El impulso conservador intenta condicionar a los gobiernos

El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires presentó el Presupuesto para 2014, que posee algunos datos interesantes: analiza las perspectivas económicas para el año entrante en sólo una página y media, de donde se deduce que el Producto Geográfico Bruto de la Ciudad (el PBI de las provincias) crecerá sólo el 1%, en clara contradicción con la previsión de crecimiento del PBI nacional del 6,2% que contiene el Presupuesto de la Nación. En este proyecto la suba general de precios sería del 24% y las remuneraciones al personal, que representan casi la mitad del gasto total, aumentarían el 22,8%, es decir, por debajo de la inflación prevista por ellos mismos. Estos parámetros evidencian cómo el ideario conservador del gobierno de la Ciudad intenta poner en cuestión los datos del gobierno nacional.

El gasto en intereses aumenta un 69%, y se proyecta un déficit financiero de cerca de 1000 millones de pesos, algo menor al déficit con el que se prevé cerrar este año, cuentas en rojo que tienden a aumentar la deuda.
Con respecto a los ingresos, se plantea un aumento máximo del impuesto inmobiliario de hasta el 40%, casi el doble de la inflación presupuestada, que se suma a un aumento del 89% de la recaudación por ABL en 2012 y de más del 22% en 2013. Todo un manotazo al bolsillo de los porteños.
Analizando las cuentas de transporte, cuyo presupuesto se reduce en 2014 respecto al previsto para este año, se puede deducir que está implícito un aumento de la tarifa del subte a $ 3,50, incremento que fue frenado por un fallo judicial y que el PRO desea implementar lo antes posible.
El endeudamiento, en especial en moneda extranjera, es una debilidad del gobierno macrista; medida en dólares, la deuda a septiembre de 2013 es casi tres veces la que existía a fines de 2007, y hoy el 90% está expresado en moneda extranjera. Además, el Presupuesto prevé ampliar el financiamiento en dólares, dado el déficit que arrojarán las cuentas de 2014. El plan endeudador de Macri ha tenido su primer tropiezo: en la semana, el gobierno de la Ciudad no pudo obtener la autorización de la Legislatura para endeudarse por U$S 190 millones con un banco chino, para la adquisición de coches de la línea A de subtes.
El proceso de discusión del Presupuesto se da en medio de denuncias por sobreprecios en el Metrobus de la 9 de Julio. El diario La Nación informó que mientras el Metrobus Sur (Puente La Noria-Constitución) costó $ 9,7 millones por cada kilómetro construido, el de la 9 de Julio costó la friolera de $ 65 millones por kilómetro. El auditor general de la Ciudad, Eduardo Epszteyn, observó, entre otras cuestiones, diferencias de precios de más del 100% en el mismo producto entre las obras de Metrobus Sur y la 9 de Julio. Cada vez resulta más difícil hacer oídos sordos a los desaguisados de la gestión Macri. En la nota de La Nación (29/09/13) en la cual se analizan los distintos sobreprecios, el editor opina que “las superfluas justificaciones para los gastos en estas obras (referidas a las despreocupadas declaraciones de los funcionarios de la Ciudad entrevistados en la nota) no se condicen con la pulcra imagen administrativa de la gestión Macri”. Una imagen de pulcritud que, a esta altura de la gestión, es sólo parte del relato del PRO y sus promotores.
En la semana, el inefable juez de colonias Thomas P. Griesa volvió a satisfacer el pedido de los fondos buitre, “advirtiendo” al gobierno argentino, y a otros importantes actores financieros, que cualquier decisión que se tome de pagar la deuda a los bonistas que ingresaron al canje, en cualquier otra jurisdicción distinta a Nueva York, será tomada como una desobediencia a la orden del tribunal. Rápidamente salió un coro de cortesanos vernáculos, supuestos expertos en estos temas, para mostrarse preocupados por la decisión. Sin embargo, el escrito “no agrega ningún elemento nuevo a la causa ni al proceso judicial”, según declaró el secretario de Finanzas de la Nación. En realidad, es una declaración de un juez que se empecina en prestar atención a las declaraciones políticas de funcionarios argentinos, interpretándolas llamativamente siempre a favor de los buitres. En este caso fue el discurso de la presidenta argentina cuando comunicó la presentación del proyecto de ley de reapertura del canje, que luego fue aprobado por amplia mayoría en el Congreso Nacional.
Actitudes como la del juez Griesa parecen no influir en los empresarios que piensan en el largo plazo; durante la semana se conoció la intención de la empresa Bridas de utilizar U$S 500 millones de fondos declarados que posee en el exterior para comprar Baade, el bono para la inversión energética, y aplicar esos recursos en la formación Vaca Muerta. Dado que este bono brindaría importantes beneficios a los que lo suscriben, resulta más atractivo comprar los bonos que realizar una operación ordinaria de ingreso de divisas. Son cada vez más las empresas que deciden invertir en recursos no convencionales, decisión valorada, teniendo en cuenta que la actividad hidrocarburífera está declarada como de “utilidad pública”, situación muy lejana a la total desregulación con que se manejó el sector en la década de los noventa.
Entre las medidas de la semana, la presidenta Cristina Fernández decidió prorrogar el plazo para la exteriorización voluntaria de activos en moneda extranjera dispuesta por la Ley 26.860, que finalizaba originalmente a fin de septiembre de 2013. Hasta ese momento se exteriorizaron U$S 379 millones, resultado sin duda influenciado por el compromiso de diputados de la oposición de dejar sin efecto la ley si tuvieran las mayorías parlamentarias correspondientes, mientras que gobiernos federales como el de la Ciudad de Buenos Aires y el de la provincia de Córdoba indicaron que cobrarían impuestos de Ingresos Brutos y Sellos al incremento patrimonial fruto de la exteriorización.
La situación de cierre del gobierno en los Estados Unidos resulta un interesante hecho para la reflexión ante el proceso eleccionario que estamos transitando en nuestro país. Los legisladores republicanos bloquearon la posibilidad de sancionar el Presupuesto para el período fiscal que comenzó este mes, produciendo desde el lunes el cierre del gobierno federal. La medida en disputa es el plan de salud de Obama, la reforma más importante de los últimos 50 años, que extendería la cobertura de salud a gran cantidad de estadounidenses, que deberán contratar un seguro. Desde que fue aprobada en 2010, los republicanos han votado en más de 40 oportunidades para demorarla o eliminarla. En esta ocasión han utilizado la aprobación del Presupuesto como ariete para combatir una de las reformas principales del presidente electo por el voto de la mayoría de los estadounidenses, que formó parte de su plataforma electoral. El presidente Barack Obama declaró que no va a ceder al chantaje político, y dijo que “los republicanos deben entender que no pueden tener al país de rehén por cuestiones ideológicas… millones de norteamericanos mueren o se van a la bancarrota por no tener servicios de salud”. No es la primera vez que se produce el cierre del gobierno, ya sucedió en otras 17 oportunidades, pero cada día que pasa se causa un mayor deterioro, en momentos en que la economía se encuentra muy debilitada. Peor aún será si no se aprueba la ampliación del techo de deuda antes del 17 de octubre, momento en que el gobierno estadounidense entraría en una virtual cesación de pagos. Más allá de las preocupantes consecuencias económicas que la no resolución de estos temas pueda tener en la economía estadounidense y en la mundial, queda claro cómo la oposición, dirigida por la minoría radicalizada del Tea Party, puede condicionar a un gobierno electo para que no pueda cumplir con los objetivos para los cuales lo votó la mayoría del pueblo. Lo expresó claramente la presidenta Cristina Fernández este viernes al referirse a la situación en Estados Unidos: “Se está extorsionando, como muchas veces sucede aquí, y lo digo con todas las letras.” Si tomamos además el voto de confianza del Parlamento italiano que debió requerir el primer ministro Enrico Letta, queda clara la importancia de las mayorías parlamentarias para que el Poder Ejecutivo pueda desarrollar su plan de gobierno, algo que la ciudadanía argentina deberá tener en cuenta a la hora de emitir su voto.
Artículo publicado en el diario Tiempo Argentina el domingo 6 de octubre de 2013.

6 comentarios para “El impulso conservador intenta condicionar a los gobiernos”

  1. burasi osvaldo dice:

    don carlos todo lo mejor para su gestion adelante

  2. Adrian dice:

    Marcar una contradiccion en que el cresimiento previsto por la ciudad ronda el 1 y el previsto por la Nacion ronda el 6 ( chiste que solo un ultra K cuasi Falangista puede creer) habla de su falta de criterio Sr Carlos. Ni contradiccion ni ideario conservador. Pragmatismo en su ciudad y Populismo en nuestra Nacion. Solo eso.

  3. Carlos Arturo dice:

    Shutdown con los bancos, los negocios, FMI. FED, hegemonía en la ONU, todo controlado, no existe o simplemente no tiene importancia. Pero aquí donde retroceden en todos los lugares y obligados están a retroceder en su propio territorio, los liberales. Es realmente importante… Tan importante, que algunos no quisieron darle la debida importancia y así les fue, como la caída del Muro de Berlin. Entonces, veremos, empresas, funcionarios americanos varados en otros países… Pero lo más importante lejos de condicionamientos NEOLIBERAEL..Del Imperio Hegemonico… Otra vez TODO CAMBIA.

  4. Señor Diputado Heller, existen estudios muy serios del análisis de la situación económico-financiera de los EE.UU., que alumbran una emisión descontrolada de moneda que no condice con su PBI de alrededor de 15 trillones de su moneda. Solamente con observar la composición de ese PBI se puede llegar a la conclusión de que el porcentual mayor está constituído por su industria bélica. Se puede reducir drásticamente los fondos destinados al orden social, pero, no se puede ni siquiera mencionar tocar un solo dólar destinado al orden militar. Por estas razones los halcones o el Tea Party, condicionan el desenvolvimiento del ficticio gobierno. Ya lo dijo en una oportunidad, en un discurso público el expresidente Clinton diciendo que asumió su gobierno creyendo que iba a gobernar y que muy pronto advirtió que su poder “era virtual” al igual que todos aquellos funcionarios que lo acompañaban. TODOS EJERCIAN UN PODER VIRTUAL. Los sucesos actuales no son una novedad, usted lo mencionó, esto mismo ocurrió 17 veces antes. Basta con recordar que en el año 1913, el presidente Wilson entregó la FED (Reserva Federal) a un grupo de banqueros con la autorización de la emisión de su moneda y que en el año 1971, obligaron al presidente Nixon a abandonar la garantía oro que existía en la emisión fiduciaria. EE.UU necesita de la guerra para sobrevivir y hará todo lo posible para ejecutar sus propósitos en el Oriente Medio o donde sea necesario para cumplir sus objetivos de policía del mundo. Razón tenía Porfirio Díaz, presidente de Me´xico cuando expresó: “Pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de los EE.UU.” y un presidente argentino que dijo:”La felicidad de los EE.UU. depende de la desgracia del resto del mundo”. Cordialmente.
    Carlos

  5. Oscar Mario dice:

    Excelente Carlos. Esto se para atiborrando las urnas de votos a favor de los legisladores como vos ,una garantía que el proyecto seguirá desarrollandose sin pausa e interrupciones.

  6. [...] En su sitio en Web el político advierte que “son cada vez más las empresas que deciden invertir en recursos no convencionales, decisión …. [...]

Dejá un comentario

 

You need to log in to vote

The blog owner requires users to be logged in to be able to vote for this post.

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.

Powered by Vote It Up