No cualquier Estado

La cuestión del Estado es fundamental a la hora de evaluar los proyectos políticos y económicos que se disputan. Sin embargo, el problema no se resuelve con “mucho Estado”, sino analizando cómo juega este en los procesos de distribución del excedente que se genera en los procesos productivos.

En los noventa, el Estado tuvo un papel muy activo y fuerte en establecer las condiciones para la desregulación, la liberalización y las privatizaciones. Un sistema que benefició fuertemente a los actores más concentrados de la economía, incluidas transnacionales, e impactó negativamente sobre las PyMEs y los trabajadores.

Distinto es un Estado, como sucedió desde el 2003, que impulsa las paritarias libres, varias leyes que fomentan el trabajo formal y, por lo tanto, la reducción del trabajo no registrado. Que promueve las nuevas relaciones de producción y consumo, destinadas a expandir los derechos del consumidor y brindarle al Gobierno las herramientas necesarias para evitar distorsiones en las cadenas de valor.

Que restablece un sistema previsional solidario, que prácticamente universaliza la prestación y actualiza los haberes mejorando su valor real, o aplica la Asignación Universal por Hijo y para embarazadas. Que considera “de interés público” la prestación de servicios y productos esenciales (desde hidrocarburos hasta Argentina Digital), tanto para el desarrollo económico como para el mejor goce de los derechos personales.

La gravosa herencia de los noventa y los logros obtenidos en la última década han instalado en la sociedad una alta valoración por la existencia de un Estado activo. Atentos a ello, la mayoría de los candidatos presidenciales reafirman el rol de Estado en sus discursos, solo que muchos de ellos están pensando (sin explicitarlo) en volver al modelo noventista.

La única posibilidad de seguir transitando por la vía que se inició en 2003 es profundizando las medidas de intervención y regulación en las diversas esferas de la economía, orientadas a perfeccionar la inclusión y mejorar la distribución del ingreso.

Artículo publicado en Minuto Uno el 15 de agosto de 2015.

Dejá un comentario

 

You need to log in to vote

The blog owner requires users to be logged in to be able to vote for this post.

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.

Powered by Vote It Up