Un relato alejado de la realidad

Comentá »

Tiempo Argentino | Opinión

Dinamarca es un país con un Estado de Bienestar aún muy fuerte, con bajo desempleo y que está buscando la inmigración de trabajadores calificados para poder incrementar su producción.

Esa nación me vino a la mente al escuchar el discurso del presidente Mauricio Macri en la Asamblea Legislativa de apertura de sesiones ordinarias, por la descripción que hizo de la situación económica y social de nuestro país.

Lo expresado por el presidente está en “perfecta oposición” a lo que producen sus políticas: dice que su “desafío más grande es sacar a los argentinos de la pobreza”, mientras el modelo económico que implementa va contra esa premisa y genera cada vez más pobreza. Propone trabajo mientras genera más desocupación, habla de educación de calidad y salarios dignos para los docentes mientras les quiere imponer un techo (y además, bastante bajo) a las paritarias del sector y rechaza la paritaria nacional. En su guion prioriza los temas de vivienda y salud, mientras desfinancia y vacía esas áreas. Habla de “robots y autos que se manejan solos” mientras recorta el presupuesto del Conicet y hay suspensiones en el sector automotriz.

Las noticias de los diarios del día siguiente de la Asamblea nos llevan amargamente a la cruda realidad. Aparecen la suspensión de trabajadores en General Motors y Volkswagen, y suspensiones y despidos en el Parque Industrial de La Rioja, por citar algunos de los ejemplos de sectores que están reduciendo personal. La Nación informa que las consultoras prevén una inflación de entre el 2,3% al 2,9% para febrero, y algo más del 2% en marzo. No obstante, Macri sostiene que la inflación está amainando y refuerza la meta del 12% al 17% del BCRA para todo el año.

El discurso del presidente estuvo lleno de inexactitudes. “Venimos de cinco años de no crecer”, dijo Macri, cuando en realidad en 2013 se creció el 2,41% y en 2015 el 2,65%, según datos del Indec actual. Si se cumpliera el más optimista de los pronósticos del gobierno, que sostiene que el PBI argentino crecería el 3% en 2017, a fin de año estaríamos en similar nivel de producción que en diciembre de 2015, pero con una fenomenal distribución negativa del ingreso. Es decir: el PBI sería del mismo tamaño, pero con menos gente ocupada, salarios que pierden valor, jubilaciones que se achican, pymes que cierran e importaciones que remplazan producción nacional.

“Hace cinco años que no generamos empleos”, dijo Macri. Según un informe del CEPA, entre noviembre de 2010 y noviembre de 2015 el empleo privado registró un aumento de 441.240 trabajadores, con datos oficiales del SIPA. No es cierto que había estancamiento en la generación de empleos, se podría decir que en los últimos años no hubo suficiente, pero es muy distinto a la reducción de 70 mil empleos privados, según la misma estadística producida en 2016. Ahora está creciendo el desempleo.

“Sancionamos un Presupuesto calculado sobre números reales”, dijo Macri, copiando el concepto de su exministro Alfonso Prat-Gay. Sin embargo, el Presupuesto para este año fue sancionado partiendo de una sobreestimación de ingresos, dado que estima una baja del 1,5% del PBI para 2016, cuando las proyecciones indican una caída de entre el 2,3% (datos provisorios del Indec) al 2,6% de varias consultoras. También, la ley de leyes estima un crecimiento del PBI del 3,5% para este año, cuando el propio FMI lo ubica en el 2,2 por ciento.

“Necesitamos docentes formados, motivados y reconocidos”, dijo Macri y sostuvo que hay que cuidarlos. Para cuidar, formar y motivar a los docentes hay que asignarles salarios dignos y condiciones estructurales adecuadas, y hay que cumplir con las leyes, como la que obliga a convocar a la paritaria nacional docente.
“Con la reparación histórica, terminamos con una estafa de décadas y hoy casi un millón de jubilados tienen lo que les corresponde”, dijo Macri. Referirse a un sistema que llegó a una cobertura previsional de más del 96% de los adultos mayores como “estafa” es insostenible. Pero, además, no es cierto que los jubilados tengan lo que les corresponde. La mentada “reparación histórica” de jubilaciones y pensiones no fue más que una argucia para reducir los derechos adquiridos que los jubilados tienen sobre los juicios ganados a la ANSES y sobre los haberes actuales. Se los obliga a aceptar una rebaja de sus derechos para poder cobrar relativamente pronto, aprovechándose de sus necesidades.

“El acuerdo de Vaca Muerta nos muestra el camino, donde Nación, provincias, trabajadores y empresas fijamos las condiciones para recuperar el liderazgo”, dijo Macri. En realidad ese camino se centra en imponer la flexibilización laboral para los trabajadores. El presidente aseguró también que su administración comenzó “a normalizar el sector energético”. Aunque lo único que hizo el gobierno de Cambiemos fue subir las tarifas, afectando el bolsillo de los usuarios. Subieron las tarifas con dos objetivos: reducir subsidios e incrementar las ganancias de las empresas, y no hubo compromisos de inversión.

Posverdad

Al inicio de su discurso Macri pidió “menos relato y más verdad”, aunque en su disertación sobró relato y escaseó verdad.

Podría decirse que toda su arenga estuvo comprendida en la posverdad, un concepto que refiere a las circunstancias por las cuales, a la hora de modelar la opinión pública, los hechos objetivos influyen menos que los llamamientos a la emoción y a la creencia personal. Macri utilizó los datos que le resultaron convenientes, tergiversó otros, y ocultó cualquier información que pudiera tener connotación negativa, aunque fuera tan importante como el aumento del desempleo o el incremento de la pobreza durante su gestión.

Por el tono general puede decirse que fue un discurso más orientado a las próximas elecciones que a la gestión. La misma orientación que los discursos de María Eugenia Vidal y de Horacio Rodríguez Larreta.

Macri no dejó de hacer referencia a la herencia recibida, a la “década de despilfarro y corrupción”, justo cuando tiene cinco imputaciones por corrupción, desde los Panamá Papers hasta los vuelos de bajo costo, en las que aparecen involucrados él o el grupo económico al que pertenece.

Las continuas invitaciones al diálogo tampoco se sostienen. Un diálogo que según los funcionarios de Cambiemos no se respeta con la próxima marcha de la CGT el 7 de marzo. Pero lo cierto es que, de lo acordado en el Diálogo por la Producción y el Trabajo, ni el gobierno, ni los empresarios cumplieron con las promesas realizadas, en especial la de no acrecentar la lista de cesantías.

Con discursos como los del Presidente el 1 de marzo pasado, podría pensarse que, más que promover un diálogo, se promueve un relato, o la posverdad: los hechos no acompañan la situación económica y social que Macri describe para nuestro país.

El hashtag #noaflojemos lanzado por la maquinaria publicitaria de Macri reconoce inconscientemente que la gente no la está pasando bien, de allí el mensaje de no aflojar. En palabras de Carlos Pagni: “Las miserias éticas se agigantan porque la economía no llega a entusiasmar.”

A esta posverdad, a este estudiado relato que intenta desconocer la realidad, hay que enfrentarlos desde la política y desde la movilización popular, comenzando por participar de lo que se anticipa como una importante demostración el 7M y construyendo lazos de militancia para derrotar en las urnas este modelo de exclusión y pobreza.

Nota publicada en Tiempo Argentino el 05/03/2017

Para Heller, los funcionarios de Cambiemos “lo que quieren es fortalecer sus esquemas de negocios y los de los grupos económicos a los que están vinculados”

Comentá »

El diputado también señaló que el objetivo de Dujovne es “profundizar el ajuste” y que la no renovación del reintegro del 5% del IVA “es una mala medida desde todo punto de vista”

heller-en-radio-del-plata07

“Está claro que para Nicolás Dujovne, más allá de sus esfuerzos dialécticos, el objetivo es profundizar el ajuste. En todas las declaraciones que hizo ayer habló recurrentemente de bajar el costo laboral, y bajar el costo laboral desde su perspectiva es flexibilidad laboral”, sostuvo esta mañana el diputado nacional Carlos Heller (Partido Solidario) en declaraciones radiales

“Dujovne también dice «son muy altos los impuestos al trabajo», y me hace acordar a (Domingo) Cavallo cuando redujo los aportes patronales, porque es una manera de bajar el costo laboral, desde luego a costa de desfinanciar el sistema previsional, lo que luego terminó siendo la justificación para privatizarlo. Hay que prestarle mucha atención a este tema, yo creo que es un tema clave en esta etapa”, añadió el referente cooperativista, en diálogo con Pablo Caruso por Radio del Plata. “Dujovne no deja de decir que su objetivo es la reducción del déficit fiscal. Eso supone un ajuste aún mayor al que se aprobó en el Presupuesto”, advirtió Heller.

“Los apologistas del ajuste brutal son como los Jinetes del Apocalipsis, vienen cabalgando siempre y no paran. Tienen espacios en los medios e insisten”, graficó el Presidente del Partido Solidario.

Heller también se refirió al tratamiento sesgado que se le dio a la noticia de la recaudación y al decreto que establece mayores descuentos en las retenciones a la soja: “Incluyendo los ingresos del blanqueo, la recaudación creció un 34,6%, con una inflación que nadie ubica en menos del 40%. Por lo tanto, ni el blanqueo, que es una medida excepcional y que este año no van a tener, puede resolver el problema. El problema es la menor actividad económica y las medidas que el gobierno toma de baja de impuestos a los sectores que efectivamente quiere privilegiar”, dijo el diputado, y sumó: “al respecto, es llamativo que el gobierno firme antes de fin de año un decreto que comenzará a tener efecto el 1 de enero de 2018, me refiero al decreto 1343/2016 firmado por Mauricio Macri, Marcos Peña, Alfonso Prat-Gay y Ricardo Buryaile, que establece una reducción mensual del 0,5% en las alícuotas de la soja, que llegarían al 24% en diciembre de 2018, y al 18% en diciembre de 2019”.

El legislador señaló además un detalle que tuvo casi nulo desarrollo en los medios masivos: “Nadie dice que estos datos que dan están referidos al poroto de soja, que es nada más que el 21% de los ingresos de exportación. El 55% es harina de soja y el resto, el 24%, es aceite de soja. Estos dos rubros ya están en el 27% ahora, no en el 30% como el poroto. Por lo que van a bajar al 21% en diciembre de 2018 y al 15% en diciembre de 2019. Es decir que desde el punto de vista fiscal, según nuestra estimación, este decreto que va a entrar en vigencia el año que viene implica entre US$ 900 millones y US$ 1.000 millones al año de beneficio al sector sojero. Habría que preguntarse cómo encaja eso en el marco del objetivo de reducción del déficit fiscal”, concluyó.

Ante la pregunta sobre si el gobierno cree que las medidas económicas que implementa van a traer buenas noticias para los indicadores de la economía, Heller respondió citando una nota que publica hoy Clarín, firmada por Paul Krugman, Premio Nobel de Economía: “Krugman sostiene que el gobierno de Estados Unidos ha sido tomado por un grupo de empresarios que busca acrecentar sus ganancias y que lo hacen desde el poder, dejando de lado a los políticos que tienen otro tipo de compromisos. Estoy convencido de que en Argentina está pasando exactamente eso mismo”.

En esa misma línea, el legislador sostuvo que los funcionarios de alto rango del gabinete no temen que sus figuras se desgasten: “Ni Mario Quintana ni Gustavo Lopetegui tienen proyecto político. Lo que quieren es fortalecer sus esquemas de negocios y los de los grupos económicos a los que están vinculados, cosa que están haciendo desde el primer día, desde la compra de dólar futuro hasta la firma del Memorándum con Qatar, que es una vergüenza”, remató.

Consultado sobre la no renovación del reintegro del 5% del IVA sobre las compras realizadas con tarjetas de débito, Heller opinó que es una medida que “afecta directamente a los trabajadores registrados, que fueron incorporando el uso de la tarjeta de débito sobre la base del beneficio de la devolución del 5% del IVA” y sostuvo que la decisión de Dujovne “de hecho significa que el costo real de lo que compraban con tarjeta de débito los trabajadores, que en general son los productos de consumo permanente -alimentos, artículos de limpieza, etcétera-, a partir del 1 de enero les cuestan más”.

“La otra cuestión que hay que tener en cuenta –agregó el legislador- es que es una pésima medida desde el punto de vista fiscal: van a perder plata. Al desincentivar el interés del uso del pago con tarjeta de débito van a aparecer otra vez, sobre todo en los comercios minoristas y en los boliches de barrio, los descuentos por pago en efectivo, lo que significa que esos comerciantes dejarán de tributar”. “El descuento en efectivo no es un acto graciable, sino que es la preparación del camino para la no tributación. Por eso digo que en el balance final el Estado va a perder plata. Es una mala medida desde todo punto de vista”, subrayó.

La estanflación se extiende

Comentá »

Tiempo Argentino | Opinión
Por Carlos Heller

sin-brotes-verdes

Según comentó esta semana Alfonso Prat-Gay en las jornadas bancarias de Felaban, “de a poquito” se observan “señales de que la recesión va quedando atrás”. También proyectó una inflación anualizada en torno al 16% con los datos de los últimos tres meses. No obstante, la recesión continúa y la inflación no cesa: la realidad se empecina en contradecir el discurso oficialista.

El consumo de carne vacuna por habitante marcó 53,8 kilos en septiembre, el volumen más bajo para ese mes desde 2002, y diez kilos menos que un año atrás. En octubre, la construcción cayó un 19,8% interanual, según el índice privado Construya, y la producción de acero se contrajo un 19,6% interanual. Son los últimos indicadores conocidos que derrumban la noción de los brotes verdes.

Para los oficialistas el futuro es prometedor, pero siempre está lejos y cada vez más adelante. En esa línea el presidente Macri comentó: “Yo nunca creí que el segundo semestre iba a ser una panacea. El proceso de recesión, que al sincerar la situación se iba a agudizar, iba a llevar por lo menos un año”. Desde el establishment, para Ramiro Castiñeira de Econométrica: “El crecimiento generalizado se verá tras el segundo trimestre de 2017”. Según cita Marcelo Bonelli (Clarín, 11/11/16), para el titular de la UIA, Adrián Kaufmann Brea: “Ahora los plazos se extendieron. La reanimación económica podría empezar a fines del próximo otoño”.

La decisión del gobierno de eliminar el arancel de importación para computadoras, notebooks y tablets, generando una pérdida de empleo que podría alcanzar las 10 mil personas, entre puestos de trabajo directos e indirectos, contribuye a ensombrecer este panorama.

Por el lado de la inflación, el IPC CABA subió el 2,9% respecto del mes anterior y evidenció un incremento interanual del 44,7% en octubre. Para el IPC del Indec el aumento de octubre fue del 2,4 por ciento. Estos datos están influenciados por los aumentos de tarifas (en especial del gas) y los precios de los productos estacionales. De allí que resulta útil considerar las mediciones del IPC denominadas “núcleo”, que excluyen estos ítems.

Para el IPC CABA, la inflación núcleo arrojó un valor superior al esperado, del 2,0% mensual, mientras que para el Indec fue del 1,8 por ciento. La cuestión más relevante es que estos indicadores evidencian que la inflación no se está desacelerando. En ambos casos el aumento de octubre fue mayor a los registros de septiembre, donde ambos índices coincidieron con un 1,5% mensual. Anualizando estas variaciones (técnica que le gusta utilizar al ministro de Hacienda y Finanzas), darían valores cercanos al 27% y al 24% respectivamente, muy lejos del 16% oficialmente proyectado.

El JP Morgan, ex empleador de muchos funcionarios de primer nivel del actual gobierno, acaba de ajustar a la baja el pronóstico del PBI para este año, a una caída del 2,1 por ciento. Dicho banco espera para 2017 una inflación del 21,2 por ciento. Sin duda, el proceso de desinflación está siendo largo y costoso.

Mientras tanto, se conoció la revisión del Artículo IV del FMI para nuestro país. Elogia las políticas aplicadas por la gestión Macri, aunque pronostica una evolución de la producción más débil de la que estima el gobierno, y una inflación más alta para el próximo año (20,5%) que la proyectada por el BCRA. En lo que sí coincide el organismo multilateral con la Presidencia argentina es en cargar las tintas sobre la anterior gestión y utilizar argumentos contrafácticos, desaconsejados en cualquier análisis lógico, del tipo: ¿qué habría pasado si…? Para el FMI: “La opción de mantener el insostenible marco de políticas instaurado por el gobierno anterior resultaba sencillamente imposible, ya que hubiera terminado produciendo una repetición de la historia de crisis, contracción y aflicción social ya vivida por Argentina”. Macri, en su entrevista del pasado martes a La Nación, fue más directo: “Es entender que estamos saliendo de lo que nos hubiese llevado al mismo lugar de 2001. Así de grave”. Cabe comentar que, en realidad, son las políticas aplicadas por el presidente Macri las que nos llevarán a una situación como la de 2001, para utilizar su misma metáfora. Cuando se utilizan estos argumentos, es porque los datos verdaderos indican que en la finalización del mandato de Cristina Fernández, si bien había algunos desequilibrios, no solo se estaba muy lejos de una crisis, sino en un momento de auge de consumo y producción.

Las elecciones (norteamericanas y del gobierno argentino)

Decir cómo va a impactar el triunfo de Donald Trump es difícil, porque en la campaña el hoy mandatario electo hizo declaraciones contradictorias sobre varios temas, como la tasa de interés de Estados Unidos y la revalorización o depreciación del dólar. El 12 de septiembre de 2016 Trump criticó a la presidenta de la FED, Janet Yellen, por mantener las tasas de interés “artificialmente bajas” para ayudar al presidente Obama. Cuatro meses antes, había dicho que el aumento de las tasas de interés “sería un desastre” para la economía (Wall Street Journal, 12/09/16).

En el caso de las energías no renovables, Trump fue más consistente, puesto que indicó su total apoyo al petróleo y al carbón, al igual que su decisión de desarmar el sistema público de salud. Las acciones de las empresas de salud, energéticas y del sistema financiero han trepado en el Dow Jones.

Para Moody’s, “Trump pretende imponer aranceles severos a las importaciones de determinados países para obtener concesiones sobre los actuales acuerdos comerciales”, lo cual impactará en el comercio mundial. Algunas producciones locales como limones y carnes ven peligrar la vía libre para exportar a Estados Unidos, que se había logrado luego de varios años de restricciones injustificadas.

Si bien los mercados actúan bajo especulación, hasta el momento las monedas latinoamericanas se devaluaron, y el riesgo país de las economías emergentes se incrementó en un 6,65%, mientras que para Argentina subió un 8,45%, poniendo en tensión el financiamiento futuro del gobierno de Macri y agregando volatilidad a la economía. Volvemos a repetir experiencias ya vividas.

Pero sobre lo que más me interesa reflexionar es que el gobierno de Macri eligió como un eje de su estrategia lo que ellos llaman “la inserción en el mundo”. Esta estrategia es gravísima para la Argentina, porque nuestro país está entrando en un mundo que va en una dirección contraria a nuestros intereses. Argentina volvió a la política exterior de los noventa de inserción pasiva en el mundo globalizado, abandonando todas las construcciones defensivas, es decir, con la guardia baja. Por eso ahora los riesgos son muchísimo más grandes, porque discutir si Trump es peor o mejor que Hillary nunca fue relevante, no obstante los aspectos deleznables de las políticas sociales, misóginas, racistas y homofóbicas de Trump.

Nuestro lugar en el mundo no consiste en ir detrás de una alianza con los Estados Unidos. El mundo que Argentina tiene que tratar de fortalecer es el mundo en el que estaba, el de la integración regional, el de la alianza con los BRICS, el del G77 más China, el de la Unasur, de la Celac, de todo lo que se venía construyendo para obtener fortalezas para enfrentarse a los desafíos que ese otro mundo de los países centrales proponía. Nuestro lugar en el mundo es fortalecer la alianza con nuestros iguales, con los que tienen que enfrentar los mismos desafíos, con los que tienen que luchar con los paraísos fiscales, contra un sistema financiero que absorbe riqueza de manera brutal, contra las corporaciones multinacionales, contra las reglas del libre comercio.

Nota publicada en Tiempo Argentino el 13/11/2016

Malvinas: superficial y preocupante accionar de Macri y su Gabinete

Comentá »

Por Carlos Heller

malvinas-nasa

Sorprende la liviandad con la que Mauricio Macri aborda un tema de enorme trascendencia para la mayoría de los argentinos, como lo es nuestra soberanía sobre las Islas Malvinas.

Al “comunicado conjunto” de la Cancillería Argentina y el Foreign Office, que implica acuerdos a espaldas del Congreso de la Nación, se suma ahora el papelón internacional que protagonizó Macri en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas. El Jefe de Estado dijo que dialogó sobre la soberanía de las Islas con la primera ministra Theresa May, pero fue desmentido por la propia canciller Susana Malcorra, primero, y por el mismísimo gobierno británico después.

Si bien está claro que no comparto la filosofía ni la línea política de Mauricio Macri, admito que siento vergüenza por la superficialidad con la que el Presidente y su Gabinete abordan el tema Malvinas. Es que su desesperación por lo que entienden como “integrarse al mundo” es de tal magnitud que los lleva a cometer errores en un asunto que implica soberanía pero también enormes intereses económicos y geopolíticos.

Sigo pensando que nuestro lugar en el mundo sigue estando junto a los países de Nuestra América. La clave para discutir con los grandes bloques y las potencias está en el fortalecimiento de la integración regional.

En el marco de este “desmadre” y de esta ausencia total de institucionalidad, como integrante de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados firmé hoy un proyecto consensuado con las demás fuerzas políticas para que el pleno de la Cámara respalde “el rol insoslayable del Honorable Congreso de la Nación en la adopción de medidas de política exterior, puntualmente en materia de pesca, hidrocarburos, navegación y aquellas que afecten lo establecido en la Primera Disposición Transitoria de la Constitución Nacional, que dispone la reafirmación permanente de la legítima e imprescriptible soberanía de la República Argentina sobre las Islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur y los espacios marítimos e insulares correspondientes”.

Además, desde la Comisión de Relaciones Exteriores citamos para el miércoles próximo al vicecanciller Carlos Foradori para que brinde explicaciones sobre el “comunicado conjunto” de la Cancillería Argentina y el Foreign Office para afianzar las relaciones bilaterales y promover inversiones extranjeras en las Islas Malvinas y en el Atlántico Sur.

Las corporaciones también ganan en el Congreso

Comentá »

El Destape Web | Opinión
Por Carlos Heller

Habiendo transcurrido ya el primer semestre del año, podemos decir que la actividad parlamentaria en ese período expresó una profunda regresividad en la distribución del ingreso, una característica de la gestión macrista que, además de ser muy injusta, genera un fuerte enfriamiento de la economía.

congreso-de-la-nacion
Aquí un repaso de los, a nuestro criterio, principales temas que se debatieron en el Congreso de la Nación:

Pago a los buitres

En el caso de la denominada Ley de Normalización de Deuda, además de concederle a los fondos buitre la renta más que abusiva que pretendían, el gobierno presentó la norma como “necesaria” para finalizar con la cesación de pagos a la totalidad de bonistas. Sin embargo, de acuerdo a la presentación del Programa Financiero 2016 por parte del Ministerio de Hacienda y Finanzas, el 31% del total que permanece impago mantiene la posibilidad de litigio (algunos pocos ya acordaron) y también habría una eventual conflictividad con los bonistas que entraron a los canjes.

Ley ómnibus

Tal como se aprobó, la ley ómnibus conculca los derechos de una parte de los jubilados y pensionados; y la declaración de emergencia en materia de litigiosidad previsional, más que una “reparación histórica”, es una forma de refinada extorsión a personas de elevada edad que no pueden esperar años para recibir lo que les corresponde, y se ven presionadas a aceptar las fuertes quitas que propuso el macrismo y parte de la oposición acompañó en la votación.

Además, bajo el manto de un supuesto beneficio a los jubilados se hizo pasar una serie de ítems que no tiene que ver con la materia previsional: modificaciones a la estructura impositiva (una reforma tributaria regresiva que de ningún modo era necesaria y, menos aún, urgente) y una exteriorización de capitales que ni siquiera tiene por objetivo la repatriación de esos capitales, sólo beneficia a quienes evadieron y reporta muy pocos beneficios para el país, pues se realizará a un costo mínimo para los evasores.

Párrafo aparte para la nefasta derogación de leyes importantes como la 27.181, que declara de interés público la protección de las participaciones del gobierno en empresas privadas a través de la cartera de inversiones del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) y de empresas nacionalizadas como YPF y Aerolíneas Argentinas.

MiPyMEs desprotegidas

El recientemente aprobado proyecto de ley “para el fortalecimiento de las MiPyMEs” en realidad debió haber sido “de emergencia MiPyME”, porque ésa es la situación que atraviesan las micro, pequeñas y medianas empresas argentinas. La ley, que recoge principalmente las posturas de Cambiemos junto con el Frente Renovador y el Bloque Justicialista, si bien se orienta en un sentido positivo, no resuelve el verdadero problema de las MiPyMEs, que es la crisis derivada de las políticas de ajuste.

Fuerte incremento de tarifas de servicios públicos, altos costos de financiación a partir de la decisión de incrementar las tasas de interés, decisión de controlar la inflación a partir del enfriamiento de la economía y liberalización de importaciones son un “combo” que golpea a los sectores económicos más vulnerables y a las MiPyMEs en particular.

Vetador serial

Recurriendo a una herramienta de la que hizo uso y abuso durante su gestión como Jefe de Gobierno de la CABA, Macri vetó la Ley de Emergencia Laboral aprobada por el Congreso de la Nación.

La actitud del Presidente tiene un profundo sentido ideológico, basado en los conceptos de la Asociación Empresaria Argentina (AEA): consideran al salario como un costo más y no quieren regulaciones de ningún tipo que limiten la actividad privada. Quieren libre mercado y desregulación laboral. Macri vetó la ley porque quiso darle una señal muy clara a los grandes grupos económicos: su intención es avanzar en el proceso de desregulación, desarmando el andamiaje legal de defensa de los intereses de los trabajadores.

Si bien está claro que la ley no iba a resolver el problema de los despidos, sí hubiera sido un paliativo cuando las políticas económicas que se están aplicando van en la dirección contraria. Las políticas que implementa el gobierno nacional no pueden generar otra cosa que desempleo; el ajuste, como demuestra la experiencia mundial, inevitablemente recae sobre los sectores del trabajo.

Otra característica de este semestre de debate parlamentario es la reiteración de concesiones entre Cambiemos y la “oposición amiga” –en las referencias de Sergio Massa y Diego Bossio- que no modifica la esencia ni la magnitud de los proyectos enviados desde el Poder Ejecutivo y, más que oposición, parece encarnar otra fórmula política para asegurar la persistencia de un Estado que defiende los intereses del capital concentrado a costa del bienestar popular.

La balanza sigue inclinando su fiel: entre atender los reclamos de los grandes empresarios o reducir la angustia de la población, el macrismo, también en el Congreso de la Nación, ha optado por beneficiar a las corporaciones.

Nota publicada en www.eldestapeweb.com

 

You need to log in to vote

The blog owner requires users to be logged in to be able to vote for this post.

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.

Powered by Vote It Up