Recursos naturales: desafíos y oportunidades

recursos-naturalesEl cuidado de nuestro hábitat exige salirse de los cánones empresariales que convierten a un río en un objeto de lucro o a una montaña en un recurso extractivo de fatales consecuencias ambientales. Ya hay claridad de los límites a los que nos acercamos, pero nadie puede afirmar que no hubo advertencias hace ya muchos años.

En la región, los gobiernos que se plantean avanzar en las rupturas con el paradigma neoliberal reconocen las tensiones que se generan entre las necesidades y oportunidades de la explotación de los recursos naturales en beneficio de los pueblos, y el cuidado y la preservación de la naturaleza con responsabilidades de futuro.

Recientemente, en una entrevista realizada a Marco Aurelio García, en ocasión de su participación en los debates del Foro Social Temático “Crisis capitalista, justicia social y ambiental”, en Porto Alegre, y ante la pregunta ¿en qué consistiría hoy la unidad de Sudamérica?, respondió: “Hoy es básicamente un proyecto de integración que da fuerza a las grandes potencialidades. Estamos hablando de grandes ofertas al mundo en materia de energía, de alimentos, de minería, de un gran mercado de trabajo, de biodiversidad, de más de un tercio de las reservas de agua del mundo, de gran diversidad climática y geográfica y de valores a primera vista inmateriales: la democracia, con gobiernos elegidos por el pueblo, y la paz”. En estos conceptos aparecen claros los desafíos y oportunidades para nuestros pueblos y la necesidad de encontrar dentro de la democracia el equilibrio entre las exigencias de los recursos para el desarrollo con inclusión y satisfacción de necesidades secularmente postergadas con el impacto que ello provoca no sólo en la naturaleza sino en particularidades sociales y comunitarias tanto locales, como nacionales.

Para el caso de Bolivia, también en un reciente reportaje, el vicepresidente Álvaro García Linera calificó como “tensiones creativas” a las diferencias de visiones e intereses comunitarios, locales y nacionales.

En Ecuador, la nueva Constitución dejó expresado que la naturaleza también es sujeto de derechos reconocidos por la Carta Magna. Y además, declaró de interés público todas las dimensiones de lo que se define como medio ambiente, tales como la conservación de los ecosistemas, de la biodiversidad y la integridad del patrimonio genético de la nación. También define el rol del Estado en la materia, promoviendo el uso de tecnologías no contaminantes y de energías alternativas. No cabe duda de que la nueva Constitución ecuatoriana marca un rumbo tal vez inédito. Prohíbe taxativamente “el desarrollo, producción, tenencia, comercialización, importación, transporte, almacenamiento y uso de armas químicas, biológicas y nucleares, de contaminantes orgánicos persistentes altamente tóxicos, agroquímicos internacionalmente prohibidos, y las tecnologías y agentes biológicos experimentales nocivos y organismos genéticamente modificados perjudiciales para la salud humana o que atenten contra la soberanía alimentaria o los ecosistemas, así como la introducción de residuos nucleares y desechos tóxicos al territorio nacional”. No obstante, se abrió un gran debate, pues el presidente Rafael Correa declaró que Ecuador no puede ser un país mendigo sentado sobre un arcón de oro, refiriéndose a la voluntad de acordar con empresas canadienses la explotación de la minería en el país.

En la Argentina, la Presidenta les recordó a las empresas que explotan y comercializan el petróleo que los dueños de los hidrocarburos son los argentinos y que ellos son portadores de concesiones otorgadas por el Estado. En la provincia de La Rioja, el gobernador Luis Beder Herrera anunció la suspensión de la negociación por los tratados de explotación de la minería hasta que se logren los consensos necesarios por parte del conjunto de la sociedad.

Desde nuestra perspectiva enfatizamos la necesidad de que el Estado asuma responsabilidades concretas en el cuidado del ambiente y que genere modelos de crecimiento sustentables, tanto desde lo social como desde lo productivo y lo ambiental.

En tal sentido, debemos converger con múltiples fuerzas políticas y sociales, acordando con instancias del Estado (en todos sus niveles) y entre los Estados, promoviendo relaciones fraternales que impulsen un modelo productivo más humano, que estimule un desarrollo social y económico sustentable, que asegure el derecho de todas y todos a una vida digna, poniendo coto a aquellos estilos y modos de producción económica que dañan de manera irreparable a la naturaleza y, por eso mismo, deterioran los niveles de vida para todos los sectores sociales.

Esta nota fue publicada en la Revista Debate el 03.02.2012

6 comentarios para “Recursos naturales: desafíos y oportunidades”

  1. Juan Carlos dice:

    Así como en el caso de la Ley de Medios de Comunicación Audiovisuales, se hicieron Foros de discusion y análisis de diversas alternativas y consensos; creo necesario transitar un camino similar para tomar conocimientos fundados en lo técnico y comprobable, y así encontrar cuál es el mejor equilibrio para lo que se relacione con el cuidado ambiental sustentable, y la conveninecia de explotar el potencial minero de nuestra cordillera; reviendo por supuesto las disposiciones impositivas actuales que son altamente beneficiosas para las Empresas multinacionales que detentan las concesiones.

  2. maría Berta dice:

    Siempre va a existir el conflicto de intereses,en tanto se privilegie al capital en desmedro del ecosistema.Tenemos acá en nuestro país tristes experiencias.Las represas,que acabaron con las especies de la zona,el Impenetrable,del cual sólo queda el recuerdo,las islas entrerrianas tan castigadas.Tuvo que salir el pueblo rosarino a la calle para impedir que terminen con los humedales porque existía la intención de cultivar arroz ahí donde todavía se desconoce el nombre de ciertas aves,únicas en el mundo y de las cuales no quedaría nada.Eso sin contar la variedad de vegetación y de otras especies de la fauna silvestre.Los que amamos la Naturaleza y la vida en todas sus manifestaciones,exigimos que se respete su existencia para las generaciones futuras.No hay excusa para la depredación.Ningún bien es superior a la vida misma.

  3. mi opinion es que mientras no dañen de manera alguna ha la naturaleza y toda empresa..puede funcionar correctamente respetando las reglas…leyes del gobierno….de ahi si las cumplen o no es problema tanto del dueño como del que las debe hacer cumplir….pero en algunos casos hay una palabrita que se llama KOIMA……que en estos tiempos es muy comun…y usada…..por eso el gobierno nacional y el provincial para analizar y hacer cumplir estas leyes debe de tener formado un concejo ..comision..o como se llame de varias personas las cuales vijilarian y llevarian todo emprendimiento aceptado dentro de reglas normales de funcionamiento….sin mas saludo atte…JUAN CARLOS AUL…ex gerente comercial y de los mejores del banquito…credicooopppppppppppp

  4. Alicia dice:

    Bién! Entonces no estás a favor del proyecto megaminería. Eso es lo que interpreto de tu escrito. Mi opinión es que hay que dar marcha atrás con esto y que El Estado debe intervenir para evitar mós represión en las Provincias. Es Urgente!

  5. Ricardo Gagliardi dice:

    Más que ‘recordar’, sería interesante que se hicieran efectivas las sanciones que se supone deberían contener los contratos de concesión, haciendo valer la posición exorbitante que se supone el estado tiene respecto del cocontratante privado, revocándose las concesiones y disponiéndose por medio de ENARSA la urgente reanudación de las prospecciones petroleras y procurándose, por vía legal, la imposibilidad de concesionar en lo sucesivo los yacimientos que el esfuerzo de los argentinos saquen a la luz.

  6. Enrique Sellecchia dice:

    No se explota los recursos naturales sino a los trabajadores y pobladores que conviven, de esto trata el capitalismo, es lo que denuncian los Judios de los Egipcios y los Babilonios con su Naruqqum, la bolsa, esa misma bolsa de monedas, esa misma que Nestor y Cristina festejaron tocando la campanilla en Wall Street, Efialtes, luego de negociar con Jerjes y la Confederacion Delia, instaura el sistema del Misto o salario que igualaba a ciudadanos y esclavos, ahora somos todos esclavos, es la libertad de la democracia y para el que este pensando que escribo pavadas del tiempo e’ñaupa, la sociedad anónima dedicada a la minería creada en 800DC todavía existe es la Stora Koppaberg y es propietaria de Botnia y sigue explotando y manipulando mercados como en tiempos de la Confederación Hanseatica, sobrevive en la Luft-Hansa, yo no me opongo a que Argentina sea una Confederación, incluso que el continente se convierta en una Confederación, pero pregunten en Armenia y Azerbaiyán como les fue con los Nobel llegados de la Gran Montaña de Cobre Sueca, porque de eso se trata ¿en beneficio de quien?

Dejá un comentario

 

You need to log in to vote

The blog owner requires users to be logged in to be able to vote for this post.

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.

Powered by Vote It Up