Heller participó de la presentación del libro “Patria o dólar” de Alejandro Vanoli

Comentá »

feria-del-libro13

El diputado nacional y presidente del PSol presentó la publicación en un panel compuesto por el diputado Juan Manuel Pedrini, el titular de la Asociación Bancaria Sergio Palazzo y el periodista Gustavo Sylvestre.

El sábado 13 de mayo, el diputado nacional y presidente del PSol, Carlos Heller participó del panel de presentación del libro “Patria o dólar” de Alejandro Vanoli, junto al diputado Juan Manuel Pedrini, el titular de la Asociación Bancaria Sergio Palazzo y el periodista Gustavo Sylvestre.

Durante su intervención, Heller destacó que “Patria o dólar” es un documento importante para la reflexión en el marco del plan económico que implementa el gobierno de Cambiemos. “Se trata de una publicación que entiende a la economía como una ciencia social que permite transformar la realidad afectando la distribución de la riqueza entre todos los sectores. En este sentido, todas las medidas que se han implementado en los últimos tiempos siguen la línea contraria: favorecen la concentración de la riqueza en pocas manos en perjuicio de los que menos tienen”, destacó Heller.

Luego, el diputado enumeró algunos de los roles destacados que ocupó Vanoli a lo largo de su carrera, como su participación en el grupo de economistas del Plan Fénix, su tarea al frente de la Comisión Nacional de Valores -donde fue un actor principal en reforma de la Ley de Mercado de capitales que reemplazó una legislación de la dictadura de Onganía-, y luego en el Banco Central donde creó una comisión para investigar delitos realizados durante el terrorismo de Estado, “una Subgerencia desde donde se sacaron a la luz maniobras e irregularidades realizadas durante el último Golpe, por ejemplo, el proceso de endeudamiento que deriva en la crisis del 2001”, destacó. Y al respecto, recordó que Agustín Rossi le acercó un documento encontrado en el Ministerio de Defensa en donde la ex ADEBA le proponía a la junta militar (en abril de 1978) definir las bases estructurales de un modelo de país donde los ejes de la política económica deberían ser la implantación de una auténtica economía de mercado y la subsidiaridad del Estado, “lo que ahora nuestro Presidente llama «Estado canchero», que crea las condiciones para que los privados hagan el mejor negocio”, explicó Heller. Por último, con miras a la próximas elecciones, el diputado del Psol afirmó “en su libro, Alejandro dice acertadamente que hay que fraguar el triunfo de un proyecto nacional en las elecciones del 2019 y garantizar un gobierno fuerte, de base popular, que pueda no solo recuperarnos de la destrucción iniciada el 10 de diciembre de 2015, sino también sentar bases sólidas para no volver a retroceder. Los ciudadanos también tendrán la posibilidad de elegir antes de las elecciones presidenciales a diputados y senadores que sostengan propuestas programáticas y no sean funcionales al actual gobierno”.

Palazzo, en tanto, señaló que el Pueblo no tolerará un despojo similar al ocurrido en la década del ´90 y remarcó la necesidad de “ampliar el espacio de los sectores populares, independientemente del origen partidario, para poder establecer una nueva mayoría que le dispute no solo el gobierno a Cambiemos, sino que pueda conformar una fuerza que concluya las reformas que comenzó el gobierno de Néstor y Cristina Kirchner”.

A su turno, el diputado Pedrini, hizo un repaso por los logros de Vanoli adelante del Banco Central, en donde garantizó que el Estado pueda tener presencia en empresas como YPF y Siderar, entre otras, y donde demostró que “se pueden hacer políticas que no sean solamente mantener el valor del dinero”.

Sylvestre sostuvo que el Banco Central que le tocó presidir a Vanoli demuestra que durante los años del kirchnerismo la política estuvo por encima de la economía, ya que en su gestión la preocupación estaba puesta en los sectores productivos, las pequeñas y medianas empresas, cómo se podía cuidar el consumo y los derechos humanos.

Al cierre del encuentro, Vanoli sostuvo que escribir el libro fue “un acto de resistencia para dar testimonio y que cada uno pueda pensar y ayudar a pensar a aquellos que fueron engañados por el actual gobierno”. Y prosiguió “debemos lograr que con esa porción de la población se pueda recrear otra mayoría que saque al neoliberalismo del poder en el año 2019 y para eso, también hace falta una dirigencia política que deje de lado los personalismos y se interponga la unidad con contenido en el 2017”. Sobre las consecuencias de la actual política de endeudamiento sostuvo “no hay ningún país que pueda sostener este nivel de deuda cuando también por imperio de estas políticas la capacidad de pago se va destruyendo, porque el aparato productivo se va demoliendo día a día y cae la recaudación, por eso, después del megaendeudamiento viene el ajuste. No podemos caer dos veces con la misma piedra, por ello son vitales las elecciones del 2017”, concluyó.

La presentación de “Patria o dólar” se desarrolló ante un auditorio colmado en la Feria del libro y entre los asistentes estuvo presente Nora Cortiñas (Madre de Plaza de Mayo).

feria-del-libro21

feria-del-libro22

feria-del-libro07

La disputa es por el modelo

Comentá »

Tiempo Argentino | Opinión

movilizacion-2


Los malabares mediáticos del gobierno no llegan a ocultar el creciente malestar que generan las significativas políticas de transferencias de ingresos hacia los sectores concentrados. La movilización del último martes resultó un claro reflejo de ello, con una nutrida participación no solo de gremios, sino también de pequeños y medianos empresarios, profesionales, y ciudadanos en general. Todos ellos saben que su destino está íntimamente ligado al mercado interno y a la preservación del salario real, precisamente lo que no contempla este modelo.

Los reclamos en torno a la definición de la fecha para un paro general se explican acabadamente. De hecho, la idea hace rato que se viene demorando. Los orígenes del planteo pueden rastrearse desde el momento del veto presidencial a la ley antidespidos, en mayo de 2016, acallado momentáneamente en octubre con la firma de una –insuficiente— compensación salarial y con el “pacto antidespidos”, incumplido finalmente por el sector empresario.

En un primer momento el gobierno sostuvo que la medida de fuerza obedecía a intereses sectoriales asociados al año electoral, una mirada parcial e interesada de los hechos. Fue el ministro de Energía, Juan José Aranguren, quien tiró por la borda esta caracterización al afirmar que “si alguien quiere cambiar la política económica, primero tiene que ganar las elecciones y luego aplicarla, o dictar las leyes que le permitan generar condiciones económicas distintas”.

En el sistema democrático en que vivimos, tal como está pensado, las elecciones son un hito trascendente y suelen marcar la continuidad o no de las políticas. Esto es algo que el gobierno entiende a la perfección, por ejemplo, cuando encara la campaña en la apertura de las sesiones ordinarias del 1 de marzo, con un discurso presidencial plagado de posverdad.

Desde los medios hegemónicos, quien expresó de manera concreta la estrategia política fue Carlos Pagni (La Nación, 9 de marzo). Según el periodista: “El jueves pasado el Presidente ordenó moderar al máximo las decisiones que puedan determinar un deterioro del salario (…). La eliminación de los subsidios y, por lo tanto, la reducción del déficit fiscal serán aun más gradualistas. A los inversores inquietos se les preguntará: ¿Quieren una macroeconomía más equilibrada o que ganemos las elecciones?”

Así, cada vez es más explícito que lo peor del ajuste quedará para después. En la portada de La Nación (10 de marzo) se tituló: “Macri ordenó demorar medidas para evitar reacciones negativas con impacto en los comicios de octubre. Postergarían aumentos en los servicios y el transporte (…). Macri definió una prioridad para este año: la coalición oficialista Cambiemos deberá ganar las elecciones legislativas del 22 de octubre próximo. Por eso ordenó atenuar y postergar los ajustes del gasto público, el recorte de los subsidios y el aumento en las tarifas del gas, el transporte público y el agua.” Una sinceridad escalofriante, más pensando que, de ganar, el oficialismo lo consideraría como un cheque en blanco para profundizar el ajuste que está en marcha.

Hasta el propio Observatorio de la UCA mostró en un informe cómo en los primeros nueve meses de gestión de un gobierno que tendría entre sus objetivos eliminar la pobreza en la Argentina, la misma aumentó en un millón y medio de personas. Uno de los factores que explican la dinámica, además del mayor desempleo, es la suba de la inflación, que para colmo en febrero alcanzó un valor del 2,5% mensual, la más alta desde junio pasado. No podía esperarse otra cosa dados los aumentos autorizados en las tarifas de luz, en la educación, la salud y los alimentos. Para marzo también se espera un índice elevado.

Para su propio consuelo, el gobierno debe haber visto con buenos ojos la deflación del 0,5% en Indumentaria, que se suma a la del 2,2% de enero. No deben pensar lo mismo los productores del sector. Los industriales textiles nucleados en la Federación de Industrias Textiles Argentinas (FITA) informaron que en enero la actividad del sector se contrajo un 11,1% y que las importaciones se incrementaron 11,5% respecto de un año atrás. El aumento de las importaciones y la caída del consumo interno afectaron duramente a la producción local. Con este ejemplo, mejor ni pensar cuál debiera ser la caída de la actividad económica y el ingreso de importaciones requerido para contener los precios generales.

Por su parte, la última información de utilización de capacidad instalada en la industria marcó un valor del 60,6% en enero, apenas por encima del valor de enero de 2003 (58,8%), que siguió a la brutal recesión de 2002. Con una ociosidad del 40% difícilmente pueda esperarse una lluvia de inversiones en la industria.

Hacia adelante

La paradoja de las políticas del gobierno es que este dice combatir la inflación y la duplica; trata de reducir la pobreza y la aumenta; habla de generar actividad económica y produce recesión; intenta crear empleo y solo se ve más desempleo. Sin embargo, no se trata de un gobierno errante. Este gobierno vino a cumplir una tarea y esa tarea es la de modificar de manera regresiva la distribución del ingreso en la Argentina, con una activa participación y con políticas que van en ese sentido. Por ejemplo, con la baja y eliminación de retenciones, con el retoque a la fórmula de movilidad jubilatoria, o cuando planea aumentar la edad mínima de las jubilaciones, para citar algunos casos.

El economista Ha-Joon Chang citó estos días en una entrevista una frase muy elocuente del escritor norteamericano Gore Vidal: quien sostuvo que “el sistema económico norteamericano es socialismo para los ricos y capitalismo para los pobres”. Para Chang, “resume muy bien lo que fue el capitalismo de libre mercado durante las últimas décadas, especialmente, aunque no únicamente en Estados Unidos. Durante las últimas décadas los ricos recibieron cada vez más protección de la fuerza del mercado, mientras que los pobres han sido cada vez más expuestos a ella.” Este es el tema que atraviesa todos los análisis y en este sentido el gobierno argentino ya ha dicho, como era de esperar, que no se va a rectificar. Es atendible: ello implicaría modificar la matriz de beneficiarios del modelo, algo que no está dispuesto a sacrificar.

Los que nos oponemos a este modelo excluyente tenemos un gran desafío por delante. Es preciso organizar una respuesta efectiva que no esté limitada a una alianza destinada a ganar exclusivamente las elecciones. Argentina necesita un frente que sea lo más amplio posible, pero basado en ejes programáticos comunes. Que permita resistir el ajuste ahora y que además esté preparado para implementar su agenda en caso que pueda ser gobierno.

En esta línea de resistencia y propuestas, el Paro Internacional de Mujeres y la movilización del día 8 constituyeron una demostración rotunda para tratar de erradicar toda forma de violencia y discriminación por cuestiones de género. Desde el Frente de Mujeres del Partido Solidario se participó activamente y se emitió un documento. Entre los ejes planteados se sostuvo “la importancia, especificidad y transversalidad de las reivindicaciones de género, así como su inseparabilidad de la lucha contra el neoliberalismo en todas sus formas y expresiones políticas. Porque con ajuste económico y sin presupuesto para políticas públicas no hay #NiUnaMenos; por el proceso evidente de feminización de la pobreza, y porque el ajuste neoliberal en áreas de servicio recae sobre el trabajo gratuito e invisibilizado de las mujeres”.

Nota publicada en Tiempo Argentino el 12/03/2017

Para Heller, el accionar del gobierno de Trump “descoloca al Gobierno argentino”

Comentá »

El legislador sostuvo que la administración de Macri “se equivocó en el cálculo y entró a contramano”

clip-4

“La decisión del nuevo Gobierno de Estados Unidos del «compre norteamericano» y «produzca norteamericano» descoloca al Gobierno argentino que había hecho toda su apuesta y su estrategia a la famosa reinserción en el mundo del libre mercado”, opinó esta mañana el diputado nacional Carlos Heller (Partido Solidario) en declaraciones radiales.

“El problema que tiene el Gobierno argentino es que se equivocó en el cálculo y entró a contramano. ¿Qué dijeron estos muchachos? «Tenemos que reinsertarnos en el mundo». Y Macri salió rápidamente a decir cuál era ese mundo y habló incluso de los tratados, de acercarse al Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) y de buscar abrir la economía lo más rápido posible”, agregó Heller en esa misma línea.

El referente del movimiento cooperativo añadió que “Macri en marzo del año pasado ya había tirado líneas diciendo que quería acercarse al TPP y ayer Trump en un golpe de efecto, porque en realidad el tratado no estaba vigente, firmó la orden ejecutiva que establece que Estados Unidos sale del TPP”.

En cuanto a la decisión de Trump de impedir el ingreso de limones argentinos al mercado norteamericano, Heller consideró que Estados Unidos “no llegó a comprar los limones argentinos, porque desde el año 2001 está interrumpido el tema con excusas fitosanitarias, un recurso que los defensores del libre comercio suelen utilizar para poner restricciones a la entrada de productos que compiten con los locales”.

El legislador recordó que si bien Obama le prometió a Macri levantar la restricción y firmó una resolución en ese sentido, las exportaciones “no se llegaron a concretar porque antes de que comiencen, de que salga incluso el primer embarque en función de ese acuerdo, Trump lo suspendió por 60 días”.

“Algún optimista como (Ricardo) Buryaile cree que es un tema menor pero otros pensamos que se inscribe en toda la estrategia de «compre y produzca americano», que también formará parte del lobby de los productores de limones de Estados Unidos, que no quieren competencia”, añadió.

Sobre el precio de los limones a nivel local, en diálogo con el periodista Roberto Caballero, Heller sostuvo que “los alimentos en general llegan al público, a la góndola, con un valor que es en promedio unas cuatro veces lo que cobra el productor, y los limones no son una excepción”. “Esta situación nos retrotrae a la necesidad de intervenir en las cadenas de valor. Pero ahí hay una cuestión central del debate político de fondo: en la administración anterior el Parlamento sancionó tres leyes que tenían que ver justamente con la posibilidad de desentrañar esto, que fueron inmediatamente objetadas judicialmente con amparos que presentaron las organizaciones empresarias, amparos que rápidamente prosperaron, y en realidad esas leyes nunca se pudieron poner en práctica”, planteó el diputado.

“¿Y por qué no se pudieron poner en práctica? -continúo Heller-. Porque hay una cuestión profunda que está en el centro de la ideología de este gobierno, que es lo que también sostienen la Asociación Empresaria Argentina y el Foro de Convergencia Empresarial: que la fijación de precios y la renta empresaria son materia exclusiva de los empresarios, que nadie tiene que intervenir y que el Estado no debe de ninguna manera inmiscuirse. Es un disparate, pero es la filosofía imperante”.

Finalmente, Heller consideró que por acción u omisión el Estado siempre interviene: “También cuando el Estado desregula está interviniendo”, concluyó.

Para Heller, los funcionarios de Cambiemos “lo que quieren es fortalecer sus esquemas de negocios y los de los grupos económicos a los que están vinculados”

Comentá »

El diputado también señaló que el objetivo de Dujovne es “profundizar el ajuste” y que la no renovación del reintegro del 5% del IVA “es una mala medida desde todo punto de vista”

heller-en-radio-del-plata07

“Está claro que para Nicolás Dujovne, más allá de sus esfuerzos dialécticos, el objetivo es profundizar el ajuste. En todas las declaraciones que hizo ayer habló recurrentemente de bajar el costo laboral, y bajar el costo laboral desde su perspectiva es flexibilidad laboral”, sostuvo esta mañana el diputado nacional Carlos Heller (Partido Solidario) en declaraciones radiales

“Dujovne también dice «son muy altos los impuestos al trabajo», y me hace acordar a (Domingo) Cavallo cuando redujo los aportes patronales, porque es una manera de bajar el costo laboral, desde luego a costa de desfinanciar el sistema previsional, lo que luego terminó siendo la justificación para privatizarlo. Hay que prestarle mucha atención a este tema, yo creo que es un tema clave en esta etapa”, añadió el referente cooperativista, en diálogo con Pablo Caruso por Radio del Plata. “Dujovne no deja de decir que su objetivo es la reducción del déficit fiscal. Eso supone un ajuste aún mayor al que se aprobó en el Presupuesto”, advirtió Heller.

“Los apologistas del ajuste brutal son como los Jinetes del Apocalipsis, vienen cabalgando siempre y no paran. Tienen espacios en los medios e insisten”, graficó el Presidente del Partido Solidario.

Heller también se refirió al tratamiento sesgado que se le dio a la noticia de la recaudación y al decreto que establece mayores descuentos en las retenciones a la soja: “Incluyendo los ingresos del blanqueo, la recaudación creció un 34,6%, con una inflación que nadie ubica en menos del 40%. Por lo tanto, ni el blanqueo, que es una medida excepcional y que este año no van a tener, puede resolver el problema. El problema es la menor actividad económica y las medidas que el gobierno toma de baja de impuestos a los sectores que efectivamente quiere privilegiar”, dijo el diputado, y sumó: “al respecto, es llamativo que el gobierno firme antes de fin de año un decreto que comenzará a tener efecto el 1 de enero de 2018, me refiero al decreto 1343/2016 firmado por Mauricio Macri, Marcos Peña, Alfonso Prat-Gay y Ricardo Buryaile, que establece una reducción mensual del 0,5% en las alícuotas de la soja, que llegarían al 24% en diciembre de 2018, y al 18% en diciembre de 2019”.

El legislador señaló además un detalle que tuvo casi nulo desarrollo en los medios masivos: “Nadie dice que estos datos que dan están referidos al poroto de soja, que es nada más que el 21% de los ingresos de exportación. El 55% es harina de soja y el resto, el 24%, es aceite de soja. Estos dos rubros ya están en el 27% ahora, no en el 30% como el poroto. Por lo que van a bajar al 21% en diciembre de 2018 y al 15% en diciembre de 2019. Es decir que desde el punto de vista fiscal, según nuestra estimación, este decreto que va a entrar en vigencia el año que viene implica entre US$ 900 millones y US$ 1.000 millones al año de beneficio al sector sojero. Habría que preguntarse cómo encaja eso en el marco del objetivo de reducción del déficit fiscal”, concluyó.

Ante la pregunta sobre si el gobierno cree que las medidas económicas que implementa van a traer buenas noticias para los indicadores de la economía, Heller respondió citando una nota que publica hoy Clarín, firmada por Paul Krugman, Premio Nobel de Economía: “Krugman sostiene que el gobierno de Estados Unidos ha sido tomado por un grupo de empresarios que busca acrecentar sus ganancias y que lo hacen desde el poder, dejando de lado a los políticos que tienen otro tipo de compromisos. Estoy convencido de que en Argentina está pasando exactamente eso mismo”.

En esa misma línea, el legislador sostuvo que los funcionarios de alto rango del gabinete no temen que sus figuras se desgasten: “Ni Mario Quintana ni Gustavo Lopetegui tienen proyecto político. Lo que quieren es fortalecer sus esquemas de negocios y los de los grupos económicos a los que están vinculados, cosa que están haciendo desde el primer día, desde la compra de dólar futuro hasta la firma del Memorándum con Qatar, que es una vergüenza”, remató.

Consultado sobre la no renovación del reintegro del 5% del IVA sobre las compras realizadas con tarjetas de débito, Heller opinó que es una medida que “afecta directamente a los trabajadores registrados, que fueron incorporando el uso de la tarjeta de débito sobre la base del beneficio de la devolución del 5% del IVA” y sostuvo que la decisión de Dujovne “de hecho significa que el costo real de lo que compraban con tarjeta de débito los trabajadores, que en general son los productos de consumo permanente -alimentos, artículos de limpieza, etcétera-, a partir del 1 de enero les cuestan más”.

“La otra cuestión que hay que tener en cuenta –agregó el legislador- es que es una pésima medida desde el punto de vista fiscal: van a perder plata. Al desincentivar el interés del uso del pago con tarjeta de débito van a aparecer otra vez, sobre todo en los comercios minoristas y en los boliches de barrio, los descuentos por pago en efectivo, lo que significa que esos comerciantes dejarán de tributar”. “El descuento en efectivo no es un acto graciable, sino que es la preparación del camino para la no tributación. Por eso digo que en el balance final el Estado va a perder plata. Es una mala medida desde todo punto de vista”, subrayó.

Ante la enorme expectativa que despertó la 1ª Convocatoria Federal Kirchnerista, suspendemos reunión de referentes del 07/12 y avanzamos hacia un Congreso Programático y un acto masivo

Comentá »

cfk-2

La Primera Convocatoria Federal Kirchnerista prevista para este miércoles 7 de diciembre estaba pensada como el puntapié inicial de juntarnos todos los que tenemos dos visiones: que el liderazgo de Cristina es una referencia fundamental, y que tenemos una coincidencia programática vinculada a un modelo de país.

En el documento que habíamos elaborado y que se iba a leer decimos con toda claridad que quienes formamos este espacio no expresamos la totalidad del movimiento nacional, popular y democrático; no tenemos la verdad absoluta sino una verdad relativa, y estamos empezando un proceso de construcción. Sobre esa base programamos un encuentro, que definimos no como un acto sino como una reunión de dirigentes, alquilamos el estadio cerrado de Ferro, donde entran 1.895 personas sentadas, y trabajamos intensamente mientras íbamos recibiendo requerimientos de personas que querían participar: concejales, diputados provinciales, diputados del Parlasur, diputados y senadores nacionales, muchísimos intendentes, personalidades de diversos órdenes, de la cultura, la educación, la comunicación.

Mientras trabajábamos en la organización, las listas seguían creciendo y recibíamos además el reclamo de la militancia que quería participar. Entonces, anteayer tomamos la decisión de televisarlo en directo y sacamos un comunicado que dice: “Como sabemos de las expectativas generadas y somos conscientes tanto de la voluntad de muchos y muchas militantes de presenciar este importante momento como de los límites en la capacidad física del lugar, dispusimos una amplia cobertura audiovisual para poder transmitir el evento completo en directo por internet, radio y televisión.

Va a ser muy importante que, desde Ushuaia a La Quiaca, la militancia se junte también este miércoles desde las 17 en locales, unidades básicas, ateneos, comités, sindicatos, para compartir esta actividad y puedan darse el intercambio y la reflexión que son tan necesarios y característicos en nuestro Proyecto”.

Ante la enorme presión de la militancia y para evitar un agolpamiento en la puerta, decidimos televisar en directo y convocar a que haya todos los actos que cada uno quiera organizar en su ámbito, en su localidad, creyendo que así resolvíamos el problema. Sin embargo, ayer se multiplicó la demanda tanto de los referentes que querían formar parte de la reunión como de la militancia que quería participar.

Fuimos víctimas del éxito, nos fue demasiado bien con esta convocatoria, nos superó en cuanto a la expectativa de participación. Habíamos preparado un documento que inicialmente pensábamos difundir el miércoles en el que decimos: “Al tiempo que continuaremos y acentuaremos nuestro protagonismo en la defensa de los intereses populares, marcharemos hacia la realización de un Congreso Programático del Proyecto Nacional, Popular y Democrático, en marzo de 2017, que va a terminar con un gran acto y movilización de toda la militancia”.

Es decir, teníamos planteado ya en el documento que íbamos a leer el miércoles, convocar a marzo a un Congreso Programático y a un gran acto. ¿Qué hemos decidido? Que frente a esta situación de enorme expectativa por participar tanto de referentes como de militantes, pasamos directamente a marzo: vamos al Congreso Programático, y a un acto multitudinario donde puedan participar todos los que ven en el liderazgo de Cristina una referencia fundamental, y tienen con nosotros una coincidencia programática vinculada al modelo de país que soñamos.

 

You need to log in to vote

The blog owner requires users to be logged in to be able to vote for this post.

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.

Powered by Vote It Up