deudas soberanas.
En su exposición, el ministro Kicillof comentó: “Argentina está comprometida con el diálogo y quiere negociar como lo ha hecho siempre, lo vamos a hacer, pero necesitamos igualdad de condiciones, no podemos hacerlo bajo condiciones de extorsión”, y agregó: “Venimos a pedir soluciones urgentes. Argentina no quiere ser un caso de estudio para el futuro. Lo que necesitamos es que la comunidad internacional actúe, que los organismos multilaterales actúen y que lo hagan pronto, antes de que el precipicio que ha establecido el juez Griesa esté delante de nuestras narices.”
Por su parte, el canciller Timerman expresó: “De lo que estamos hablando es de un grupo de personas a las que nosotros denominamos fondos buitre que, utilizando medios políticos, influencias políticas, utilizando medios de comunicación, acciones de lobby, y muchos medios financieros, quieren intentar controlar el sistema financiero internacional y adaptarlo a sus necesidades.”
Nuestro país también recibió apoyo del gobierno de la República Popular China, cuyo vocero declaró: “Esperamos que se logre un acuerdo adecuado lo antes posible”, y elogió a Argentina por “las medidas que ha tomado en años recientes para reestructurar su deuda y cumplir sus compromisos de devolución de esta”. También Cuba dio su apoyo; el ministro argentino Agustín Rossi manifestó que el presidente Raúl Castro le expresó “su solidaridad y acompañamiento en la lucha que mantiene nuestro país ante los fondos buitre, con mucha claridad y contundencia para con la Argentina”.
Merece mencionarse también el apoyo del Banco del Sur, que en la primera reunión de su Consejo Administrativo, lo que indica avances en este proceso de integración, emitió un comunicado en el que manifiesta su respaldo a la posición de la Argentina en la reestructuración de su deuda soberana.
UNA JUGADA AUDAZ. En estos días comenzaron a visualizarse los efectos del depósito realizado en el Bank of New York Mellon (BoNY), una eficaz estrategia del gobierno para trasladar parte de las consecuencias del fallo de Griesa al campo de los litigantes y las instituciones involucradas. En este marco, el jueves el gobierno nacional le envió una carta al BoNY “a los fines de intimarlo a que cumpla con las obligaciones asumidas en el Trust Indenture (contrato de emisión) para el efectivo cobro de los Tenedores”, sosteniendo además que “la República Argentina se reserva todos los derechos y acciones que correspondan contra el BoNY en cuanto el mantenimiento de su conducta en el tiempo constituya o pudiere constituir un Evento de Incumplimiento ajeno a la República Argentina, que afecte sus derechos e intereses, como los de los Tenedores, y una violación a sus obligaciones como Agente Fiduciario”. La imposibilidad de cursar los pagos a los acreedores tuvo origen en la prohibición que le hizo llegar Griesa, que en su fallo sostuvo que la prioridad de cobro la tenían los holdouts, situación que en definitiva terminó poniendo en apuros a la entidad estadounidense, en lo que es una muestra de los alcances que el tema de los buitres puede tener sobre el funcionamiento del sistema financiero internacional.
De hecho, las derivaciones del juicio también se trasladaron rápidamente a la “city londinense”, otro de los epicentros de las finanzas globales, ya que el fallo de Griesa también afectó el pago de bonos que no se rigen por la legislación de Nueva York, los que son liquidados a través de Euroclear, la agencia de compensación de valores del viejo continente. Los intereses y las partes involucradas en el conflicto son tan variados que no sólo fue el gobierno argentino quien cursó una intimación a esta institución para que destrabe los pagos, sino que también elevaron sus quejas distintos fondos de inversión que no pudieron cobrar los vencimientos en euros regidos por ley inglesa. El propio Financial Times se hizo eco de la situación, expresando que un grupo de inversores con bonos argentinos “están sumamente preocupados ante la posibilidad de que el brazo largo del derecho estadounidense esté perturbando los mecanismos internacionales”.
La definición del conservador diario británico suena heterodoxa cuando se la compara con las vertidas por algunos medios locales. El último lunes, uno de los columnistas de El Cronista sostuvo que es el gobierno el que ensaya “maniobras inesperadas para evitar el cumplimiento sensato de la ley”, y que son imposibles de que prosperen ya que “cuando el escenario es un universo racional como la justicia estadounidense, las genialidades van cayendo una a una”, toda una oda al brazo largo de la justicia norteamericana, coronada con la recomendación para que el gobierno “negocie con firmeza pero sin altanería con los buitres”, una frase que también fue apuntada por un ex ministro con activa participación en el primer canje, al señalar que “el cacareo no ayuda en nada”.
Estas declaraciones se emparentan con el enfoque de The Economist, el diario del establishment financiero, que publicó un artículo titulado “La ‘Luis Suárez’ de las finanzas internacionales” refiriéndose a nuestro país , indicando que “el conflicto de Argentina con su deuda es el reflejo de una actitud adolescente de que las reglas están hechas para romperse”, desdeñando la cultura argentina y uruguaya, como es usual en sus comentarios, y desconociendo con gran soberbia los riesgos del fallo de Griesa.
Las posturas mencionadas omiten deliberadamente que el principal tema de este conflicto es político, al permitir que una minoría de ricos inversores inescrupulosos obtenga prebendas exorbitantes, por encima de los derechos de la mayoría de los inversores que decidieron entrar a una reestructuración de deuda soberana, quitando cualquier salvavidas posible a los países con problemas de deuda. Esta situación posee un efecto político directo en las negativas consecuencias económicas y sociales que puede generar.
No les gusta que nuestro país negocie en forma soberana, con grandes apoyos internacionales, porque de esa forma se valida el manejo de la crisis por parte del gobierno nacional, y les resultará menos convincente continuar utilizando como muletilla que “Argentina está aislada del mundo”.
Artículo publicado en el diario Tiempo Argentino el domingo 6 de julio de 2014.
 

You need to log in to vote

The blog owner requires users to be logged in to be able to vote for this post.

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.

Powered by Vote It Up