La única tasa aceptable de pobreza es cero

redistribuir-la-riqueza-300x229Desde la salida de la convertibilidad se ha venido transitando un sendero económico de crecimiento que permitió incluir a amplios sectores de la sociedad, históricamente postergados a raíz de la implementación de las políticas económicas del Consenso de Washington. En esta nueva etapa, el Estado pasó a ocupar un rol importante en la asignación de los recursos económicos y permitió sortear los efectos más nocivos de la crisis internacional. Entre algunas de las medidas, en el plano social se puede mencionar la Asignación Universal por hijo y los cambios en el sistema jubilatorio, mientras que también se avanzó en la esfera de la economía real mediante la planificación estratégica de sectores clave, el fomento de la ciencia y la tecnología, el uso de medidas de protección comercial para paliar los efectos de la crisis; a la par que se avanzó en la profundización de los vínculos con los otros países de la región.

Somos conscientes de que aún hay muchos temas pendientes, pero también sabemos que la mejor forma de solucionarlos demanda profundizar muchas de las políticas adoptadas hasta el momento. Nos lo dice la experiencia propia, pero también los problemas que hoy atraviesan las economías desarrolladas.

Esbozando una enumeración sucinta, entre los temas pendientes está el de consolidar las mejoras del mercado laboral y atacar de manera decidida la problemática de la informalidad laboral, la necesidad de hacer más eficientes algunas herramientas de política comercial e industrial, para evitar los cuellos de botella característicos de nuestra economía. También está la cuestión de los subsidios a la energía y al transporte, que deben reconvertirse para que lleguen sólo a quienes los necesitan, y de esa forma redireccionar parte importante de este significativo gasto a otros usos sociales más acuciantes.

Siempre decimos que los niveles de pobreza e indigencia son inaceptables y, si bien se ha avanzado significativamente en este aspecto, seguimos ratificando que la única tasa aceptable de pobreza es cero. En lo inmediato, habría que ajustar el monto de la asignación universal, para que mantenga el poder adquisitivo que tenía cuando se implementó.

Desde luego, hay cuestiones más estructurales en las que habrá mayores resistencias, porque van al nudo de la herencia neoliberal, y son precisamente aquellas en las que hay que empezar a avanzar de una vez. En esta categoría ingresan la denuncia de los tratados bilaterales de inversión firmados en los noventa, la rediscusión del uso de los recursos estratégicos como el petróleo y la minería, la gestación de una reforma progresiva del sistema impositivo, y el cambio de la actual Ley de Entidades Financieras, tema en el que, junto con la propuesta de reforma de la Carta Orgánica del Banco Central de la República Argentina (BCRA), hemos estado trabajando activamente desde el Congreso.

La tarea no es sencilla, pero esta senda de profundización del modelo debe ser sostenida y fomentada por la ciudadanía con su participación a través de las diversas organizaciones políticas y sociales.

Esta nota fue publicada en la revista dosmildiez #48 de octubre de 2011.

8 comentarios para “La única tasa aceptable de pobreza es cero”

  1. amalia agostinelli dice:

    Los niveles de pobreza e indigencia son, realmente, inaceptables.
    Hay que seguir avanzando en el modelo, paso a paso y minuto a minuto. Hay que hacer una verdadera reorganización distributiva para que los más necesitados, sean, en verdad, los más beneficiados. Atención con las medidas irritativas para las clases medias y medias bajas. Si bien el miedo está fogoneado desde los poderes monopólicos también es cierto que es sumamente importante que la comunicación oficial de cómo se van a efectuar las medidas sean claras, precisas y rápidas.
    Es lo que espero y deseo

  2. irene vivalda dice:

    APOYO DE LA CIUDADANÍA ES LA CLAVE si los medios perdieran su poder

  3. Miguel dice:

    Estoy practicamente de acuerdo con lo que explica en la nota, el único punto donde pienso se deberán hacer correcciones es el referido a la quita de los subsidios. El tema, para mi, se centra en que ellos han sido un poco el motor de la recuperación desde el 2003 ya que la mayoría del pueblo pudo destinar ese remanente del salario que no fue a las tarifas al consumo. Si ahora eso desaparece y las tarifas que habrá que pagar, ya conocidas en las facturas, y las que se anunciarán en transportes(y otras) suenan un poco a un despropósito. Entiendo que se saquen a los sectores pudientes o mas beneficiados económicamente pero en donde está el límite ¿quien lo va a decidir si aún existen abismos de economía informal?
    Estoy de acuerdo en que ciertos barrios pueden pagar esas tarifas y mas aún, pero las excepciones ¿cómo se manejarán? Ese método de la renuncia por declaración jurada parece un chiste de mal gusto y mas por todo lo vivido en la argentina en los últimos 50 años. ¿Cuantas veces se dijo “se acabó la joda” “ahora pagan todos” y en definitiva el que aparecía clausurado era el kioskito de barrio? !!! Resumiendo, el gobierno recibió el apoyo del 54 % de la población, entre los que me incluyo, entonces debería de alguna manera corregir ésto que suena a mamarracho sin reglas claras sobre quien debe pagar las tarifas sin subsidios y quien no. No puede ser que no se fije un salario a partir del cual no se paga y que éste no sea solamente el ridículo salario mínimo, pues hoy día para mantener a una familia tipo debemos hablar de no menos de 8000 pesos…espero que ésto lo corrijan pues sino estarán cometiendo un error que terminará perjudicando al modelo.
    Gracias

  4. Mónica Oporto dice:

    soy una de las tantas personas que, convencida de la justicia de esta medida y apoyando la profundización de este modelo, decidí hacer renuncia de subsidios en los servicios.
    No obstante tengo algunas dudas que quisiera manifestar, creo que es este el lugar apropiado para ese diálogo.
    Cómo harán las empresas a las que se les retira el subsidio para no trasladar a los precios esa diferencia?

  5. Claudia dice:

    Seguimos bien.
    “Seamos sensatos, pidamos lo imposible”

  6. juan carlos dice:

    desde que salimos de la convertibilidad el pais cambio….el tema de la pobreza se combate con trabajo….que un empleado gane un sueldo digno…ojo el que no le gusta el laburo seguira siendo pobre no cabe duda…a no ser que lo mantenga el estado…el tema subsidio es medio diificil de llevar acabo….para mi forma de pensar no tendria que sacar un porcentaje en general para todos por igual……es decir si me estan subsidiando un 50% calcular un porsentaje que entre todos le con venga al gobierno..porque eso que ha unos si y otros no para mi no va….todos somos iguales ante el gobierno….ricos..pobres.negros..rubios…ok…lo que tiene que enfocar mas celosamente la mirada hacia el U$S que en cualquier momento puede hacer un desastre si se escapa…..vuelvo ha recalcar..”todos somos iguales ante dios” todos somos iguales ante la ley y el gobierno”
    yo gobierno si quiero recuperar de los subsidios un 30% prorrateo.. quito ha las empresas un 15%…a los pabb..boliches..un 10% y ha las viviendas un 5% es decir que entre todos va ha ser mas aliviado pagar este ajuste al bolsillo..ok..si no me entendes llamame al 02923-440011–juan carlos aul..ex.gerente comercial de BANCO CREDICOOO….un capo en economia……….chauuuuu

  7. oscar nuñez dice:

    Estoy de acuerdo, lo que no esta claro la forma de quitar los subsidios, pues de la forma que lo quieren realizar se van a cometer injusticias.

  8. Carlos Heller dice:

    Mónica, la quita de subsidios a las empresas está dirigida a sectores y grandes empresas con una ingente rentabilidad (bancos, financieras, telefónicas y juegos de azar, entre otras), es decir, empresas con una ganancia extraordinaria, motivo por el cual no habría razones suficientes para trasladar la quita de subsidios a un aumento en los precios. Entendemos que debe avanzarse cuidadosamente en la segmentación, reasignación e implementación de los subsidios para que el proceso se realice en forma eficiente y que el esfuerzo que realiza el conjunto de la sociedad para sostener una tarifa o un servicio, vaya efectivamente a los sectores más vulnerables. La quita de subsidios es, en este sentido, una forma de redistribución para seguir construyendo más igualdad.
    Saludos.

Dejá un comentario

 

You need to log in to vote

The blog owner requires users to be logged in to be able to vote for this post.

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.

Powered by Vote It Up