El “default que no es default” y los riesgos del fallo Griesa

Comentarios (11) »

democracia-o-corporacionesHe dicho en reiteradas oportunidades que la sentencia de Griesa tiene todas las características de un fallo de colonias, cuestión que ha sido ratificada en todas sus declaraciones y decisiones con relación al caso. Tanto en la última audiencia del viernes pasado, cuando pidió que cesen las “declaraciones engañosas” del gobierno (en ningún momento observó declaraciones engañosas de los demandantes), como en el comunicado del mediador Daniel Pollack, quien expresó taxativamente que “Argentina entrará al default” y que ello tendrá graves consecuencias sobre el pueblo argentino, definición a la que cuesta encontrarle una veta de imparcialidad.

Habría una solución si los buitres no fueran buitres. Argentina ofreció a los demandantes entrar al canje, lo que les significaría, según explicó el ministro de Economía Axel Kicillof, una ganancia de un 300% debido a que compraron los bonos a precio de remate. Pero los demandantes desean no menos de lo que les concedió el juez, que en el caso del fondo NML de Paul Singer, significa una ganancia del 1600% en seis años.
Otra negociación no era posible. Luego del pago de Argentina de su deuda reestructurada, se cae en una extraña situación de un “default que no es” pero que los “mercados” consideran que sí es, incorporándole insólitos calificativos; la otra alternativa, la de pagar a los buitres según establece el fallo, implicaría entrar en un sobreendeudamiento por el reclamo del resto de los holdouts y la activación de las cláusulas RUFO. Ambas situaciones son nocivas para la Argentina, la segunda mucho más.
Tal como lo comunicó el ministro de Economía el viernes, la situación actual, si un nombre no tiene, es el de “default”. Kicillof explicó que no se cumple ninguna de las tres condiciones que implicarían que el país entre en default: el no pago, la declaración de una moratoria o la invalidez de los convenios firmados oportunamente. Lo que sucede tiene que ver con “riesgo en oportunidad de cobro” que es cuando, por ejemplo, un acreedor interfiere en los cobros por un embargo, una prohibición judicial, una medida cautelar temporaria o cualquier otra acción similar, condiciones que suelen ser “transitorias”.
La audiencia que citó el juez Griesa para el viernes pasado generó cierta expectativa. Pero al igual que en la anterior, no resolvió nada relevante respecto de los planteos por los fondos retenidos, sólo criticó a Argentina, y dijo que nuestro país debía cumplir el fallo. Argentina solicitó cambiar al mediador Pollack, y los demandantes solicitaron su continuidad: la decisión de Griesa no fue sorpresiva: ratificó al mediador.
Esta situación genera elevadas dosis de volatilidad, la materia prima preferida por los especuladores, y es otra de las implicancias del fallo Griesa. En la medida que el juez les concedió a los buitres la facultad de pedir la reposición de la cautelar, y que hay otras entidades interesadas en comprar el fallo, estas tienen información privilegiada, y la pueden usar para obtener elevadas ganancias.
Entre los 15 integrantes que decidieron unánimemente que se debían abonar los seguros de default sobre la deuda argentina (CDS), figuran el fondo Elliott y grandes bancos, entre otros; nuevo aliciente para incrementar la masa crítica de la especulación. El Ministerio de Economía informó que la Comisión Nacional de Valores “solicitará a la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC) información precisa sobre las transacciones con esos títulos (CDS), para investigar si los propios fondos buitre, por sí, o a través de terceros, obtuvieron ingentes beneficios al no alcanzar un acuerdo”.
CONTINÚAN LAS CRÍTICAS AL FALLO GRIESA. El premio Nobel Joseph Stiglitz expresó al diario New York Times (NYT): “hemos tenido muchas bombas alrededor del mundo, y esta es una que Estados Unidos le está tirando a todo el sistema económico global”, y agregó que no se sabe aún “cuán grande será la explosión y no es sólo de la Argentina”. Según cita NYT, Stiglitz dijo que el fallo puede prolongar o posponer las reestructuraciones de deuda y extender la miseria económica de los países y reflexionó que “Singer y Elliott han hecho ya un gran daño”.
Una carta firmada por 100 economistas de universidades y centros de estudios, principalmente de Estados Unidos, y de varios países más, también coincidió con que el fallo de Griesa: “podría causar daño económico innecesario al sistema financiero internacional”. La carta expresa que “la decisión de la Corte obstaculizaría gravemente la capacidad de los acreedores y deudores de concluir una reestructuración ordenada si ocurre una crisis de deuda soberana”, dado que el fallo del magistrado distrital podría “torpedear un acuerdo existente con aquellos tenedores de bonos que eligieron negociar”.
Mark Weisbrot, co-director de un importante centro de pensamiento localizado en Washington que distribuyó la carta de los 100 economistas, se mostró de acuerdo con la posición del gobierno argentino con respecto a la necesidad de buscar un nuevo término para describir una situación en que un deudor quiere pagar y no puede hacerlo porque un fallo judicial no se lo permite. Agregó además que “fue una Corte la que tomó esta decisión sin precedente. Es una corte la que está forzando a Argentina a defaultear. El default no es de Argentina” (Infobae, 01.08.14).
No obstante la gran cantidad de apoyos recibidos de alto nivel y de todo tipo, algunos analistas y economistas vernáculos siguen sosteniendo que el gobierno argentino negoció mal y no toman en cuenta los terribles problemas que genera el fallo. Son los mismos analistas y economistas que pronostican una catástrofe por la caída en “el default que no es”, algunos intentando engañosamente comparar esta situación con el default que sí fue de 2001. Algún economista neoliberal profetizó que “con el default podrían llegar a faltar medicamentos”, una consecuencia absurda, pero que preocupa a la gente que la escucha y no tiene los conocimientos técnicos para identificar el embuste. También se ha podido leer a opinólogos locales, usualmente citados por la American Task Force Argentina, partiendo de “versiones que aseguran” actitudes del gobierno argentino que podrían gatillar las cláusulas RUFO, todo un festín para los buitres.
Argentina está en condiciones de pilotear esta situación, que no es fácil. Nuestro país tiene muchísimas fortalezas: está parado en una posición sólida y posee el control de las principales variables de la economía. Por ejemplo, la deuda pública total es del 40% del PIB, cuando en 2002 era del 166%, pero lo que más interesa, la deuda en moneda extranjera en manos de privados, es menor al 10% del PBI, y al sumar organismos internacionales es equivalente hoy al 16% del PBI, cuando en 2002 era más del 95 por ciento. Hemos vivido, desde 2003, con el cierre al financiamiento externo, y la economía creció basada en su dinamismo interno. Esto no indica que la falta de financiamiento sea neutra; con crédito a buenas tasas sería interesante financiar proyectos de inversión e infraestructura, previendo la jurisdicción de la justicia argentina en los contratos. Pero su falta no generará el derrumbe ni mucho menos, la economía argentina tiene un potencial que habrá que ir gestionando, a partir de una participación cada vez más activa del Estado en las cuestiones básicas de la economía.
Y si lo económico no tiene visos de descarrilar en lo absoluto, es válida la preocupación por lo político, como lo expresó Cristina Fernández, luego del acto en el cual anunció el nuevo aumento semestral del 17,21% en las jubilaciones, medida que llevó el haber mínimo a $ 3231. La presidenta expresó: “Tenemos que ser muy fuertes los argentinos, muy unidos, porque van a intentar tratar de dividirnos. No lo van a lograr porque realmente el Mercosur, la Unasur, la América del Sur, la CELAC, estamos definitivamente unidos, porque hemos aprendido que la unidad hace la fuerza y que solamente juntos vamos a lograr ser protagonistas en este mundo complejo.” Un mensaje que comprende que la unidad no sólo debe darse en nuestro país, sino en conjunto con nuestros hermanos latinoamericanos, un signo del cambio de época que venimos transitando desde 2003 y debemos mantener, pese a la actitud de ciertos políticos y analistas de la oposición que intentan instalar temor y desconcierto.
Artículo publicado en el diario Tiempo Argentino el domingo 3 de agosto de 2014.

Ágil reacción para fortalecer el modelo de inclusión social

Comentarios (1) »

web-heller-1-9-13La decisión de reabrir el canje de deuda externa y suspender la “ley cerrojo” a través de un proyecto, que ya se encuentra en tratamiento en el Senado de la Nación, revalida la vocación de pago que expresó la República Argentina desde el inicio del gobierno de Néstor Kirchner, dentro de las políticas soberanas determinadas por nuestro país, y es una respuesta contundente y clara a las autoridades judiciales estadounidenses. Jueces que han venido fallando en relación a las demandas del 0,45% de los tenedores de deuda, con potenciales daños sobre una gran parte del 93% de los tenedores que ingresaron al canje, sobre las condiciones de sustentabilidad financiera de nuestro país, y también con repercusiones negativas en las futuras reestructuraciones de deuda soberana de otras naciones.

El proyecto de reapertura del canje ha tenido una amplia aceptación por parte de asociaciones empresariales, organizaciones sociales e incluso por parte de algunos partidos de la oposición.
Se prevé también no generar un pago en mejores condiciones que las ofrecidas a los bonistas que entraron en los canjes 2005 y 2010; decisión acertada dado que no sería equitativo, y además porque estos podrían reclamar esas mejoras, lo que impactaría negativamente sobre la política de desendeudamiento del país.
Cuando salió el fallo del juez Griesa comenté que es un fallo de colonias, en el queun juez distrital dicta una resolución que debería ser cumplida por un país soberano, y ahora es ratificado por la Cámara de Apelaciones del mismo distrito, utilizando incluso el  irrespetuoso apelativo de “deudor recalcitrante” para nuestro país. No obstante, muchos economistas de la oposición determinan que se llegó a este resultado por los desaciertos del gobierno.
El diputado Alfonso Prat-Gay está preocupado por la concesión del beneficio de los cupones PBI al7% de los acreedores que podrían entrar al canje, y se pliega también al concepto de otros muchos economistas que critican los canjes de 2005 y 2010, desconociendo que posibilitaron aplicar políticas independientes, sin el yugo de una deuda que erosionaba la economía, pudiendo así consolidar un modelo económico, político y cultural de crecimiento con inclusión social, que tiene al Estado como un actor principal de las políticas de fomento.
El flamante candidato a diputado Martín Lousteau, ex ministro de Cristina Fernández, llega incluso a criticar el pago al FMI (La Nación 29-08-13), que permitió liberarnos de los condicionamientos del organismo que hoy están sufriendo muchos países de la periferia europea. Expresa que “la deuda no es intrínsecamente buena o mala”, con lo cual para este economista no existe la usura, y bajo su concepto los acreedores serían inimputables, mientras que las fallas y errores serían exclusividad de los deudores; neoliberalismo puro que se intenta disfrazar de una corriente progresista o de centroizquierda.
¿Acaso la deuda que contrajo DomingoCavallo en el Megacanje de 2001 con tasas en dólares superiores al 20% es correcta? ¿Se le puede pedir a un país que pague semejantes tasas? La respuesta a ambas preguntas es un rotundo “no”. Pero parte de esos bonos con exorbitantes tasas están en poder de los fondos buitre y sobre ellosel juez Griesa decide, y la Cámara ratifica, que se deben pagar íntegramente.
Es sabido que muchas veces los acreedores prestan mal, ya sea por impericia, encandilados por una promesa de jugosas ganancias, o, en el caso de las deudas soberanas, para mantener la dependencia del deudor y obtener beneficios adicionales de su sumisión.
Todos los críticos terminan en la misma reflexión: deberíamos habernos endeudado para cerrar con el Club de París y para cancelar las deudas con los bonistas; lo que no dicen esque ello sólo hubiera sido posible pagando altísimas tasas, ya que sólo en un breve período durante el primer semestre de 2007, el riesgo país bajó a niveles mínimos hasta que estalló en septiembre de ese año la crisis financiera cobijada por las hipotecas de baja calidad estadounidenses.
La propia Presidenta de la Nación alertó que “hay gente que tal vez vuelva a pensar que sea un buen negocio endeudar a la Argentina”, para aclarar que fue un buen negocio sólo para algunos pocos. Una buena calificación de las intenciones de muchos políticos y economistas que critican el canje de deuda.
POLÍTICA ANTICÍCLICA CON IMPUESTO A LAS GANANCIAS. El último martes se llevó a cabo una nueva reunión del diálogo fomentado por la presidenta Cristina Fernández, en la que se realizaron anuncios importantes en torno a algunos de los principales ejes tratados en el encuentro de Río Gallegos, lo que mostró una rápida capacidad de respuesta de las autoridades nacionales.
Casi todos los comentarios sobre lo que dejó el encuentro se posaron sobre la modificación del mínimo no imponible del Impuesto a las Ganancias y sobre un supuesto “espíritu electoralista”, idea fogoneada por ciertos políticos locales que se encuentran en campaña, querápidamente salieron aadjudicarse el logro y no dudaron en omitir la existencia previa de una cantidad de proyectos importantes en la materia, muchos de los cuales quedaron reflejados en las nuevas disposiciones emanadas del Ejecutivo.
Estos profesionales de la crítica están imposibilitados de reconocer que los cambios anunciados forman parte de una estrategia consistente, que ya lleva una década y no un par de meses, y que apunta por sobre todo a “seguir consolidando la redistribución del ingreso”, como dijo recientemente la presidenta. Es en esta clave que hay que hablar de los cambios en Ganancias, aunque también de políticas de ingresos como la Asignación Universal por Hijo y de la actualización de los haberes jubilatorios y el salario mínimo vital y móvil. Todas estas medidas forman parte de un rumbo, valorado por la mayor parte de la sociedad, que avizora su continuidad a futuro.
En lo específico del anuncio relativo a Ganancias, tras las modificaciones, el nuevo mapa muestra que el 90% de los trabajadores quedará directamente afuera del tributo, mientras que los que ganen entre 15 mil y 25 mil pesos, en el caso del trabajador soltero, pagarán desde un 12 y hasta un 26%  menos de impuesto, mientras que para el casado con dos hijos la merma irá desde el 21 al 60 por ciento. Además se incrementan los rangos para el cobro de la asignación familiar, por lo que a partir de ahora habrá 865 mil chicos más que pasarán a cobrarla, totalizando 4,7 millones de menores.
En términos fiscales el gobierno dejaría de recaudar unos $ 4500 millones, aunque este monto se compensará, en parte, por el cobro adicional de los impuestos ligados al mayor consumo previsto. Más importante aún es que se propone eliminar algunas de las exenciones vigentes a la renta financiera, una asignatura pendiente heredada de los años del neoliberalismo. Así, el Poder Ejecutivo elevó al Congreso un proyecto para gravar con una alícuota del 15% las ganancias por la compraventa de acciones y títulos que no coticen en Bolsa, incorporando también a los sujetos del exterior, liberados del pago a través de un decreto del año 1991, firmado por CarlosMenem y Cavallo. También se agregó una imposición del 10% al reparto de dividendos en cabeza de las empresas. Más allá del efecto positivo que tengan estos dos cambios sobre la recaudación, cercano a los $ 2000 millones, la medida sobresale por su espíritu netamente progresivo en términos de distribución del ingreso.
Como fue mencionado en el decreto presidencial, el paquete de medidas es parte de las herramientas contracíclicas adoptadas, que resulta conducente al fortalecimiento del poder adquisitivo de los trabajadores y, con ello, a la consolidación de la demanda y el mercado interno.
Artículo publicado en el diario Tiempo Argentino el domingo 1 ero de septiembre de 2013.

Macri y el presupuesto del Gobierno de la Ciudad

Comentarios (17) »

macriNo sorprende a nadie que Macri sea de derecha, ni que sea conservador, ni siquiera que tenga gestos autoritarios. La verdadera sorpresa es que sea ineficiente. A todos nos vendió el cuentito de los cinco años de preparación y de los equipos técnicos, y lo cierto es que si agudizamos la mirada y analizamos el presupuesto de la ciudad, nos encontraremos con muchas áreas sub-ejecutadas.

Respecto a la educación, que ha sido el tema de debate de las últimas semanas, es increíble que con un presupuesto aprobado de más de 300 millones de pesos para infraestructura escolar, en el primer semestre sólo se hayan ejecutado un poco más de 16 millones.

Hagamos un ejercicio simple de medición de ineficiencia: cualquier persona en su sano juicio diría que a las escuelas deberían ser arregladas en época de vacaciones. Bien, en enero el porcentaje del presupuesto ejecutado fue de cero; en febrero de 0,17%; en marzo de 4,88%. Es decir que, durante el verano, cuando los chicos no están en las escuelas y se puede trabajar tranquilo, no se hizo nada.

Hasta aquí con respecto a la educación, pero si nos ponemos a analizar otras áreas en las que, por la manera en que ejecutan el presupuesto pareciera que están más interesados, nos encontramos con la situación de que algunos rubros no sólo están sobre-ejecutados, sino que han aumentado significativamente en los últimos años.

Consultorías: parece ser que al gobierno del PRO les gusta mucho consultar. Un dato a tener en cuenta es que en el año 2005 los gastos de consultoría ascendían a los 20 millones de pesos, en el año 2010 llegan a 110 millones de pesos.

Publicidad: en el año 2005 el presupuesto para publicidad era de un poco más de 60 millones de pesos, en el año 2010 ese rubro supera los 210 millones de pesos.

La pregunta que nos cabe hacer, después de ver todos estos números, es si esto es ineficiencia o  desidia. Considerando que en algunas áreas el presupuesto se ejecuta como se debe (o incluso se sobre-ejecuta), es evidente que la opción es la segunda. Y volviendo a la educación queda claro que lo único que le interesa a este gobierno es que se cumpla el calendario escolar, algo muy difícil de realizar si los chicos no tienen las condiciones edilicias mínimas.

El difícil momento de la eurozona

Comentarios (6) »

eurozonaPara tener una moneda única en una región es necesario solucionar varias cuestiones antes, unas de las más importantes son integrar las políticas fiscales, las políticas laborales y las políticas financieras.

Si bien los europeos en el Tratado de Maastrich previeron varias cosas, con esta crisis quedó en evidencia que aún les falta mucho. Para poner un ejemplo simple, es muy difícil que la productividad de un trabajador griego sea la misma que la de un trabajador alemán porque hay una diferencia objetiva entre ambos países.

En los comienzos de la Unión Europea, cuando había bonanza, los países más desarrollados aportaban cuantiosas sumas a favor de los menos desarrollados. España fue uno de los beneficiarios, recibía aportes de Alemania, Francia e Inglaterra para poder invertir en recortar la diferencia. Curiosamente, cuando esos subsidios dejan de fluir, la crisis aparece.

Los bloques deben integrarse a partir de avanzar en identidades legales y regímenes similares. Es necesario, para que la moneda única no se distorsione, que haya salarios iguales, precios iguales, impuestos iguales, tecnologías y hasta una legislación laboral igual, de lo contrario, la productividad en los países con un mayor nivel de desarrollo y en los que tengan un menor nivel de desarrollo va a ser muy distinta.

¿Tiene solución el problema de la inseguridad?

Comentarios (10) »

inseguridadSi la cuestión de la inseguridad fuera un problema simple, sencillo de resolver con medidas obvias, como las que sugiere cierto sentido común o mejor dicho cierta visión mecanicista o reduccionista del problema, los distintos gobiernos de muchos países de la región y del mundo ya lo hubieran solucionado. En realidad el tema es de gran complejidad, vamos a intentar ofrecer un punto de vista que trate de dar cuenta de dicha complejidad y ofrecer algunas ideas con visión política.

Las ideas simplistas y unilaterales acerca de cómo resolver el problema del delito y la criminalidad, se manifiestan exasperadamente al grito de ¡basta de impunidad! o ¡aumenten las penas! o ¡que vuelva el servicio militar obligatorio! o ¡que los militares intervengan en la “lucha” contra el delito!.

Este enfoque parte de un gran supuesto, que el hombre es malo por naturaleza, que las civilizaciones modernas están poniendo más agresivo este atributo y que solo mediante la represión es posible combatir al delito. Y en forma complementaria, como nada se puede hacer en conjunto y organizadamente, se instituye un sálvese quien y como pueda, encerrándose en barrios ya no cerrados sino fortificados y armándose hasta los dientes.

Todo ello distorsiona la percepción profunda del fenómeno, y muchas veces a través del discurso político y/o de la espectacularización mediática, opera como encubrimiento de las causas y del accionar de las instituciones pertinentes a la problemática.

Nos referimos a la inseguridad en las calles y en los barrios, a esa incertidumbre que afecta en forma directa a la gente, y particularmente a los mas humildes. A quienes un robo o un hurto los privan de cosas esenciales y que además son justamente los que menos recursos tienen para proteger su propiedad y su integridad.

Debemos reconocer que existe una relación directa entre marginalidad y violencia. Es decir que hay una estrecha relación entre la cantidad de robos y hurtos que se comenten cotidianamente en las barriadas populares y en distintas zonas comerciales de las grandes ciudades, y la situación social de miles de personas, particularmente jóvenes varones de entre 15 y 30 años de edad que se encuentran sin trabajo, sin escolaridad y sin ningún tipo de contención social, y muchas veces sin contención familiar y ni siquiera de vecinos o círculo social alguno.

Además, al referirnos a estos sectores, principalmente juveniles, no estamos de ningún modo sugiriendo que la solución sea criminalizarlos, es decir reprimirlos. Seguir leyendo

 

You need to log in to vote

The blog owner requires users to be logged in to be able to vote for this post.

Alternatively, if you do not have an account yet you can create one here.

Powered by Vote It Up