Comparaciones arbitrarias

dineroUna respuesta a La Nación

En la editorial de La Nación del 16 de julio se intenta realizar un paralelismo entre las reformas financieras recientemente aprobadas en los EE UU e impulsadas por Barack Obama, y el proyecto de ley de Servicios Financieros para el Desarrollo Económico y Social de mi autoría.

La comparación es totalmente arbitraria, dado que detalla positivamente las regulaciones establecidas en los EE UU, asociando el dictamen del Parlamento con la propuesta de Barack Obama, cuando esta sufrió muchos cambios en su transitar parlamentario y enfrentó grandes críticas.

En forma paralela, sólo realiza críticas al proyecto de ley de Servicios Financieros, evitando cuidadosamente enunciar las coincidencias que tienen ambos proyectos.

Estas coincidencias, con los lógicos contrastes, se producen en lo atinente a la creación en el seno de los bancos centrales de cada país (la Reserva Federal en los EE UU) de un organismo de defensa del consumidor y también en el mayor protagonismo que se otorga de los entes de seguros de depósitos.

En realidad, los argumentos que La Nación utiliza contra el proyecto de Heller son los mismos que los lobbistas de Wall Street utilizaron para denostar el proyecto de Obama, exagerando o malinterpretando las distintas regulaciones que intentan mejorar la salud del sistema.

Es falso cuando La Nación dice que “el proyecto de Heller” no se preocupa por la estabilidad del sistema, ya que se establece, entre otras cuestiones, un límite a la participación de mercado de las entidades y exige que tengan la aprobación del BCRA para poder operar en derivados. También se fija un listado taxativo de las operatorias que pueden realizar los bancos comerciales, similares a las que realizan actualmente, pero excluye la posibilidad de instrumentar innovaciones que puedan generar inestabilidad sistémica, algo que la actual ley de Entidades financieras no prevé.

Se informa parcialmente sobre el proyecto de Obama, puesto que se evita comentar que se prohíbe a los bancos realizar operaciones de inversión con capital propio, de fuerte carácter especulativo, que constituye un recorte directo de negocios altamente rentables (y riesgosos) para los bancos.

La editorial sostiene que nuestro proyecto propone la “intervención estatal en detrimento de la eficiencia y estabilidad de la operatoria bancaria”. La crisis financiera estadounidense, y las distintas crisis argentinas, en especial la de 2001, muestran que la supuesta eficiencia que postula La Nación fue la causante de los problemas sistémicos, así como también evidencian que la estabilidad no se logró con la libertad del mercado, sino, por el contrario, con una fuerte intervención del Estado.

Los defensores a ultranza de la subsidiariedad del Estado tienen una vara distinta para evaluar la regulación estatal.

Cuando el Estado interviene a favor de los bancos, por ejemplo para obligar a las empresas a depositar los salarios de sus empleados en cajas de ahorro, o cuando sale al rescate de grandes deudores con la pesificación asimétrica, no hay crítica alguna aunque se desobedezcan las reglas del mercado. Pero cuando el Estado intenta regular a favor de los usuarios, y recorta mínimamente los negocios o la rentabilidad de bancos o empresas, plantean que ir contra el mercado genera ineficiencia y falta de transparencia.

La Nación sostiene que nuestro proyecto “responde a un espíritu anticapitalista y trata por principio de introducir al gobierno en remplazo de los administradores privados y convierta a las entidades bancarias en piezas controladas bajo la innecesaria e inconveniente calificación de servicio público”.

En realidad, luego de la privatización de las empresas de servicios públicos en la Argentina y a lo largo del mundo, se verifica que el capitalismo no es antagónico con la prestación de servicios públicos, aunque requiere regulaciones del Estado para asegurar las prestaciones e inversiones necesarias, y además evitar costos significativos a los usuarios. El sistema financiero es una de las actividades con mayor regulación en todos los rincones del mundo, precisamente porque posee las características propias de un servicio público. Expresar esta esencia en una ley es reconocer la importancia que posee, para las personas, contar con servicios financieros disponibles y adecuados.

Si bien como cooperativistas sostenemos la importancia de la propiedad común y solidaria de los distintos emprendimientos económicos, el proyecto de ley de Servicios Financieros no intenta ir contra el capitalismo, sino regular una de sus facetas más volátiles, para que el mismo contribuya a los objetivos de crecimiento de la economía argentina.

Tampoco existe discriminación alguna con los bancos extranjeros, sino que se exige una instancia de aprobación de nuevas inversiones extranjeras en el Poder Ejecutivo. No escapa al razonamiento más elemental, que la dimensión de los grandes bancos internacionales genera por sí sola una ventaja competitiva excepcional, que no poseen los bancos de capitales nacionales. Es el Poder Ejecutivo, que ha sido electo por la ciudadanía para estas tareas, el más apto para evaluar el impacto del nivel de extranjerización de la banca sobre la economía argentina.

La Nación aduce que las exigencias a los bancos extranjeros contrarían el artículo 20 de la Constitución Nacional, que consagra una plena y absoluta equiparación en esta materia entre nacionales y no nacionales.

Sin embargo, según distintos tratadistas, la situación jurídica de los extranjeros, tanto en el derecho civil como en el derecho público, puede diferir de la correspondiente a los nacionales y ciudadanos, siempre que no se traduzca en un desconocimiento de la dignidad y condición humana. Además, se establece que en las actividades de servicios públicos esenciales, la diferenciación entre nacionales y extranjeros debe sostenerse en los intereses de la defensa nacional y la prestación del servicio.

Resulta importante detallar que similares regulaciones a las propuestas en nuestro proyecto para las entidades de capital extranjero se encuentran previstas en las legislaciones financieras de Brasil, Uruguay, Chile, México, Noruega, Japón y Suecia.

Sin duda hay grandes diferencias entre el proyecto de Barack Obama y el proyecto de ley de Servicios Financieros para el Desarrollo Económico y Social. Nuestro proyecto involucra al Estado en la orientación de la política financiera, y le otorga un papel más protagónico, puesto que instala la concepción de la actividad financiera como un servicio público, muy lejos de concebirlo como una actividad exclusivamente lucrativa, tal como lo hace la actual ley argentina y la estadounidense. Se orienta el crédito, pilar fundamental para desarrollar la actividad económica y un servicio muy escaso en nuestro país, para que cumpla un papel positivo en la sociedad, y por ello, se establecen porcentajes mínimos de cartera dedicada a las micro, pequeñas y medianas empresas que los bancos deben cumplir.

De esa forma, el crédito deja de ser un servicio que deciden otorgar los bancos para generar mayor rentabilidad, por ser un bien que contribuye al desarrollo económico y por ello debe ser regulado. De la misma forma, se establecen tasas máximas para las micro y pequeñas empresas y para los créditos personales de menor monto, segmentos que son los que más sufren los costos derivados del afán rentístico de los bancos lucrativos.

Bienvenidas estas críticas, porque indican claramente quiénes estamos por un proyecto popular y solidario, y quiénes desean volver a la dictadura de mercado de los ’90.

Etiquetas:

12 comentarios para “Comparaciones arbitrarias”

  1. María Teresa Contin dice:

    No leo La Nación, pero ayer escuché esa especie y efectivamente asocié inmediatamente a su proyecto las “…coincidencias (con lógicos contrastes) se producen en la creación de un orgnanismo de DEFENSA DEL CONSUMIDOR y también en el mayor protagonismo que se otorga a los entes de seguros de depósito…” Mis disculpas por citarlo en forma desprolija, pero, sí es más que necesario implementar “El Proyecto Heller” que creo no trabajó solo, por supuesto. No es metodología del Partido Solidario…o me equivoco?.

  2. irene vivalda dice:

    EXACTAMENTE-SI ELLOS CRITICAN YA SABEMOS QUÉ INTERESES DEFIENDEN

  3. Miguel dice:

    Yo, a riesgo de parecer reiterativo, insisto en lo mismo: crear instituciones, se llamen como se llamen, destinadas a atender a la
    enorme masa de potenciales clientes que, por manejar pocos recursos
    individuales, son lo marginal para los grandes bancos.
    Pero…siempre hay un pero… sumados representan un interesante
    número de todas maneras.

  4. Angel de Mendonça dice:

    Compañero Diputado
    Es excelente que usted desenmascare los discursos enemigos ¿no es gracioso que digan que los bancos tienen “eficiencia y estabilidad”?
    El proyecto nos representa a todos los que tenemos los intereses personales encadenados con los del país
    un abrazo,
    Angel

  5. oscar Nuñez dice:

    Como siempre el compañero Carlos brillante, hace docencia.

  6. Ricardo Gagliardi dice:

    Estimado Carlos, TODO lo que se HAGA para REDUCIR DISCRECIONALIDADES DE LOS BANCOS es NECESARIAMENTE BUENO, sobre todo a la luz de lo acontecido en estos últimos años (a nivel mundial) y luego de lo padecido en Argentina en numerosas oportunidades (ejemplo, caída masiva a fines de la dictadura militar, bonexización de 1989-90, caída producida en el tequila, corralito y etc.) ES FUNDAMENTAL QUE LA ACTUACIÓN DE LA DEFENSA DEL CONSUMIDOR BANCARIO ESTÉ A CARGO DE UN FUNCIONARIO QUE SEA ELEGIDO POR EL PUEBLO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! con mandato revocable y no reelegible x más de un período. DEBERÍA DOTÁRSELO DE SUCURSALES DESCENTRALIZADAS POR PROVINCIAS Y/O LOCALIDADES DE MAYOR CONCENTRACIÓN DE SERVICIOS BANCARIOS, a fin de evitar que el federalismo que padecemos en Argentina desde los tiempos coloniales FRUSTRE en las diversas jurisdicciones los alcances de TAN EXCELENTE MEDIDA.
    Un saludo a Ud. y TODO LO QUE SE HAGA PARA EVITAR QUE LOS BANCOS PAGUEN 10 Y COBREN 50 O MÁS POR LOS CAPITALES SERÁ UN BENEFICIO NECESARIO PARA EL PAÍS Y SU GENTE.

  7. luis ortiz dice:

    SR. HELLER
    El hecho de que la propuesta tenga un sitio
    privilegiado en la pagina editorial de la Nacion, demuestra
    que la idea va por buen camino.En realidad el sistema
    financiero internacional ha dejado de ser -aun para los
    paises centrales- algo que beneficia a las economias,
    para transformarse, por la logica del capitalismo, en
    una actividad depredadora del ahorro genuino por el
    afan de acumulacion por acumulacion, tan afin al mercado
    de capitales actual, donde la cantidad de instrumentos
    que se negocian y la CALIDAD de estos, hace casi
    imposible -sin una reforma- el control que los operadores
    financieros hacen, no ya solo de estos ,sino de los muchos
    otros que se van generando a partir de las ¨garantias¨ que
    a su paso florecen como hongos, y que pasan a ser, sin
    CONTROL DE NADIE ,parte de esas carteras que cuando
    estallan las ¨crisis¨,quedan como pasivos incobrables o
    papeles devaluados, con la consiguiente perdida para los
    depositantes, victimas al decir de la Nacion, de las
    fluctuaciones de un mercado que se regula solo.
    Las reformas que se plantean hoy en el mundo,tienen
    ademas dos pilares fundamentales para tratar de paliar
    estas dicotomias, que son el impuesto a las transacciones
    financieras ( tasa TOBIN) y el mayor control sobre las
    GARANTIAS DE LOS DEPOSITOS, de manera tal de
    asegurar que las entidades , si quieren hacer inversiones
    riesgosas, LO HAGAN CON SU CAPITAL Y NO CON EL
    SUS CLIENTES, y quizas sea esto lo que le molesta a
    la Nacion, maxime cuando se restringe, las garantias
    que EL ESTADO –SIEMPRE EL ESTADO- asegura en
    caso de quiebra o dificultades del sistema.La complejidad
    del actual sistema, globalmente interconectado, que esta
    pensado para que los paises centrales se financien con
    los ahorros del tercer mundo, requiere de una accion
    conjunta quizas a partir del mercosur,que posibilite cambios
    globales, de manera de no quedar aislados frente a otras
    realidades y que nos terminen perjudicando favoreciendo
    la fuga de capitales y la desinversion por atractivas tasas
    de rendimiento foraneas y especulativas.
    Y aunque soy esceptico, es de esperar que estos formadores
    de opinion ALGUN DIA PIENSEN PRIMERO EN FORTALECER
    A LA SOCIEDAD, AL PAIS EN SU CONJUNTO y no en la
    rentabilidad de las empresas que GENEROSAMENTE engordan
    SU NEGOCIO DE ¨ INFORMAR¨. Por lo pronto, impulsemos
    estas iniciativas que son un buen comienzo y disfrutemos
    de la diversidad de opiniones de la democracia,a la espera
    DE LA LEY DE MEDIOS AUDIOVISUALES, que ayudara a
    crear esa conciencia de cambio hoy encorsetada por un
    pensamiento UNICO que tanto mal le ha hecho a la sociedad.
    Cordial saludo.
    luis ortiz

  8. SILVIA dice:

    ADELANTE DIPUTADO HELLER,EL PAIS NECESITA DE REPRESENTANTES QUE PIENSEN EN SUS CIUDADANOS.

  9. Miguel3 dice:

    Poderoso caballero es don Dinero.

    Madre, yo al oro me humillo,
    él es mi amante y mi amado,
    pues de puro enamorado 5
    de continuo anda amarillo;
    que pues, doblón o sencillo,
    hace todo cuanto quiero,
    poderoso caballero
    es don Dinero. 10

    Nace en las Indias honrado
    donde el mundo le acompaña;
    viene a morir en España
    y es en Génova enterrado;
    y pues quien le trae al lado 15
    es hermoso aunque sea fiero,
    poderoso caballero
    es don Dinero.

    Es galán y es como un oro;
    tiene quebrado el color, 20
    persona de gran valor,
    tan cristiano como moro;
    pues que da y quita el decoro
    y quebranta cualquier fuero,
    poderoso caballero 25
    es don Dinero.

    Son sus padres principales,
    y es de noble descendiente,
    porque en las venas de oriente
    todas las sangres son reales; 30
    y pues es quien hace iguales
    al duque y al ganadero,
    poderoso caballero
    es don Dinero.

    Mas ¿a quién no maravilla 35
    ver en su gloria sin tasa
    que es lo menos de su casa
    doña Blanca de Castilla?
    Pero pues da al bajo silla,
    y al cobarde hace guerrero, 40
    poderoso caballero
    es don Dinero.

    Sus escudos de armas nobles
    son siempre tan principales,
    que sin sus escudos reales 45
    no hay escudos de armas dobles;
    y pues a los mismos robles
    da codicia su minero,
    poderoso caballero
    es don Dinero. 50

    Por importar en los tratos
    y dar tan buenos consejos,
    en las casas de los viejos
    gatos le guardan de gatos;
    y pues él rompe recatos 55
    y ablanda al jüez más severo,
    poderoso caballero
    es don Dinero.

    Y es tanta su majestad,
    aunque son sus duelos hartos, 60
    que con haberle hecho cuartos,
    no pierde su autoridad;
    pero, pues da calidad
    al noble y al pordiosero,
    poderoso caballero 65
    es don Dinero.

    Nunca vi damas ingratas
    a su gusto y afición,
    que a las caras de un doblón
    hacen sus caras baratas; 70
    y pues hace las bravatas
    desde una bolsa de cuero,
    poderoso caballero
    es don Dinero.

    Más valen en cualquier tierra 75
    mirad si es harto sagaz,
    sus escudos en la paz,
    que rodelas en la guerra;
    y pues al pobre le entierra
    y hace propio al forastero, 80
    poderoso caballero
    es don Dinero.

  10. Alfredo dice:

    Estimado Diputado Carlos Heller:
    Sus argumentos contestando la perorata tendenciosa e interesada de” La Nación”, comparando este diario- a su conveniencia -,la reforma financiera de Obama con su proyecto, son tan sólidos y esclarecedores que no veo siquiera la necesidad de agregar o quitar una coma a su respuesta.
    Si este matutino, devenido últimamente en un perioducho mediocre y mercantilista, critica su proyecto, no nos debe quedar la más mínima duda que éste merece todo nuestro elogio, pues todo el mundo se está dando cuenta a que intereses particulares y mezquinos responde “La Nación”. Sus páginas están llenas de mentiras e inexactitudes, y, en el mejor de los casos, de verdades a medias.
    El presidente Obama tuvo que enfrentar una tremenda lucha para implantar su reforma financiera, precisamente por la resistencia de personajes con la mentalidad de los escribas a sueldo de “La Nación”. Mereció el presidente de los Estados Unidos, de parte de la prensa de ultra derecha norteamericana, los motes de “socialista”,”intervencionista ” y hasta “comunista”. No obstante , la cordura prevaleció en la potencia del norte, y la reforma fue aprobada para beneficio de los ciudadanos de ese país,a pesar que tocaba intereses poderosos de los popes del capital concentrado ,de la especulación,los bancos y Wall Street.
    Cabe agregar la máxima inmortal Cervantina : “ladran Sancho,señal que cabalgamos”.-

  11. Julio C. Ramos dice:

    Coincido con el Sr. Oscar Nuñez. Pero artículos como este nos demuestran que la derecha neoliberal-reaccionaria, a pesar de sus fracasos en el orden mundial y nacional (crisis 2008 y 2001, respectivamente) esta agazapada dispuesta a retornar en cualquier momento, a través de sus Bush, Mc.Cain, Macri, Duhalde, Reutemann, De Narvaez, etc.
    Por eso creo que la lucha contra este “capitalismo salvaje”, que pone a la gente al servicio de la economía (leasé sus intereses), y no a la economía al servicio de los intereses populares va a ser dura y larga. Están recomponiendo filas, estemos alertas y bien pertrechados(informados) para enfrentarlos.

  12. Miguel3 dice:

    FE DE Erratas
    La última estrofa del poema de Quevedo dice, precisamente, así:

    Más valen en cualquier tierra 75
    (mirad si es harto sagaz),
    sus escudos en la paz,
    que rodelas en la guerra;
    pues al natural le destierra
    y hace propio al forastero, 80
    poderoso caballero
    es don Dinero.

Dejá un comentario

 

You need to log in to vote

The blog owner requires users to be logged in to be able to vote for this post.

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.

Powered by Vote It Up