El doble discurso de los economistas neoliberales

presupuesto-2011Existe una variada cantidad de argumentos que utilizan los economistas de derecha para criticar al Gobierno. El concepto más fuerte que se ha instalado en los medios de comunicación en estos últimos meses asocia la “sintonía fina” que mencionó la Presidenta en su discurso de asunción con un ajuste ortodoxo encubierto.

Una de las premisas más utilizadas para sostener esta tesis es que la suspensión de los subsidios a las tarifas de los servicios públicos constituye un verdadero ajuste. En este aspecto, entran en contradicción con sus posturas de todos estos años por las cuales estuvieron denostando los subsidios, ya que se aplicaban por igual a desempleados que a acaudalados profesionales y empresarios. Pero el Gobierno informó que se trata de una reestructuración para que los mismos se orienten solamente a quienes los necesitan, en un proceso gradual, comenzando por los casos más incuestionables. Justamente lo que pedían hace años quienes hoy están criticando estas medidas. Otro argumento que derriba las teorías del ajuste es que los recortes de subsidios no se aplicarán a las PyMEs, que requieren de políticas de fomento por ser las principales creadoras de empleo.

Dado que los ingresos fiscales vienen creciendo a un ritmo importante (31,8 por ciento en 2011) y se espera que sigan aumentando a otro más sustancial (24 por ciento, según el Presupuesto 2012), los recursos liberados por la reestructuración de subsidios quedarán libres para su utilización como herramientas de fomento y, eventualmente, para efectuar políticas anticíclicas por el impacto de la crisis internacional.

Estos economistas críticos son los mismos que frecuentemente postulan que los subsidios son malos en sí mismos, puesto que distorsionan la economía, idea que instaló el Consenso de Washington.

Creo que los subsidios, bien aplicados, son una herramienta fundamental para el manejo de una política económica soberana y, en algún punto, es correcto que distorsionen la economía, pues ponen una cuña al libre funcionamiento de los mercados para, precisamente, evitar que los grandes jugadores se queden con la parte del león. Bajo un programa estratégico, los subsidios a las empresas tienen un efecto distributivo muy grande porque, por un lado, mejoran las posibilidades de las medianas y pequeñas empresas y, por el otro, fomentan los sectores económicos que son indispensables para un futuro desarrollo económico del país, con mayor generación de valor agregado y más empleo. Sería muy importante que la reestructuración encarada persiguiera estos objetivos.

La jefa de Estado fue clara en el primer discurso luego de su período de convalecencia: “Algunos quieren identificar sintonía fina con ajuste; en realidad quiere decir que se acabó la avivada”.

Esta nota fue publicada en la Revista Debate el día 17.02.2012

7 comentarios para “El doble discurso de los economistas neoliberales”

  1. Alicia dice:

    Son críticas que no son sinceras. Lo que verdaderamente quieren es desacreditar con cualquier argumento a este gobierno. Yo lo que critico es la corrupción, no la economía. Por eso temo que la mayoría de los que apoyan a este gobierno que lo hacen por lo bién llevado el tema económico, dé lugar a abusos de poder en otros órdenes. Me complacería que Nuevo encuentro sea más rigurosos en las críticas a los casos de corrupción que quedan en la nada ó que se pida se le aclare al pueblo en qué proceso están las cuestiones. Gracias

  2. David G. dice:

    Y además entre, todos esos “consultores del stablishment” no hay ninguno que, siendo funcionarios desde la época del onganiato, del proceso de asesinato nacional o del menemato, se haya hecho cargo de la explosión del País en 2001/2.

  3. Ricardo Gagliardi dice:

    Estimado Carlos: los economistas monetaristas reducen su análisis a los fenómenos de expansión o contracción de la masa monetaria. Sólo les interesa las ‘pautas de inflación’, salvo que la inyección sea realizada por los gobiernos para salvar al sistema financiero, y al mercado asegurador, que es precisamente lo que ha acontecido en EEUU y en EUROPA. Los costos los ‘externalizan’ o, mejor, los ’sociualizan’ al ajustarse salarios y jubilaciones y flexibilizarse las condiciones de trabajo.

  4. Estimado Diputado Heller: le agradezco por la claridad con la que comunica conceptos económicos. Me gustaría que hablara de economía y salud pública. Creo que es necesario tener un sistema público de salud nacional (vivo en Neuquén y es un caso paradigmático y perfectible). Creo que la salud privada es un gran agujero negro por el que se van millones de dólares del EStado (honorarios, sobre prestaciones, etc. etc.) Un abrazo y lo admiro, a pesar de ser fana de River (ud. no, por cierto).

  5. Enrique Sellecchia dice:

    El doble discurso comenzo cuando los liberales de Mitre, dejaron el liberalismo de Baring/Disraeli por el nacional-progresismo de los Rothschild, se trata de ser dependiente; la “sintonia fina” es de Walter Heller y W Rostow, aplicada en los EEUU de los ‘60, lo que se intenta, o por lo menos a mi me parece, o pretendo que así sea, es extender el concepto de Taiichi Ohno del “Justo a Tiempo”, algo que de verdad hace falta en los sectores que mas crecieron como la produccion agropecuaria, los subsidios no sirven, se los toma como ganancia y se los destina muchas veces a otro sector, multiplicando los problemas, porque el sector subsidiado sigue con problemas y al sector que se destina llega un sapo de otro pozo con plata dulce, la filosofia de Ohno de solventar la produccion y luego reducir los recursos buscando puntos de equilibrio cada vez mas eficientes

  6. Julio C. Ramos Olmos dice:

    Sr. Heller:

    Los Norteamericanos subsidian su producción agropecuaria desde hace más de 50 años. ¿como los economistas neoliberales no dicen nada de esta aberración que llevan a cabol los paladines del libre mercado y la libre empresa?

  7. LUIS GROTADAURA dice:

    muy claro y didáctico su comentario sobre economía. Me gustaría que también fuera claro de la misma manera de cómo se produjo el “milagro” del Banco Credicoop y la eliminación de las mil cajas de créditos cuando ustedes aceptaron la ley fascista de la dicatadura y se quedaron con el movimiento.

Dejá un comentario

 

You need to log in to vote

The blog owner requires users to be logged in to be able to vote for this post.

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.

Powered by Vote It Up